La UVA y la Seminci se acercan aún más

Antonio Largo, rector de la UVA, y Javier Angulo, director de la Seminci, felicitan al ganador, José Antonio Gallego. /Gabriel Villamil
Antonio Largo, rector de la UVA, y Javier Angulo, director de la Seminci, felicitan al ganador, José Antonio Gallego. / Gabriel Villamil

La Universidad entregó los premios de su primer concurso de Micrometrajes, con vídeos de un minuto convertidos en piezas de cine

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Primero fueron las clases magistrales de actores y directores en el Aula Mergelina. Luego esa Seminci Joven que busca crear su semillero de aficionados entre ese público que ronda la etapa universitaria. Y ahora, directamente, se ha invitado a los estudiantes de la Universidad de Valladolid a convertirse en creadores de micrometrajes. O lo que es lo mismo, vídeos de un minuto en los que contar una historia. «La primera escena de una película ya es clave. Y luego está el giro. En un largometraje se dice que caben tres o cuatro giros, pues en un minuto, ¿por qué no puede haber uno?», se preguntaba Javier Angulo.

«Hemos recibido en torno a cuarenta propuestas y se han seleccionado 25», señalaba Carmen Vaquero, vicerrectora de Comunicación de la UVA. El palmarés, por unanimidad, lo decidieron entre las profesoras Ana Cea y Mercedes de Miguel, el responsable de la cátedra de Cine de la UVA, Javier Castán, el periodista y autor de varios libros de cine César Combarros y Lorena Sánchez, del Grupo de Investigación Reconocido Arquitectura y Cine.

Decidieron que el ganador fuera José Antonio Gallego, con su pieza 'Ojos que no ven'. «Se lo dedico a mis padres y a mi amigo Pablo, protagonista del corto, que me ha soportado dirigiéndole», dijo antes de reivindicar la Seminci. «Es un privilegio que tengamos este festival aquí, hay que apoyar el cine de autor, proteger tus ideas y llevarlas a cabo».

Los autores de los 25 cortos seleccionados posan con las autoridades en Santa Cruz.
Los autores de los 25 cortos seleccionados posan con las autoridades en Santa Cruz. / Gabriel Villamil

El segundo puesto fue para Sofía de la Iglesia, con 'El sueño universitario'. «Era un corto de humor porque me encanta, es algo imprescindible», defendió. Luego el jurado decidió conceder cuatro menciones especiales. Dos de ellas fueron para 'Semillas', de Andrés Álvarez Pérez («estudio ciencias, pero me gusta el cine») y 'Ni en el cine', de Paula Merino («me ha gustado mucho hacer esto con los amigos, en equipo todo se hace mejor»).

Sofía de la Iglesia, segunda clasificada del certamen con 'El sueño universitario'.
Sofía de la Iglesia, segunda clasificada del certamen con 'El sueño universitario'. / Gabriel Villamil

El jurado quiso conceder dos menciones más a dos cortos que, pese a no cumplir con la temática propuesta, «ofrecen especial calidad», según el acta: 'Inocencia', de Alai Margarita Landa, y 'Pasos', de Víctor Galván Frutos.

La Universidad de Valladolid, además de ser pionera en contar con una cátedra de Cine, tiene entre sus grupos investigadores el de Arquitectura y Cine, que ha elaborado trabajos muy interesantes sobre la relación entre estas dos disciplinas. Este grupo formó parte de la organización del evento de ayer en los jardines de Santa Cruz, donde se presentaron los ganadores antes de proyectar los 25 micrometrajes seleccionados en el Aula Triste.

Javier Angulo, director del festival, animó a los universitarios a profundizar en el cine más allá de las películas comerciales. Incluso de un modo profesional. «En el cine hay 37 profesiones y todas creativas, de una ciudad como esta con una cátedra de cine tienen que salir muchos profesionales para el futuro», señaló.

Un festival con huella ecológica

Otro de los vínculos del festival con la universidad vendrá de la mano del grupo de investigación de los profesores Javier Miguel y Carlos de Castro. «Van a medir la huella ecológica de un festival de cine por primera vez, y además van a asesorar al jurado encargado de conceder la Espiga Verde», avanzó el rector, Antonio Largo. Analizarán, explicaron fuentes de la UVA, las películas «en su fondo y en su forma» para intentar ayudar a discernir cuál es la merecedora de ese galardón que busca comprobar qué ha dicho el cine respecto al cambio climático y de qué manera puede colaborar en sembrar un pensamiento crítico al respecto, según explicó Javier Angulo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos