Antonio Soler: «La gente normal alberga ideas poco normales»

Antonio Soler./Salvador Salas
Antonio Soler. / Salvador Salas

El narrador malagueño retrata en 'Sur' una ciudad que es cualquiera, con sus gentes, sus espacios y su desquiciada normalidad

FERNANDO CONDEValladolid

Un auténtico compromiso con la literatura y un estilo que lo distingue y eleva por encima del homogéneo ruido editorial es lo que caracteriza a cada una de las novelas de Antonio Soler. Desde aquel 'Las bailarinas muertas', pasando por la cinematografiada 'El camino de los ingleses', el pulso narrativo de Soler ha seguido firme, inquebrantable, apostando siempre por textos diferentes y por registros no manidos. Trece novelas que, de momento, culminan con todo un mosaico literario llamado 'Sur'.

Decía Eco que el mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee. ¿Escribir para uno o para los lectores?

–No sé qué tienen en la cabeza los demás escritores. Yo creo que es una cuestión doble. Uno escribe con una preocupación estética de aquello que le estimula, aquello que le apasiona, teme o desea. Y luego pretende que los lectores participen de esa creación y reciban unos estímulos parecidos a los que originaron la obra. Finalmente, se trata de una comunión vital, estética.

'Sur' es una novela dura con medidos toques de humor, ¿demasiado riesgo para el lector prototípico actual?

–'Sur' es un riesgo en sí misma. Es una novela escrita de espaldas a los caminos trillados y al ruido editorial. He querido buscar nuevas fórmulas expresivas, combinar elementos que en principio parece que no pueden fusionarse. Pero si yo pretendía hacer una disección en una ciudad actual, esa fusión tenía que ser la fórmula. Un coro de voces y lenguajes diferentes, todas esas lenguas que hay dentro de un mismo idioma y que hablan personajes muy diversos, de edades muy diferentes y estratos sociales y culturales muy distintos, médicos, yonquis, abogados, estudiantes, gasolineros, taxistas, empresarios, amas de casa o recepcionistas de hotel, además de los ecos de la publicidad, la radio, los periódicos, los wasaps. El drama, la frustración, el deseo, el humor. Todo lo que cabe en una ciudad y en la cabeza de una persona.

Se trata de una suerte de 'Ulises' urbano. El retrato psicológico (también algo psicopático) de una ciudad, en un día cualquiera.

–Sí, 'Ulises' es un libro que abre infinidad de caminos. Yo he elegido algunos, armado de mis propias herramientas y mi propia brújula. También he tenido presente un libro para mí siempre mágico, por lo menos en su primera parte, 'El Diablo Cojuelo', esa idea de levantar los tejados y ver con quiénes vivimos, quién es esa gente en apariencia normal pero que en sus cerebros alberga ideas poco normales, porque al final, ¿qué es eso de la normalidad? Cada uno lleva dentro un laberinto bastante curioso, y eso es lo que he intentado reflejar.

¿Es Sur una deuda saldada con la ciudad que habita… (a) Antonio Soler?

–Me acojo al paréntesis. Realmente es la ciudad que me habita. Si hubiera pretendido hacer un retrato puntillista de la ciudad que habito, Málaga, estaría cerca del costumbrismo y del localismo, es decir, lo contrario de lo que he pretendido hacer. Mi esfuerzo estaba encaminado a que esa ciudad que me habita sea el plano exacto de Málaga, sí, pero también de Marsella, de Valladolid, de Palermo o Lima. Con el patrocinio de Obra Social laCaixa y la colaboración de la Junta de Castilla y León, Antonio Soler estará en el Aula de Cultura, mañana, martes. Será en el Palacio Real, a las 20:00 horas.

Aula de Cultura

El invitado:
Antonio Soler
Tema:
'Sur', última novela del autor.

 

Fotos

Vídeos