Astorga despide hoy a María Isabel Alonso, la última víctima de la violencia de género

El crimen tuvo lugar en la calle Santa Colomba de Astorga.

Ángel Arias Alonso, el autor del crimen, un policía jubilado, se encuentra detenido en dependencias policiales y está previsto que pase a disposición judicial en las próximas horas

A.C. | J.L.B.
A.C. | J.L.B.León

No hay palabras para describir el dolor ante la barbarie, ante lo inexplicable. La localidad leonesa de Astorga amanecía este martes con el dolor prendido entre sus vecinos. Banderas a media asta para mostrar el luto por el brutal asesinato de María Isabel Alonso López de 62 años a manos de su marido.

Pasaban 20 minutos de las dos de la madrugada, cuando su marido Ángel Arias Alonso con el que compartía vivienda en un primer piso de la calle Santa Colomba del barrio de Puerta de Rey, le asestaba dos disparos con un arma corta.

Tras asesinar a su mujer, con la que tenía dos hijos en común, el agresor, un policía nacional jubilado, utilizó la misma arma para herir en un hombro a un vecino de 60 años de edad que residía en el piso superior.

Reacciones

Fue en ese momento cuando llegaron al lugar de los hechos dos patrullas de la Policía Local de Astorga y de la Nacional, tras el aviso de varias llamadas al Servicio de Emergencias de Castilla y León 112, que informaron que se estaba produciendo un altercado entre vecinos en dicho inmueble.

En lugar, los policías se encontraron al agresor forcejeando con el vecino que presentaba heridas de bala, logrando reducirle y evitar así que una nueva víctima se sumará al trágico balance de este macabro episodio de violencia de género.

Asimismo, hasta el domicilio conyugal se trasladaron números efectivos del Sacyl, que tan sólo pudieron confirmar el fallecimiento de la víctima, así como prestar una primera asistencia sanitaria para el vecino herido, que fue trasladado en ambulancia al Complejo Asistencial de León. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, el vecino presentaba heridas que «no revisten especial gravedad».

En la imagen, la víctima de este nuevo caso de violencia de género.

Efectivos de la Policía Judicial procedieron a precintar la vivienda para la toma de muestras y pruebas que puedan esclarecer los hechos, que actualmente son objeto de una investigación. Por su parte, el juez procedió al levantamiento del cadáver de la víctima, que fue trasladado al Anatómico Forense de Ponferrada, donde se le practicara la autopsia que determinará las causas del fallecimiento.

El funeral de María Isabel se celebrará en la Iglesia Parroquial de Puerta de Rey este miércoles a las 17:00 horas y posteriormente se le dará sepultura en el cementerio de la localidad berciana de Librán, en el municipio de Toreno.

Por su parte, el agresor fue detenido y trasladado hasta la Comisaría de la Policía Nacional de Astorga y está previsto que pase a disposición judicial a lo largo de este miércoles.

Según fuentes oficiales, no existía ninguna denuncia previa por parte de la víctima sobre su asesino aunque algunos vecinos de Astorga así como personas cercanas al círculo del agresor, han apuntado a una posible relación entre la víctima y el vecino que resultó herido en el forcejeo, aunque su carácter no se ha concretado. Relación que la familia del herido se limitaba a los años de vecindad compartido.

Un brutal asesinato que conmocionó a la sociedad maragata, en especial a los vecinos del barrio de Puerta de Rey, que no ocultaban la consternación por los hechos ocurridos. Consternados y extrañados por este fatídico desenlace.

Algunos se enteraban, ante la importante presencia policial que durante toda la mañana se encontraban en los aledaños del piso. Incluso por los propios medios de comunicación trasladados hasta la capital maragata, tanto que no dudaban en preguntar a los periodistas sobre lo ocurrido. «No me enteré de nada. Me fui a la cama sobre la 1:30 horas y durante toda la noche no escuché nada», aseguraba uno de los vecinos que vivía en el bloque colindante.

Otro, confesaba a este diario que había sido su hija la que le había alertado desde San Sebastián. «¿Qué paso en el barrio?», le preguntaba nada más descolgar el teléfono este vecino, que le respondía con total incredulidad y desconocimiento sobre el brutal asesinato. «Fue mi hija la que me dijo que un policía acaba de matar a su mujer. En ese momento, me asomé por la venta y es cuando veo a todos los policías y las cámaras de televisión», relató este vecino, que no puede entender lo ocurrido.

Porque nadie, según trasladaron, pudieron imaginar que este hombre pudiera realizar tal atrocidad. «Ellos era una familia normal. Hace dos días los vi paseando y nunca escuche nada. Estoy totalmente sorprendido y asombrado». Aunque algunos aseguraban que la separación era un rumor que existía entre los círculos de vecinos más cercanos al matrimonio.

Repulsa y condena la que se expresó en el salón de plenos del Ayuntamiento de Astorga, donde la corporación municipal unida en el dolor y arropada por numerosos representantes políticas y sociales de la provincia de León protagonizó en la mañana de ayer un minuto de silencio.

Lágrimas a flor de piel e incredulidad que se volvían a repetir ya por la tarde en la Plaza Mayor de la capital maragata que enmudeció de dolor. Cientos de vecinos protagonizaban un hermoso acto cargado de rabia e impotencia para condenar este brutal crimen machista del que nadie puede ni quiere encontrar explicación

Silencio cargado de amargura, rabia y de muchos por qué sin respuesta. María Isabel falleció de la forma más cruel posible. Una muerte que ha consternado a esta localidad, que quiso mostrar su más absoluta condena a la violencia machista. «Aún no nos lo podemos creer», se repiten una y otra vez los vecinos de Astorga, que han pedido que «nunca más se repita algo así».

Este brutal crimen eleva a 23 las víctimas de violencia de género en España en lo que va de año y es el segundo caso que se registra en Castilla y León. El 016 es el teléfono de atención a víctimas de malos tratos por violencia de género. Ofrece información y asesoría jurídica gratuita las 24 horas. Los menores de edad que crean que alguien de su entorno está sufriendo violencia de género, pueden también llamar a ANAR al número de teléfono 900 20 20 10.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos