Sepa si se conduce igual un vehículo eléctrico que uno tradicional

Puntos de carga para vehículos eléctricos en Segovia. /
Puntos de carga para vehículos eléctricos en Segovia.

Todavía representan una mínima parte del mercado del automóvil en España, pero sus ventas crecen a ritmos superiores al 50%

FRANCISCO F. BERNARDO

Durante los dos primeros meses del año, los vehículos híbridos y eléctricos acumulan en España unas matriculaciones totales de 8.874 unidades, lo que supone una cuota del 4,1% con respecto al total del mercado, según fuentes de la Asociación Española de Frabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC)

Las matriculaciones de vehículos híbridos alcanzaron en febrero las 3.947 unidades, con un incremento del 89,4% respecto al mismo periodo del pasado año. En el conjunto de los dos primeros meses del año, estos modelos registraron un volumen total de 8.223 matriculaciones, con un incremento del 95,3% con respecto al mismo periodo del año anterior. De ese total, prácticamente todas las operaciones de venta (8.192 unidades) correspondieron a turismos y todo-terreno.

Madrid y Cataluña son las comunidades autónomas que ocupan las dos primeras posiciones al concentrar el 52,7% del total del mercado de este tipo de vehículos. En Cataluña, el crecimiento de las matriculaciones de híbridos en los dos primeros meses de 2017 fue muy notable, ya que los registros se han multiplicado por algo más de dos.

En Castilla y León, se matricularon durante los dos primeros meses del año 285 vehículos con tecnología híbrida, lo que supone un incremento de casi el 110% respecto a las 136 unidades comercializadas en el mismo periodo del año anterior.

Turismos

Por su parte, los vehículos eléctricos (turismos, cuadriciclos, vehículos comerciales e industriales y autobuses), que incluyen los vehículos eléctricos puros (BEV), de autonomía extendida (E-REV), e híbridos enchufables (PHEV) , registraron 380 matriculaciones en febrero, con un incremento del 49,6% frente a ese mismo mes del año 2016. En el primer bimestre del año esta tecnología registró un total de 651 unidades, lo que supuso un crecimiento del 31,3% comparado con el mismo periodo del año 2016. De nuevo casi todas las matriculaciones (541) fueron de turismos y todo-terreno.

En este caso, el mayor volumen de matriculaciones corresponde también a Madrid y Cataluña, siendo las comunidades autónomas con mayor cuota de mercado con tecnología eléctrica, ocupando el 66,8% del mercado total.

El mercado de los eléctricos se situó en nueve vehículos comercializados en Castilla y León durante los dos primeros meses de este año, con un incemento del 29% en relación a enero y febrero de hace un año.

Nuevas tecnologías

Los vehículos de energías alternativas, recuerda Anfac, son una parte muy importante en las ciudades, ya que «ofrecen las cualidades necesarias para satisfacer una conducción segura, eficiente y con el máximo respeto al medio ambiente. Los fabricantes de vehículos son cada vez más conscientes de este fenómeno y por eso incorporan mayor cantidad de tecnologías enfocadas a la sostenibilidad».

La movilidad eléctrica está actualmente en boca de todos, gracias en buena medida a iniciativas públicas que han contribuido a poner estos coches en valor, demostrando que son una solución muy práctica de movilidad urbana. Pero, ¿se conducen igual que los de combustión tradicional? La compañía Arval, especializada en soluciones de movilidad, perteneciente en su totalidad al grupo grupo BNP Paribas, ofrece algunas pistas.

La aceleración cambia

Los vehículo eléctricos no tienen ni caja de cambios ni embrague y, por lo tanto, se conducen como un coche automático. Sin embargo, la fuerza inicial es instantánea y, en consecuencia, la aceleración es mayor que en un vehículo de combustión tradicional, lo que hace que vayan a máxima potencia partiendo desde cero revoluciones. Por esta razón, Arval recomienda conducir con suavidad, sobre todo en los primeros metros de trayecto, acelerando de forma suave y progresiva.

La desaceleración es el nuevo freno

Los últimos modelos de vehículos eléctricos vienen equipados con un sistema de recuperación de energía que recarga parcialmente las baterías al soltar ligeramente el acelerador. La velocidad se reduce casi bruscamente en el momento que se levanta el pie del acelerador. Si estuviéramos en un coche convencional, esta acción sería el equivalente a pisar con suavidad el freno.

Calefacción y climatizador limitan la autonomía

En un coche de combustión tradicional, se recomienda llevar una temperatura que no supere los 22 grados para no aumentar el consumo de combustible. En el caso del eléctrico, hay que tener en cuenta que la autonomía del vehículo se puede ver afectada dependiendo de la conducción y del uso de calefacción o climatizador. Para que estos afecten lo menos posible a la autonomía se recomienda utilizar los sistemas automáticos de conexión. De esta forma, cuando se vaya a usar el coche estará ya a la temperatura adecuada y el climatizador solo tendrá que mantenerla.

Recargas

La autonomía de los vehículos eléctricos es inferior a la de un vehículo tradicional y requiere de una planificación anticipada de las rutas así como a tener en cuenta los puntos de recarga para aprovechar al máximo las cargas adicionales que se puedan realizar durante el día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos