'West Side Story' salta en septiembre del oeste de Manhattan a Salamanca y Valladolid

Uno de los números del musical que llegará en septiembre al CAEM de Salamanca y al Teatro Calderón de Valladolid. / SOM PRODUCE

El clásico de Leonard Bernstein llega en castellano y en la versión original con la que fue estrenado en 1957

José María Cillero
JOSÉ MARÍA CILLERO

'West Side Story', la historia de Romeo y Julieta trasladada al Nueva York de las bandas de los 50, llegará al Centro de las Artes Escénicas y de la Música (CAEM) de Salamanca entre el 12 y el 15 de septiembre y al Calderón de Valladolid entre el 19 y 22 del mismo mes –las entradas ya están a la venta para ambas ciudades, con precios entre 42 y 58 euros en el caso de Salamanca y 37 y 60 en el de Valladolid–.

Estrenado en 1957 en Broadway, con la misma versión original con la que se representa en esta gira –desde el 14 de septiembre en el Arriaga de Bilbao, donde permanecerá hasta el 8 de spetiembre–, la calidad y la popularidad de la partitura de Leonard Bernstein ha trascendido de tiempos y culturas y continúa seduciendo a los espectadores de todo el mundo y atrayendo la atención de creadores que, como Spielberg, preparan una nueva versión cinematográfica del musical.

La música de 'West Side Story' se ha convertido en el mejor testimonio de la inmortalidad de un genio y en la mejor banda sonora para soplar las 101 velas de su Aniversario. Tras 280 representaciones en Madrid, precisamente en el Teatro Calderón de la capital de España, que concluyeron el 2 de junio, el día 20 de ese mes, el musical se embarcó en una gira de 24 ciudades de toda España, entre ellas Valladolid y Salamanca, con 303 puestas en escena y una previsión total de 370.000 espectadores.

'West Side Story' es uno de los musicales más importantes y representativos del teatro universal. La partitura a cargo de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim es unánimemente reconocida como una de las mejores en la historia de los musicales, el texto de Arthur Laurens continúa siendo tan conmovedor y actual como el primer día y las coreografías originales de Jerome Robbins ocupan un lugar de honor en la leyenda del baile contemporáneo. De su mano, la más grande historia de amor toma las calles de Nueva York para convertirse en uno de los hitos del teatro musical de todos los tiempos.

En 'West Side Story', Arthur Laurens transporta el Romeo y Julieta de Shakespeare a la ciudad de Nueva York, en donde dos jóvenes enamorados se ven atrapados por el enfrentamiento entre dos bandas callejeras, los 'americanos' Jet –hijos de emigrantes europeos, pero que se arrogan el título de nativos– y los puertorriqueños Shark. Su lucha por sobrevivir en un ambiente de odio, violencia y prejuicios da forma a una historia emocionante y desgarradoras, una de las más bellas del teatro musical. Producido por SOM Produce y coincidiendo con el centenario de Leonard Bernstein, se estrenó el año pasado por primera vez en España la versión original íntegra con la que este musical mítico debutó en el Winter Garden Theatre (Broadway, 1957). SOM Produce ha puesto en marcha también 'Billy Elliot', 'Priscilla, reina del desierto' y 'Cabaret', entre otros grandes musicales internacionales.

Considerado el mayor musical de todos los tiempos, 'West Side Story' ha sido galardonado con todos los premios existentes en el ámbito del teatro musical, a lo largo de sus muchas reposiciones y reestrenos. La versión cinematográfica, de 1961 y ganadora en diez categorías de los premios Oscar, ostenta el record como la película más galardonada por la Academia en la historia del cine musical y la cuarta en todas las categorías, habiendo sido elegida por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos para su conservación por el Archivo Nacional de Cine. Por cierto, para el papel protagonista masculino, Tony, pensaron en Elvis Presley, pero el inefable coronel Parker, manager del de Tupelo, lo rechazó.

Nacido en 1918 en Lawrence, Massachusetts y fallecido en Nueva York en 1990, Leonard Bernstein se erige como uno de los grandes iconos de la música del siglo XX. Fue el primer director de orquesta 'superestrella' de los Estados Unidos. Además de su trabajo, que le llevó a las principales orquestas del mundo y le permitió colaborar con los solistas más famosos, también compuso para conciertos, ballets, el teatro y el cine.

Se especializó en jazz y música contemporánea. Las desavenencias de Bernstein con el libretista, el dramaturgo Arthur Laurens, estuvieron a punto de dar al traste con el proyecto, pero al final sus amigos convencieron al músico para que siguiera adelante. Y es que Leonard tenía un carácter 'especial', como quedó patente en las sesiones de grabación del musical con Josep Carreras como Tony y la neozelandesa Kiri Te Kanawa como María. Menos mal que el tenor catalán echó mano de toda su constancia, de su poder de superación para sacar adelante su trabajo.