Rugby

Las Chamichicas se estrenan en la máxima categoría del rugby

La plantilla de El Salvador posa con la nuevas equipaciones. /El Norte
La plantilla de El Salvador posa con la nuevas equipaciones. / El Norte

El Salvador femenino se desplaza este domingo a Madrid para enfrentarse al Olímpico Pozuelo

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

El Salvador femenino comenzará este domingo (13:00 horas) a hacer historia en el oval vallisoletano. Debutará en División de Honor, lo que lo convierte en el primer equipo de Castilla y León que juega en la máxima categoría del rugby para féminas. Con este estreno, en el campo de un hueso duro de roer como el Olímpico Pozuelo, la entidad albinegra cumple un objetivo marcado hace ya cuatro temporadas: ser un club total. Este año además contará con otros dos equipos femeninos, más de cincuenta fichas, con la única intención de contar con una base amplia de jugadoras de la que se pueda ir nutriendo el primer equipo que entrena el tándem formado por Fran Carracedo y Álvaro Rojo.

Un salto importante en el que el equipo femenino, que ayer presentó a su nuevo patrocinador para esta temporada, la empresa medinense Crealia, va a tener que adaptarse rápido a una categoría mucho más exigente tanto en el plano físico y de ritmo de juego como en el aspecto técnico-táctico. Las conocidas como Chamichicas tienen el complicado objetivo de mantenerse entre las mejores, algo difícil en una liga tan corta como esta, con tan solo catorce jornadas y ocho equipos en competición.

Fran Carracedo, técnico chamizo, reconoce que ser un equipo novato complica más las cosas. «En División de Honor, la dificultad sube. Nos espera una primera vuelta muy dura, aunque estoy convencido de que nuestro nivel subirá en la segunda, momento en el que ya tendremos un mayor ritmo».

El último equipo clasificado perderá la categoría automáticamente, mientras que el penúltimo deberá afrontar una promoción. El objetivo del conjunto femenino chamizo no es otro que evitar esas dos últimas posiciones y mantener la categoría que ha costado cuatro temporadas, y sus correspondientes finales, alcanzar.

Para esta campaña, el club ha incorporado a varias jugadoras para consolidar el plantel con el que afrontar el estreno en la Liga Iberdrola. Han recalado en Pepe Rojo Lucía de Diego, jugadora que puede actuar tanto de '9' como de '10' e incluso de centro, y las tres cuartos Alba Alpín y Paula Caballero. Uno de los fichajes estrella para este año, la delantera galesa Isla Lewis, ha abandonado el club debido a su falta de aclimatación. Una lástima, ya que esta jugadora hubiera venido muy bien a las chamizas por su poderoso físico. Además, han recalado en la entidad jugadoras provenientes de otros clubes de la ciudad. En total, alrededor de cincuenta fichas que se moverán entre el equipo de División de Honor, el de categoría regional y el de promoción.

El partido del estreno será muy exigente, ya que el equipo visita a un histórico del oval femenino como el Olímpico Pozuelo, campeón hace dos temporadas. «Va a ser un encuentro muy duro», indica Carracedo. «Nos va a venir bien para saber lo que es la División de Honor».

«La rapidez en el juego sube y los minutos jugados también», prosigue. «En esta categoría hay una mayor exigencia física y más contactos».

Más contundencia

Fran Carracedo considera clave para afrontar de la mejor manera la temporada del estreno en División de Honor que las Chamichicas consigan «subir la intensidad defensiva, que seamos capaces de ser más contundentes y colocarnos rápido. En ataque debemos ser lo más imprevisibles posible».

El entrenador chamizo destaca que es «un orgullo» ser el primer equipo de región que juega en la máxima categoría. «Es el premio a lo que se está haciendo en el rugby femenino de Castilla y León. Nos lo merecemos».