UEFA

Ceferin calma a los que temen a la nueva Champions y promete consenso

Ceferin calma a los que temen a la nueva Champions y promete consenso

La UEFA insiste que no decidirá cambios en las competiciones sin tener «en cuenta todas las opiniones»

RICARDO CASTAÑEDA

«Me complace repetir nuestro compromiso de no jugar partidos de competiciones de clubes de la UEFA los fines de semana, con la excepción de la final de la Champions League». El Presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, quiso lanzar un mensaje tranquilizador después de que su administración se hubiese reunido este viernes con los Presidentes y Secretarios Generales de las 55 Federaciones Nacionales miembro de la UEFA en Budapest, sede de la final de la Champions femenina entre Barcelona y Lyon, para debatir sobre el formato de las competiciones de clubes de la UEFA tras 2024 y sobre la nueva estrategia de fútbol femenino de la UEFA. «Está era una reunión importante con nuestras federaciones miembro para conocer sus puntos de vista sobre cómo nuestras competiciones de clubes deben ser diseñadas en un futuro. Se han expresado opiniones muy diferentes y las tendremos en cuenta en nuestra reflexión sobre este tema. Me ha animado la respuesta positiva al proceso de consulta y la solidaridad entre las federaciones, con el reconocimiento por parte de las más grandes de la necesidad de contribuir más al beneficio de las pequeñas».

«Me complace repetir nuestro compromiso de no jugar partidos de competiciones de clubes de la UEFA los fines de semana, con la excepción de la final de la Champions League»

El esloveno, que se congratuló de que se hayan vendido todas las entradas de la final de Budapest «lo que demuestra aún más el crecimiento y la popularidad del fútbol femenino», insistió que esto es parte de un largo camino (la reunión se produjo días después de que las ligas europeas hayan expresado su rechazo a un proyecto de Superliga europea que tieje el respaldo de los clubes más fuertes que forman parte de la ECA), y que no decidirá nada sin tener en cuenta la opinión del resto de las partes y que nunca aceptará cambios que provoquen un problema para el fútbol europeo. «Seguimos centrados en intentar encontrar una vía que satisfaga las necesidades del fútbol en toda Europa, no sólo en los grandes mercados. Sólo la UEFA distribuye el dinero a través de las fronteras internacionales y es una responsabilidad que nos tomamos muy en serio. El proceso de consulta está en curso y esperamos recibir los puntos de vista de las otras partes interesadas directamente, en lugar de tener que realizar junto a ellos un comunicado para los medios. No decidiremos nada sin tener en cuenta las opiniones de todos. Nunca aceptaríamos cambios que perjudicaran al fútbol europeo».