El Palencia Cristo se estrella ante la defensa del Almazán

Alvarito conduce el balón ante un rival del Almazán, ayer en La Balastera./MARTA MORAS
Alvarito conduce el balón ante un rival del Almazán, ayer en La Balastera. / MARTA MORAS

El equipo de Rubén Gala domina el juego, pero le falta soltura en ataque y suma un punto ante los sorianos

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPalencia

No pudo completarse ayer la fiesta en La Balastera con dos invitados, el Palencia Cristo Atlético y el Almazán. No pudo completarse porque faltó un ingrediente fundamental: el gol. Hubo ocasiones, hubo buen juego, pero faltaron los tantos y también algo de desparpajo local para conseguir abrir la férrea defensa que se desplazó desde Almazán hasta Palencia, que vino en busca de sumar –si eran tres estupendo, pero uno también le venía bien al conjunto de Diego Rojas–. Por contra, el Palencia Cristo Atlético quería tres puntos, aspiraba a los tres puntos y luchó todo el tiempo, sin recompensa, por conseguirlos. Así que la fiesta se vio en juego, en intensidad y en ganas, pero no se materializó en el marcador.

0 Palencia Cristo

Miguel, Dani Burgos, Obispo, Abel, Charly, Víctor Abajo (Viti, min. 48), Javi Bueno (Adrián, min. 27), Charaf, Edu Vallecillo (Fraile, min. 67), Edu Gallardo y Alvarito.

0 Almazán

Alberto, Íñigo, Checa, Antón, Fatah, Jesús, Diego, Plaza (Héctor, min. 79), Albitre (Pablo, min. 70), Edipo (Santa, min. 89) y Dani.

ÁRBITRO:
Álvaro Fernández González (colegio leonés) amonestó al local Viti y a los visitantes Íñigo, Edipo y Antón.
INCIDENCIAS:
Partido de la séptima jornada de Tercera División disputado en La Balastera ante 450 aficionados.

Antes de enfundarse el mono de trabajo y plasmar ante su afición todo lo aprendido y practicado en los entrenamientos, se acordaron de su compañero Zubi, y sacaron una pancarta para mostrarle su apoyo. El lateral no pudo ver en directo el bonito acto de su vestuario, ya que estos días descansa en su casa de la pericarditis que le mantendrá alejado unos meses del césped. Tras el pitido inicial comenzó el choque y los pupilos de Rubén Gala se hicieron dueños del juego y del balón. Muy bien colocados sobre el campo, comenzaron a tocar, a mover el esférico buscando huecos. Sin prisa ni precipitaciones, iban abriéndose camino hasta la portería rival, aunque esta se les atragantó durante todo el encuentro.

El primer 'uy' de la grada llegó muy temprano, en el tercer minuto del partido. Los dos Edus, primero Vallecillo y después Gallardo intentaron batir a Alberto. La sintonía morada funcionaba, todos trabajaban en defensa y apoyaban el ataque. Dani Burgos perdía un balón en el medio del campo y él mismo se lanzaba al suelo para recuperarla. Había ganas de fútbol y de goles.

La primera opción de rival llegó tras un rebote entre Abel y Abajo, que otorgó el esférico a los rivales, pero rápidamente la defensa se desplegó para parar el ataque de Edipo, el más peligroso de los sorianos. Cuando mejor imagen estaba dando el equipo, Rubén Gala tuvo que modificar el guión porque Javi Bueno tenía molestias en el aductor derecho. Adrián saltó al campo y ocupó la posición de Edu, que se desplazó a la banda derecha.

Agua para todos

El calor fue un invitado más en la tarde futbolística y las botellas de agua corrían al lado de los banquillos mientras atendían a Bueno. Tras esta pausa, el partido se abrió y los del Almazán despertaron de su letargo en busca de la portería de Miguel, aunque sin demasiado peligro. Un disparo de Edu Gallardo por encima del travesaño arrancó unos tímidos aplausos en la grada –el público quería más acción en el área– y puso el punto final a la primera parte.

Gala arrancó la segunda mitad con los mismos protagonistas, pero tuvo que modificar el guión, de nuevo, ya que Víctor Abajo se mareaba tras haberse golpeado la cabeza y se fue al banquillo al poco de haber retornado al césped. Viti ocupó su lugar en el medio del campo. El partido mantenía la dinámica de la primera parte, aunque el Almazán comenzaba a soltarse, a buscar el gol, sin dejar nunca de defender, y también a comenzar a perder el tiempo, contentos con sumar un punto en La Balastera.

Después de que el portero parase una falta peligrosa lanzada por Alvarito, Adrián se plantó dentro del área rival y, tras dudar, pasó el balón a Edu que remató al portero soriano. Instantes más tarde, de nuevo Alvarito, el mejor de los morados, remataba de cabeza una falta lateral.

El central Antón, a punto estuvo de adelantar a su equipo con un certero lanzamiento de cabeza, a pase de Edipo, que se fue ligeramente alto.

Javi Bueno y Víctor Abajo tuvieron que ser sustituidos

Gala cambiaba a Vallecillo por Fraile buscando introducir una revolución más en el ataque local, mientras Miguel tenía que trabajar en el final del partido para no despedirse del reparto de puntos.

Los palentinos se desesperaban al no conseguir traspasar la defensa rival. El partido se abrió mucho en los minutos finales, donde cualquiera de los dos equipos podría haber marcado el gol de la victoria. Volvió Antón a hacer de las suyas dentro del área, y tuvo que despejar Miguel con los pies para impedir la tragedia. Cogía el relevo Abel, que también de cabeza, buscaba el premio en la otra portería, obligando a Alberto a trabajar duro para frenar su ataque.

Todo seguía igual y el descuento iba llegando a su fin. La última ocasión de gol partió de las botas de Alvarito quien, de falta directa, intentó clavar el balón por la escuadra, pero el esférico se estrelló con la defensa y el partido llegó a su fin.

El Palencia Cristo no logró el premio del triunfo después de trabajar durante todo el encuentro por ello y cae a la novena posición de la tabla. La próxima semana visita el campo de la Gimnástica.