«Tenemos un mundo acojonante, pero nunca nada nos parece suficiente»

Luis Galindo durante la charla. / Rodrigo Jiménez

El conferenciante motivacional Luis Galindo, arenga, inspira e ilusiona a los empresarios vallisoletanos

Laura Negro
LAURA NEGRO

«La vida es un viaje, el cómo vivirlo es una decisión personal». De esta manera ha arrancado esta mañana Luis Galindo, su conferencia en el Foro Económico de El Norte de Castilla. Un evento mensual, que cuenta con el patrocinio de Telefónica, Banco Sabadell, Gullón, Corporación Llorente y Collosa y que se ha celebrado en las instalaciones del hotel Vincci Frontaura de Valladolid.

José Ignacio Foces, subdirector del decano de la prensa española ha sido el encargado de presentar al protagonista de la jornada. De este experto motivacional ha destacado su fuerza, su pasión, y sus más de 35 años de experiencia en puestos de alta dirección en empresas nacionales e internacionales. Así como su largo currículum como conferenciante en más de 30 universidades españolas y en las más importantes empresas del Ibex 35 en 15 países diferentes. 

Galindo, que sabe bien lo que es liderar equipos, ha sabido arengar al que tenía enfrente, y que estaba formado por más de 100 empresarios, emprendedores y otros agentes sociales y económicos de Valladolid. Todos han salido con el ánimo subido y con las ganas de poner en práctica los consejos del experto para ver el futuro de forma ilusionante. Él mismo calificó la conferencia como un «auténtico lujazo», porque iba a permitir a los presentes, «dedicar un ratito a pensar, cerrar los ojos, abrir los oídos y también el corazón». Ha arrancado serio y concentrado y lo ha hecho contando un cuento porque según ha dicho, «los cuentos han servido desde siempre para dormir a los niños y para despertar a los adultos». A partir de ese momento, Galindo se ha abierto en canal, contando experiencias propias de su vida a nivel familiar y también profesional, todo con el objetivo claro de que «los empresarios de Valladolid, vean la vida con ilusión y optimismo, porque eso marcará la diferencia».

No ha querido dar consejos, ni lecciones, sino compartir reflexiones de vida. «En Europa en general y España en particular, nos hemos vuelto serios, fríos y escépticos, y eso es una pena, porque la clave de la vida está en el estado emocional que somos capaces de mantener el mayor tiempo posible. Cuando nuestro estado de ánimo está arriba, todo nos funciona mejor. La clave de todo es estar anímicamente bien», ha dicho.

Ha remarcado que él cree en el optimismo, pero no en un «optimismo noño» de aquellos que no quieren ver los problemas y las dificultades, sino en un «optimismo inteligente», de aquellos que ven las complicaciones, pero encuentran las soluciones adecuadas para salir de ellas, aunque ha aclarado que la que la tarea no es sencilla. «Ilusionarse no es fácil, pero la otra alternativa es resignarse y eso es tristísimo. Un optimista inteligente, valora lo que tiene y disfruta y se fortalece con ello».

Aprovechando que la mayor parte de su auditorio estaba formado por grandes empresarios de la provincia, el conferenciante ha querido rendir homenaje a todos aquellos que «de forma callada, crean empleo, generan riqueza y que exponen su patrimonio. En EEUU un niño quiere ser empresario, un adolescente quiere ser empresario y un universitario también y aquel es un país que funciona. En España, el 85% quieren ser funcionarios y nuestro futuro, si hacemos caso a esta estadística, está jodido». Según su opinión, «tenemos la sociedad con mayor nivel de confort de la historia, pero también la de mayor resignación de la historia. Sólo hay dos formas de vivir la vida, ilusionarse todos los días, o resignarse o aguantar», él ha reconocido que sólo admite «vivirla con pasión, porque lo demás no es vivir, es pasar de puntillas».

Galindo ha sabido con su charla insuflar esa pasión en sus oyentes y les ha animado a cambiar el lenguaje, porque «nunca es inocente y cada vez que hablamos nos retratamos». Ha recomendado evitar la contaminación emocional que provocan las palabras negativas, cambiar expresiones y palabras tóxicas de nuestro vocabulario por otras más positivas.

Se ha referido también al futuro, que es incierto, «pero a la vez lleno de posibilidades siempre que cada uno siga teniendo un alma fuerte y una visión inspiradoras», y ha propuesto «soñemos en grande, tengamos una visión inspiradora, que cada uno de nosotros haga lo necesario para que nuestra área de responsabilidad sea un lugar extraordinario, en lo profesional y en lo personal, porque lo que está en juego, es nuestra vida. Tenemos un mundo acojonante, pero nunca nada nos parece suficiente».

Ha querido concluir su ponencia con una frase de Nelson Mandela. «No podrás vivir con auténtica pasión si te conformas con una vida que es menos de la que eres capaz de vivir». Galindo ha hecho reflexionar a su atenta audiencia, les ha insuflado ánimo, positivismo e ilusión, para sus vidas y para sus trabajos y les ha recomendado «ser agradecidos y ser cariñosos», premisas sin las cuales, no se puede ser feliz.

 

Fotos

Vídeos