Un ejemplo para todos

David Llorente, acompañado de miembros de la corporación provincial y los niños que esperaban al deportista con pancartas de ánimo./Antonio de Torre
David Llorente, acompañado de miembros de la corporación provincial y los niños que esperaban al deportista con pancartas de ánimo. / Antonio de Torre

La Diputación rinde homenaje al piragüista segoviano David Llorente por su subcampeonato mundial absoluto

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Hace poco más de un año, David Llorente ya fue recibido en la Diputación Provincial. Fue a últimos del mes de julio. El piragüista segoviano venía de destacar en la categoría sub 23. En esta ocasión trae consigo otra medalla, la de un subcampeonato del mundo absoluto y la posibilidad (todavía no hay confirmación) de tener en su bolsillo un billete para los Juegos Olímpicos de Tokio. Su gran objetivo, su gran sueño.

Su teléfono móvil echa humo, su agenda está más apretada que el camarote de los hermanos Marx. Y no para. Fue un día especial. Primero, recibimiento en el patio de columnas de la Diputación Provincial. Allí le esperaban amigos, familiares (estuvo ausente su hermano), componentes de la corporación provincial, de la corporación municipal de Palazuelos... y un grupo de niños del CEIP Domingo de Soto que, entusiasmados, recibieron al campeón segoviano con pancartas de ánimo y solicitaron un autógrafo suyo. Y lo que le queda, que de nuevo tendrá que hacer las maletas para viajar en las próximas horas a Tokio. Allí estará siete semanas y realizará una primera toma de contacto con el canal.

Tras un vídeo con la bajada del segoviano en el Mundial y las imágenes en el podio, el presidente Miguel Ángel de Vicente le dio la bienvenida «a que es tu casa, tanto tuya, como de Sergio, tu hermano, y la de tantos deportistas que tenemos en nuestra provincia. Para nosotros es un día de orgullo y mucha satisfacción, ya lo fue el otro día. Queríamos a tu llegada poder recibirte y acogerte porque gracias a ti en gran medida se instauraron las becas a los deportistas en la Diputación provincial, poniendo el valor el resultado, pero también el esfuerzo y la dedicación que desde hace muchos años tanto tú como tu familia dedicáis a la práctica del deporte», comentó.

De Vicente hizo entrega al deportista de una licorera con tapón de plata de la fábrica de cristales del Real Sitio. «Es también poner en valor lo que tenemos en la provincia; sé que una licorera a un deportista queda un poco así, pero pasará el tiempo y seguro que en un momento dado la llenará y brindará por los éxitos que vaya consiguiendo a partir de ahora», bromeó.

David Llorente se mostró encantado del recibimiento. «Llegar de un mundial y venir a casa a descansar unos días y recibir este acto y ver a los niños con las pancartas es algo muy bonito. Me estoy acostumbrado a que cada vez que tengo vacaciones allí en La Seu y vengo a casa a descansar que me ecuentre con un recibimiento así; ojalá al año que viene, aunque primero que se sepa la confirmación de si voy a los Juegos, ojalá pueda estar aquí celebrándolo. Es verdad que es un deporte de suerte, pero una vez mi entrenador me dijo que la suerte es proporcional al sudor y cuanto más sudas, más suerte puedes tener. Por mi parte voy a hacer todo lo posible para estar en las Olimpiadas y una vez clasificado, que espero conseguirlo, haré todo lo posible para realizar mi mejor bajada para que ese día la suerte esté de mi lado».

No es oficial su plaza para las Olimpiadas, ya que Joan Crespo logró la medalla de bronce. «Dependerá mucho de como vaya todo estos meses antes de tomar una decisión, allá por el mes de febrero o marzo». En cualquier caso, David Llorente vive, a sus 22 años, uno de sus grandes sueños. Ni me imaginaba por asomo ser subcampeón del mundo absoluto y hacer esa bajada casi perfecta en el mundial, ni me lo podía imaginar». Y curiosamente se tendrá que jugar la plaza a los Juegos Olímpicos con un amigo como Joan Crespo. «En este deporte, cuando bajas por el río estás solo y depende de ti; compito contra él, pero sobre todo contra mí mismo. Si hago una bajada, estaré por delante y si no es así, tendré que entrenar más. Es una rivalidad muy sana. Con Joan, desde que llegué a La Seo, que yo era un crío, era muy pequeño porque me saca diez años, he ido aprendiendo mucho de él, es una rivalidad muy bonita», comentó.

Y ya por la tarde, el salón Escénico del Ayuntamiento de Palazuelos estaba preparado para otro entrañable acto, esta vez en su localidad, rodeado de sus vecinos, de la gente con la que ha crecido; un reconocimiento también a todos los deportistas y a todos los que llevan el nombre de Palazuelos de Eresma por diferentes lugares, con la entrega de las becas y ayudas que todos los años concede para la promoción del deporte ya la cultura en el municipio.