Fernando Sinaga: «Los procesos creativos alejados del realismo siempre son más complejos»

El artista aragonés Fernando Sinaga. /El Norte
El artista aragonés Fernando Sinaga. / El Norte

El artista dialogará este jueves en el Patio Herreriano con su director, Javier Hontoria

Angélica Tanarro
ANGÉLICA TANARROValladolid

Su cuadro 'Cuerpo diamantino' forma parte de la exposición 'Una dimensión ulterior', la principal de las que han inaugurado la nueva etapa en el Museo Patio Herreriano de Valladolid, liderada por Javier Hontoria. Fernando Sinaga (Zaragoza, 1951), uno de los nombres importantes de la escultura actual, hablará este jueves (19:00 h.) sobre la evolución de un arte que, a su juicio, no está suficientemente estudiado en España.

Su conversación con el director del Museo forma parte de las actividades paralelas que se han programado como complemento a las exposiciones. Por lo que se refiere a 'Una dimensión ulterior' su intención es establecer un diálogo entre algunas de las figuras clave de la escultura española posterior a las vanguardias, presentes en la Colección Arte Contemporáneo, con algunos de los nombres que ahora mismo representan las nuevas generaciones de la escultura española.

Cuestiones vigentes

Desde el título, la muestra tiene como referencia la exposición 'Cuatro dimensiones' que en 2003 repasó en estas mismas salas la evolución de la escultura española desde 1978 (fecha de la Constitución) hasta ese año, a través de los fondos de la Colección. Una parte importante de los 23 artistas representados entonces (Ángel Ferrant, Adolf Schlosser, Susana Solano, Cristina Iglesias, Eva Lootz…) vuelven a ocupar las salas junto a nombres de generaciones posteriores que tienen ya una presencia destacada en el panorama más contemporáneo (Ángela de la Cruz, David Bestué, Carlos Irijalba, Itziar Okariz, Elena Aitzkoa…). Para Sinaga, el planteamiento de la exposición demuestra que «algunas de las cuestiones que nos planteábamos en la década de los ochenta y noventa siguen vigentes o han sido retomados por artistas más jóvenes, lo que quiere decir que no íbamos tan descaminados», subraya, aunque considera que el hecho de que la historiografía en España tenga tendencia a dividir los periodos por décadas conduce a un encasillamiento que desmiente la transversalidad de obras y artistas y resta matices a la evolución de los lenguajes.

El suyo es un caso paradigmático en esa transversalidad como lo demuestra la obra seleccionada para la exposición. Que es asimismo ejemplo de esa relación 'difícil' que mantuvo con el minimalismo, movimiento con el que a menudo se le relaciona. Y si el 'Cuerpo diamantino' alude a conceptos como intervalo, ritmo, repetición… propios de dicho movimiento lo supera por su relación con la pintura (la formación primera de Sinaga) en el tratamiento del color y la conexión emocional con el espectador. Una constante en su obra.

Sinaga considera que en la evolución actual de la escultura en España no se ha superado la división entre las poéticas del objeto y las tendencias a la abstracción, con predominio de las primeras frente a los procesos alejados del realismo «siempre más complejos». «En esto puede tener que ver el contexto sociológico», añade.

En su opinión falta en España un estudio crítico global de lo que ha sido la evolución de la escultura contemporánea. Desde ese punto de vista la opción de Javier Hontoria le parece «muy valiente» al proponer con esta muestra una de las lecturas posibles en dicha evolución.

Cruce de fronteras, transversalidad, superación de límites, lenguajes artísticos que se interrelacionan… De todo ello se hablará en el salón de actos del Museo con una de las voces más autorizadas y reflexivas del panorama artístico español.