La Junta citará en octubre a los 19.000 aspirantes a bedel y limpiador para repetir el examen

El vicepresidente de la Junta y la consejera portavoz, tras el Consejo de Gobierno./M. Chacón-Ical
El vicepresidente de la Junta y la consejera portavoz, tras el Consejo de Gobierno. / M. Chacón-Ical

De Santiago-Juárez insiste en que había preguntas de la parte de orientación práctica que eran claramente teóricas y asegura sobre los que consideran que habían aprobado y se sienten perjudicados que «esos aprueban seguro» el próximo

S. ESCRIBANO

La Junta de Castilla y León busca de nuevo fechas para citar a los casi 19.000 aspirantes a hacerse con una de las 384 plazas de personal de servicios (bedel, limpiador, camarero...) que se dirimían en el examen realizado el 3 de junio pasado y anulado esta misma semana. El vicepresidente y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juaréz, ha asegurado que espera poder repetir la prueba en octubre.

De Santiago-Juárez ha explicado que se presentaron 181 recursos contra el examen y que la Junta no atendió las quejas sobre la dificultad de la preguntas. «Para el que suspende siempre es más difícil el examen de una oposición y para el que lo aprueba menos. Eso es así desde que el mundo es mundo. A eso no se hizo caso», ha apuntado el vicepresidente. Otra cuestión, que es la que según el responsable autonómico sí se ha tenido en cuenta, es la reclamación sobre el planteamiento de preguntas que «discrepaban» de lo recogido en la convocatoria.

El examen era tipo test, con 88 preguntas con cuatro respuestas posibles, tres erróneas y una correcta. Se computaban 80 y había 8 de reserva que había que contestar por si se anulaba alguna de las primeras. El tribunal anuló finalmente tres, pero la avalancha de recursos llevó a la Junta a suspender el proceso hasta estudiarlos.

Los exámenes continúan custodiados en sobres lacrados y sin corregir, aunque sí se ha publicado la plantilla de respuestas que es lo que lleva a un grupo (inicialmente de unos 40 aspirantes pero que va sumando efectivos) a considerar que habían aprobado la prueba y a plantear ejercer acciones legales para revertir la anulación y evitar que se repita el examen.

El vicepresidente de la Junta ha explicado que la ley da libertad e independencia al tribunal de la oposición para elaborar el examen de acuerdo a la convocatoria, aunque quizá en este caso sus miembros pecaron de «excesivamente rigurosos» en esas preguntas con orientación más prácticas, pero siempre «sin mala fe».

«Yo no voy a echar la culpa al tribunal, elegido por la Consejería de Educación. El responsable de Función Pública soy yo. Quizás, pensando en los tantísimos inscritos se tiende a dificultar el examen y se puede ir la mano si mala fe», ha insistido el vicepresidente de la Junta.

Sobre el grupo de opositores que salieron contentos del examen y se sienten perjudicados por la repetición del mismo, José Antonio de Santiago-Juárez ha asegurado si creen que aprobaron el examen de junio, «esos seguro que aprueban» el que preparan para octubre. «Parece que son unos 40, lo terrible es que apareciesen 500», ha apuntado.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha subrayado que «flaco favor les haríamos si tiráramos por la vía fácil», porque el resto plantearía recursos en los tribunales «y los ganan y eso sí sería un perjuicio grave».. Conllevaría, según ha resaltado el consejero de la Presidencia, quedarse sin la plaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos