https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Rueda consolida su liderazgo en Castilla y León a pesar de que las ventas cayeron el 10,5% en 2018

Racimos de la variedad verdejo, en la DO Rueda. / GABRIEL VILLAMIL
Racimos de la variedad verdejo, en la DO Rueda. / GABRIEL VILLAMIL

La sequía y las heladas de 2017 provocaron un descenso en la producción del 23% en esta zona vitivinícola

EL NORTEValladolid

Los consumidores prefieren la calidad de la Denominación de origen Rueda. Así lo confirman los datos de 2018. Durante el pasado año, la cifra de contraetiquetas emitidas ascendió a 82.090.250, consolidándose una vez más como la DO de vino blanco preferida por los españoles. Cifras muy satisfactorias tras un año complicado para el sector, debido a las inclemencias meteorológicas que afectaron a los viñedos en 2017 y provocaron un descenso en la producción del 23%. A pesar de ello, las ventas solo descendieron el 10,5%. Según el último informe realizado por la consultora AC Nielsen, 1 de cada 3 consumidores habituales de vino elige 'un blanco' de Rueda.

La DO Rueda, incluso, se puso por delante de la Ribera del Duero el pasado año por el número de botellas vendidas, ya que la denominación de origen ribereña sufrió en mayor medida las consecuencias de la sequía y las heladas en 2017. De hecho, la DO Ribera del Duero cerró 2018 con un descenso del 18,8% en la entrega de contraetiquetas. De los 97.815.692 distintivos que se distribuyeron durante los doce meses de 2017, se pasó a 79.409.172 durante 2018, según los datos publicados por el Consejo Regulador en su web.

En la DO Rueda, las contraetiquetas para la venta de vino blanco acapararon el 99,79% del total de las tirillas entregadas durante 2018, con 81.921.339, de las que 60.750.966 corresponden a la variedad verdejo, embajadora principal de la comarca.

Para Rueda, 2018 ha sido además el año de la renovación de su identidad corporativa. El logotipo, las contraetiquetas y la página web son los pilares fundamentales sobre los que se han basado los principales cambios. «Es muy gratificante comprobar que los consumidores continúan apostando por la DO Rueda. Para nosotros este ha sido un año de importantes transformaciones, donde hemos evolucionado en nuestra forma de mostrarnos a los consumidores y en cómo queremos que nos perciban», afirma Carmen San Martín, presidenta de la DO Rueda, a través de un comunicado de prensa.

El nuevo logotipo busca reivindicar la marca Rueda con una identificación rápida, clara y sencilla para el consumidor. En el caso de las contraetiquetas o tirillas, se ha introducido una estampación exclusiva, donde desaparecen los nombres de las distintas variedades («Verdejo», «Sauvignon Blanc», «Espumoso», …), y en todas ellas aparece la palabra Rueda, diferenciándose unos vinos de otros por los nuevos colores. Por último, la nueva página web, que busca centrarse en el público joven, presenta un aspecto más dinámico, moderno e intuitivo.

De esta forma, la Denominación de Origen concluye un año de grandes cambios. «Durante el año que ahora comenzamos queremos huir de convencionalismos y acercarnos cada vez más a los jóvenes. Buscamos formar parte de su vida y acompañarlos en sus mejores momentos para que nos tengan en cuenta dentro de sus hábitos de consumo», añade Carmen San Martín.