Nicolás Redondo: «La Transición fue y es una historia de éxito sin igual en España»

Nicolás Redondo, ex secretario general del Partido Socialista de Euskadi, en el Foro Económico de El Norte de Castilla. / RODRIGO JIMÉNEZ

El ex secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE) analiza en el Foro Económico de El Norte de Castilla la actualidad política del país

LAURA NEGROValladolid

El hotel Vincci Frontaura de Valladolid ha albergado este jueves una nueva edición del Foro Económico de El Norte de Castilla, bajo el patrocinio de Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa. En esta ocasión, el ponente invitado ha sido el ex secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Nicolás Redondo Terreros, cuya ponencia llevaba por título, «Entre el pasado y el futuro: la encrucijada de España».

El subdirector de El Norte de Castilla, José Ignacio Foces, ha sido el encargado de la presentación, y lo ha hecho destacando su bagaje en primera línea de la acción política. «Redondo Terreros puede hablar de la incidencia de lo que está teniendo lugar en España y del futuro como nación, desde todas las ópticas posibles, la política, la social, la cultural, la económica y también la del pensamiento», ha dicho. El ex líder socialista vasco y actual presidente de la Fundación Alma Tecnológica y de la Fundación para la Libertad, ha asegurado que hace verdaderos esfuerzos por no caer en el pesimismo, «pero también por evitar el optimismo antropológico de José Luis Rodríguez Zapatero», ha aclarado y ha recomendado que los españoles tenemos que renunciar a esa «coquetería pesimista», que muchas veces nos ha sacudido a lo largo de nuestra historia.

«Solemos pensar que lo que nos sucede, sólo nos sucede a nosotros, que no existe nada igual en otros países. Sin embargo, ésta es una crisis de carácter general, que se viste en cada país con sus propios trajes locales y nacionales».En España, según Redondo Terreros, «ese conflicto social, nuestra crisis particular como consecuencia de la corrupción y la crisis económica, se ha vestido a nuestra manera, con el independentismo catalán y el populismo de Pablo Iglesias». Ha hecho mención también a la coincidencia de esta crisis con la celebración del 40 aniversario de la constitución española, de la transición y de la democracia.

Él ha defendido con garra esa transición, «que fue y es una historia de éxito sin igual en España». Ha reconocido que se han cometido «ciertos errores», pero que, en cómputos generales, «la Constitución del 78 es un éxito para la historia de nuestro país, y por lo tanto, cuando es atacada, merece la pena defenderla».En este sentido, el ponente ha aprovechado su intervención para mostrarse contrario a que Franco siga siendo un pilar político del presente. «Franco no es el causante de la situación actual de España. Eso es llevarnos al pasado», ha remarcado. Ha recordado también las elecciones de junio del 1977 cuando españoles decidieron ir a votar, libre y pacíficamente.

«Aquel día derrotamos al pasado. Hicimos un esfuerzo por mirar al futuro, arrinconando odios ideológicos y buscando un ámbito de convivencia en el que cupiéramos la mayoría. Eso no hubiera sido posible sin capacidad de olvido. Ni Pablo Iglesias, ni Puigdemon tienen derecho a quitarnos una batalla que todos los españoles ganamos hace 40 años», ha dicho. Y cumpliendo su palabra de ser fiel a sus pensamientos, ha afirmado que «si el Gobierno hubiera hecho en su momento lo que tenía que hacer para que no se celebrasen los referéndums en Cataluña, ahora no habría presos, ni huidos. Ahí es dónde se fortaleció el independentismo».

La moción de censura ha centrado también buena parte de su intervención. Ha dicho que «Rajoy podía haber hecho más» y que Sánchez, «da a los apoyos que ha tenido, la centralidad, la legitimidad y la respetabilidad que no tenían». A su juicio, Sánchez «ha conseguido lo que quería, ser presidente del gobierno». Según Redondo Terreros, el rey no es el objetivo de los ataques independentistas. Es el pretexto. «Los independentistas catalanes saben que con la Constitución del 78 no pueden conseguir la independencia. Por eso quieren superarla. Esa es una situación que no quiero para mi país. Hay gente que quiere vivir al borde del abismo. Se les ha dado esa respetabilidad que no han tenido nunca y eso es de la máxima gravedad», ha advertido.

«No es el jefe del estado el objetivo, son los resultados de la transición. El rey es sólo la justificación», ha repetido. Ha aprovechado la oportunidad para hablar de la necesidad de unas elecciones generales.  «¿Cómo nos mirarán desde países más serios que nosotros, después de ver que los presupuestos de 2019 dependen de partidos con presos y fugados?. Nos mirarán sorprendidos y diciendo que los españoles vuelven a ser un país peculiar y diferente donde se permiten estas cosas. Los sistemas políticos caen por aquellos que no los defienden», ha concluido antes de pasar al turno de preguntas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos