Ghosn dimite y Renault nombra presidente a Jean-Dominique Senard para solventar la crisis con Nissan

Jean-Dominique Senard, a la izquierda, junto a Thierry Bolloré, se dirige a los medios de comunicación minutos después de su nombramiento como presidente de Renault. /REUTERS
Jean-Dominique Senard, a la izquierda, junto a Thierry Bolloré, se dirige a los medios de comunicación minutos después de su nombramiento como presidente de Renault. / REUTERS

El nuevo máximo responsable de la firma automovilística era hasta ahora patrón de la multinacional de neumáticos Michelin y tendrá como CEO a Thierry Bolloré

JULIO G. CALZADAValladolid

El consejo de administración de la multinacional automovilística Renault ha nombrado este jueves presidente a Jean-Dominique Senard, hasta ahora patrón del fabricante de neumáticos Michelin para reemplazar a Carlos Ghosn, encarcelado en Japón por supuestas irregularidades en Nissan.

Senard, quien hará tándem con Thierry Bolloré, quien como director general y responsable ejecutivo de la compañía supervisará la actividad diaria de Renault tiene como primera tarea tratar de resolver la crisis surgida en el seno de la alianza con las japonesas Nissan y Mitsubishi como consecuencia de la decisión de ambas de destituir de la presidencia a Ghosn tras su detención y ser denunciado por la firma nipona de usos fraudulentos de fondos de la compañía.

Renault, con una fábrica de motores en Valladolid que fabrica más de 1,5 millones de propulsores al año y dos fábricas de automóviles en Valladolid y Palencia donde ensambla los modelos Captur, Mègane y Kadjar, cuenta en Castilla y León con cerca de 12.000 trabajadores y en los próximos meses está previsto el lanzamiento al mercado del nuevo automóvil adjudicado a Valladolid, el sustituto de Captur.

Renuncia de Ghosn

Carlos Ghosn, detenido en Japón desde hace dos meses, renunció a la presidencia del grupo, lo que facilitó que horas después se pudiera elegir una nueva dirección en un contexto de serios desafíos para el constructor.

La renuncia de Ghosn, ejecutivo de nacionalidad francesa, libanesa y brasileña, fue comunicada el miércoles a las instancias dirigentes del grupo, según anunció desde Davos (Suiza) el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, informa AFP.

El consejo de administración de Renault se reunió en París, para la elección de un nuevo presidente y de un director general.

Carlos Ghosn ha sido despojado desde hace tiempo de sus cargos al frente de la poderosa alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi, así como de las máximas responsabilidades que tenía en los dos fabricantes de automóviles japoneses.

Ghosn, que fue detenido el 19 de noviembre, permanecerá entre rejas al menos hasta el 10 de marzo, después de que un tribunal de Tokio le denegara la libertad bajo fianza este martes. El ya expresidente está acusado de haber omitido declarar a las autoridades bursátiles unos 5.000 millones de yenes (38 millones de euros, 44 millones de dólares) de ingresos entre 2010 y 2015, y por abuso de confianza.

Nissan le reprocha otras malversaciones, como la compra de residencias de lujo en Beirut, Rio o París, donaciones a universidades en el Líbano o el empleo ficticio de su hermana en Brasil, todo a expensas del fabricante japonés.

Senard ha contado con el apoyo del gobierno francés para presidir Renault, donde el Estado francés es el primer accionista de Renault, con el 15,01% del capital. Nissan posee a su vez un 15% del constructor francés, una participación que carece del derecho a voto en la asamblea general.

Renault controla por su lado el 43% de las acciones de la japonesa Nissan, a la que salvó de la quiebra hace 20 años. Nissan controla a su vez el 34% de Mitsubishi Motors, último de los constructores automovilísticos llegado a esta triple alianza, que surgió en 1999.

El director general de Nissan, Hiroto Saikawa, ha asegurado que la alianza entre Renault y Nissan -obra de Carlos Ghosn- no está «en absoluto en peligro», pero los interrogantes sobre cómo serán las relaciones entre los tres aliados en el futuro y cómo se generarán los nuevos equilibrios son son numerosos.

No se sabe, por ejemplo, quién va a presidir esta alianza, líder mundial del automóvil en 2017 con 10,6 millones de vehículos vendidos, esencialmente por Renault (3,76 millones) y Nissan (5,81 millones).

Según los estatutos de la alianza, el presidente ejecutivo del grupo es nombrado por Renault, mientras que Nissan elige al vicepresidente.