La mujer prosigue su lucha por buscar espacios en la esfera cultural

La escritora Reyes Monforte, la periodista Angélica Tanarro y la directora del Hay Festival Segovia, María Sheila Cremaschi, y la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo. / Henar Sastre

La segunda jornada del foro Futuro en Español se centró en la desigualdad del mundo artístico

SAMUEL REGUEIRAValladolid

El techo de cristal -o de cemento-, la infrarrepresentación de las mujeres en premios y cánones, la relación de las creadoras con el público y sus críticos, en masculino... Estos y otros temas han sido abordados este miércoles en la jornada central del Foro Futuro en Español en Valladolid 2018, desarrollado bajo el lema 'Futuro en Femenino Singular' y que dedicó su segundo día a esta conferencia bautizada 'La Cultura, con nombre de mujer'. La charla, que tuvo lugar en la Sala Miguel Delibes del Teatro Calderón, con la participación de la escritora Reyes Monforte y la directora del Hay Festival Segovia, María Sheila Cremaschi, y estuvo moderada por la periodista Angélica Tanarro.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, participó al comienzo de esta charla con los agradecimientos protocolarios y destacando tanto el papel de Valladolid en torno a la cultura y al lenguaje como el de las mujeres a propósito de la conquista de espacios a ellas vedados en este ámbito a lo largo de los últimos años.

Por su parte, Angélica Tanarro comenzó el acto enarbolando datos y proporciones sobre la representación de hombres y mujeres en altos cargos de instituciones culturales, en la historia de premios literarios -desde el Nobel al Cervantes pasando por el Nacional de Narrativa- o en los cánones culturales y audiovisuales en general.

«El cambio es posible, estamos ante un movimiento imparable»

El foro Futuro en Español ha puesto de manifiesto, a través de las jornadas Futuro en Femenino Singular, la necesaria implicación de instituciones, empresas y colectivos ciudadanos en promover medidas concretas que hagan efectiva la igualdad entre hombres y mujeres. «Son interesantes las iniciativas que ponen encima de la mesa la necesidad de intercambiar ideas y opiniones sobre el papel de la mujer en nuestra sociedad», señaló Alicia García, consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades. «Creo que el género no puede ser ni motivo de discriminación en el entorno laboral ni un obstáculo para el desarrollo personal ni profesional. Avanzar por este camino no es fácil, pero las historias que hemos escuchado en estas jornadas demuestran que el cambio, además de necesario, es posible, y que, afortunadamente, estamos ante un movimiento imparable, aunque aún tiene por delante un largo camino que recorrer», remarcó.

Destacó la consejera que el foro ha ofrecido la oportunidad de conocer la experiencia de «mujeres singulares, excelentes profesionales que han derribado barreras y logrado su éxito profesional en el mundo empresarial, de la cultura o la diplomacia, mujeres que han triunfado no solo en España, sino en países como Costa Rica o México», subrayó.

En la misma línea se pronunció diputada delegada de Cultura y Educación de la Diputación Provincial de Valladolid, Inmaculada Toledano, al destacar las aportaciones y reflexiones realizadas por las ponentes en las mesas de debate. «Expusieron de primera mano su experiencia como mujeres, empresarias y representantes diplomáticas y hablaron de cómo han conseguido compaginar su vida laboral y familiar».

Para Toledano la conclusión del foro supone un llamamiento a la sociedad «para que hombres y mujeres se impliquen en los temas de género e igualdad; fue claro el mensaje de las ponentes en el sentido de que hay que arbitrar medidas para que ninguna mujer se vea obligada a elegir entre ser madre o su carrera profesional».

Cremaschi trató de dar respuesta a la labor del Hay Festival para impulsar y visibilizar la figura de la mujer, en cualquier campo de la cultura –escritoras, arquitectas, directoras de cine– de cara a un mercado, el hispanohablante, que responde a una serie de demandas fruto de las reivindicaciones sociales. Con los datos participativos del Hay, que cumple holgadamente las exigencias mínimas de cualquier colectivo en lo que a paridad se refiere, las cifras de techo de cristal tampoco son halagüeñas en el mundo de la cultura, ni siquiera en Latinoamérica, donde sí hay un nutrido número de presidentas: «Mientras siga siendo noticia que una mujer alcanza un puesto de mando, es una mala noticia», sentenció.

Por su parte, la escritora Reyes Monforte señaló que «está muy bien luchar por los derechos de la ciudadanía, pero tampoco podemos olvidar los derechos culturales».

Información relacionada

Ilustró la autora de 'Un burka por amor' su discurso a partir del célebre caso de los años cincuenta en torno al matrimonio Keane; recogido en el largometraje 'Big Eyes' de Tim Burton; según el cual el marido, Walter, hizo pasar por suyos los cuadros que pintaba su esposa, Margaret; sin que el grueso del público entrase a cuestionarlo, probablemente aún resistente a aceptar el rol de una mujer en este ámbito cultural. «Yo sé que el feminismo ha estado en una primera, segunda y tercera ola; y no sé si estamos en una cuarta; pero solo pido que no nos ahoguemos con tanta agua y esto del 8M y el movimiento de las mujeres se quede en algo simbólico, en algo cultural».

La escritora tampoco se resistió a citar el caso de Harry Potter, cuya autora firma con las editoriales J. K. Rowling para que, en sus comienzos, no se limitara su impacto en ventas si el nombre de pila revelaba, cristalinamente, que era mujer y, por tanto, dar pie a pensar que su literatura está enfocada hacia el público femenino. «Lectores masculinos y femeninos tiene que ser conscientes de la necesidad de abrirse ante esto», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos