https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Pasiones con vida

Lerma (Burgos). Participan más de 250 actores del pueblo, que desarrollan doce escenas. /Félix Ordóñez
Lerma (Burgos). Participan más de 250 actores del pueblo, que desarrollan doce escenas. / Félix Ordóñez

Siete lugares de Castilla y León en los que se representan de forma especial la muerte y resurrección de Cristo

JAVIER PRIETO

La historia de Cristo y sus últimos días es conocida por todos. Pero una cosa es que te lo cuenten y otra, muy distinta, verlo con tus propios ojos. Puede que para este año quizás estés buscando hacer algo diferente durante la Semana Santa. A estas alturas es posible que ya se haya recorrido el impresionante catálogo de celebraciones religiosas que atesora Castilla y León. Nada menos que ocho con el marchamo de interés turístico internacional (Ávila, León, Medina del Campo, Medina de Rioseco, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora) y cuatro de interés turístico nacional (Astorga, Burgos, Peñafiel y Ponferrada).

Y una opción podría ser, ¿por qué no?, la de buscar en el catálogo de rincones en los que la Semana Santa no se vive como una sucesión de desfiles vistos a pie de calle, sino de procesiones en las que una colección de tallas hechas con más o menos arte van pasando ante los espectadores para recordarles lo qué pasó y cómo.

A lo largo y ancho de Castilla y León hay un largo puñado de localidades que por unas u otras razones han recuperado o simplemente puesto en pie la tradición de representar esa historia conocida, la de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Y así, a lo vivo, todos esos lugares llevan a gala una participación popular, entregada y generosa, que contribuye a engrandecer un espectáculo que se realiza siempre al aire libre. Y siempre, también, sean cual sean las condiciones atmosféricas. En algunos lugares, más de medio pueblo participa en la representación de los últimos días de Cristo recreando la Pasión en el incomparable marco de unas calles empedradas, aires rústicos y fachadas con balcones de madera.

Si es así, es posible que esta lista te ayude a descubrir una Semana Santa de Castilla y León que, a lo mejor, todavía no conocías. Esa es la idea.

1 Serradilla del Arroyo (Salamanca)

Su pasión viviente implica a una buena parte del pueblo, que desde primeras horas del Viernes Santo afina los últimos preparativos para la representación. Esta arranca a las doce del mediodía y durante una hora y media enlaza las principales escenas del relato bíblico, como la última cena, la oración en el huerto, el prendimiento de Jesús, la crucifixión o el entierro de Cristo. Uno de los momentos más emotivos, al que contribuye el espectacular telón de fondo de la Sierra de Francia ante el que transcurre, es el de la crucifixión en un cerro ubicado a las afueras del pueblo. Otro momento intenso es el que se vive tras el santo entierro, con el canto a coro de todos los vecinos del Vía Crucis. Información: www. aytoserradilla.es

2 Covarrubias (Burgos).

Presume de ser la pasión viviente más antigua de Castilla y León y una de las de más tradición en España. Su singularidad estriba en que, más que una procesión, es una sucesión de cuadros, hasta doce, ubicados en los rincones más singulares de la localidad y que sintetizan los momentos clave de la pasión de Cristo. En Covarrubias, los asistentes son quienes desfilan por las calles de esta bella localidad de aires medievales ante las composiciones estáticas de los actores. Algo que llevan a gala es que estas composiciones actorales permanecen impasibles hasta que los asistentes, que pueden pasar de las dos mil personas, terminan de desfilar ante cada uno de ellos, sin importar las inclemencias del tiempo, especialmente duras en algunas ocasiones por el frío, la lluvia o la nieve. Este Vía Crucis viviente arranca el viernes a las 21:00 horas de la colegiata para regresar, hora y media después, al mismo lugar. Información: www.covarrubias.es

Salamanca. Celebración de la Pasión en Serradilla del Arroyo.
Salamanca. Celebración de la Pasión en Serradilla del Arroyo. / Isa Vicente

3 Alcobada de la Torre (Soria).

En esta localidad del noroeste de Soria, próxima a Alcubilla de Avellaneda, se celebra una de las pasiones vivientes más conocidas de la provincia gracias al entusiasmo de unos vecinos que no dudaron, en los años noventa del siglo pasado, en retomar una tradición que se remontaba a 1908 y que había desaparecido, como consecuencia de la despoblación, en la década de los cincuenta. Una buena parte de ella discurre entre antorchas ante los lienzos de su vencido castillo, importante plaza fuerte durante la Reconquista. La Carrera, como se denomina aquí a la pasión de Cristo, arranca al anochecer del Viernes Santo para recorrer durante más de una hora algunos de los rincones más singulares de la localidad.

4 Lerma (Burgos).

Al anochecer del Jueves Santo arranca la pasión viviente de Lerma, una de las más consolidadas y de mayor reconocimiento de la provincia de Burgos. Cuenta con la participación de más de 250 vecinos y la ventaja de discurrir en espectaculares rincones de este conjunto histórico, como los de la plaza de Santo Domingo, donde se inicia la representación con la última cena; los Arcos o la fachada del Palacio Ducal. El recorrido por las calles de la villa ducal, que recrea el camino del Calvario, culmina en la plaza de toros, donde tienen lugar, en medio de una sobrecogedora expectación, la crucifixión, el lanzazo de Longinos, el descendimiento, el Santo Entierro y la Resurrección.

Ávila. Pasión viviente de Cristo representada por actores del grupo de teatro de El Barraco.
Ávila. Pasión viviente de Cristo representada por actores del grupo de teatro de El Barraco. / Ricardo Muñoz

5 La Alberca (Salamanca).

Al caer la noche del Jueves Santo el atrio de la iglesia de La Alberca se convierte en el escenario por el que se van a ir sucediendo las diferentes escenas que explican la Pasión de Cristo, desde su llegada a Jerusalén hasta su Crucifixión y posterior Resurrección. Con una puesta en escena a cargo del grupo Cateja Teatro, que introduce cada año alguna novedad, la representación destaca por el trabajo de los actores, algunos de ellos profesionales, el cuidado de los pequeños detalles, vestuario y efectos de luz y sonido.

6 Corrullón (León).

El entorno montañoso de El Bierzo y las joyas medievales de sus tres iglesias y su castillo son el marco en el que tiene lugar la representación de los últimos días de la vida de Cristo en la localidad de Corullón. Una tradición que arrancó en 1990 y no ha dejado de representarse ni un solo año a pesar de las duras inclemencias atmosféricas que han acompañado en ocasiones a la Semana Santa. La representación tiene su arranque el Jueves Santo a las 20:30 horas en un prado a la entrada del pueblo, con las escenas de la Última Cena y el Prendimiento. Tras un recorrido por las calles de la localidad, en el que se suceden diferentes escenas, la Crucifixión tiene lugar ante el bello templo románico de San Miguel, de comienzos del siglo XII.

Soria. Representación de la Pasión en Alcoba de la Torre.
Soria. Representación de la Pasión en Alcoba de la Torre.

7 El Barraco (Ávila).

'Escenas de Pasión' es el nombre de la representación que tendrá lugar en El Barraco el sábado 20 de abril a las 20:00 horas. Este espectáculo musical, con una cuidada puesta en escena y medidas actuaciones, es el mismo que puede verse dos días antes, el Jueves Santo por la mañana, en la capital abulense el marco incomparable de sus murallas, la ermita del Humilladero y el atrio de San Vicente.