La Junta introduce la vacuna contra la meningitis B desde el mes de junio

Una sanitaria vacuna a una adolescente frente a la meningitis. /EL NORTE
Una sanitaria vacuna a una adolescente frente a la meningitis. / EL NORTE

Sanidad abarca con la ampliación toda la oferta preventiva con tres dosis para 16.000 niños al año, ahorra 315 euros a las familias y acaba con la discriminación

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

La Junta vacuna, desde el pasado mes de enero, contra cuatro tipos de meningitis. Fue la primera comunidad en hacerlo ante el aumento de casos, sin llegar a ser epidemia, de los tipos W e Y. La protección se sumó a la ya incluida inmunización frente a la C y añadió también la de la A. Solo quedaba pendiente la vacuna frente el serotipo B –que es responsable del 50% de los casos en España y que alcanza casi las dos terceras partes de los de Castilla y León–, la conocida como Bexsero, que no entraba en calendario oficial; pero cuya venta en farmacias de forma privada se liberó. La pauta completa, de tres dosis, de esta vacuna supone para el bolsillo de los padres de cada niño 315 euros, con lo cual los que podían la pagaban, el 51,1 %, pero el resto tenía que conformarse sin tal protección. El Bocyl publicará mañana la orden sobre el calendario vacunal, con efectos a partir del 1 de junio de 2019, que incluye esta vacuna de forma generalizada y no solo para casos de riesgo y que acaba con tal discriminación. Las pautas serán las mismas de la privada: A los tres, cinco y doce meses.

Ahora, y con la polémica de la desigualdad entre comunidades y los acuerdos o desacuerdos territoriales de fondo, la Junta implanta la que protege frente al serotipo B, con lo que la inmunización frente a esta grave enfermedad será lo más completa posible, toda la cobertura que hay en el mercado, en Castilla y León. En cuanto al serotipo X, todavía no hay vacuna; pero, de todas formas, solo ha habido un caso en España en los últimos años, aunque eso sí precisamente en la comunidad.

El Bocyl publicará hoy el nuevo calendario vacunal que entra en vigor el 1 de junio

Aunque la meningitis puede presentarse debido a causas poco habituales como reacciones químicas, en enfermedades como el cáncer o ciertas patologías inflamatorias, la gran mayoría de los casos son causados por infecciones. Los principales agentes son los virus y las bacterias, aunque también existen hongos y parásitos que atacan a las meninges. La Sociedad Española de Neurología (SEN) calcula que cada año se declaran en España unos mil casos de meningitis y que se producen más de un millón de casos en todo el mundo. Y hoy, Día de la Meningitis, es una jornada para recordarlo y para insistir en la necesidad de la prevención. El arma más potente frente a esta enfermedad es vacunar a los pequeños. Los casos de mortalidad suelen estar relacionados con niños que no recibieron sus dosis.

La vacuna conjugada implantada en Castilla y León por Salud Pública desde este enero –después se sumaron otras autonomías– se pone en una pauta (tetravalente) a los 12 meses y a los 12 años tras la dosis de una vacuna de solo contra la C, a los cuatro meses. En los casos de niños que ya han sido vacunados con alguna pauta, se pondrá la tetravalente en la que les falte pero la Junta no rescatará población diana.

Los nuevos subtipos reaparecieron en las temporadas 2014-2015, el W, y en la anterior con comienzo en 2013, el Y. La enfermedad meningocócica es invernal y los epidemiólogos contabilizan los casos, desde principios de octubre hasta finales septiembre del siguiente año, como de una misma temporada. Desde hace cinco años, los afectados han ido en aumento, con tres y dos diagnósticos de estos nuevos serotipos los dos otoños e inviernos de 2017 y cinco, en la temporada cerrada en 2018. Desde después de hace dos veranos hasta el pasado mes de octubre hubo en Castilla y León 17 casos de meningitis, la mayoría de la B (6) y de la C (4); pero también hubo tres de la Y, dos de la W y uno de la X, el único de toda España. Solo se registró un fallecimiento, de la B, el de una pequeña de cinco meses de Zamora. A los mismos, hay que sumar los dos casos de Ávila de la temporada 2018-2019. Son dos menores de 17 y de 5 años, la primera falleció el pasado 15 de noviembre en pocas horas de una meningitis C para la que no estaba vacunada. La menor era de origen colombiano y no había actualizado su calendario al llegar a la comunidad y la otra pequeña también fue de la C.

Fiebre, dolor de cabeza, vómitos y convulsiones, signos de alerta

Los síntomas iniciales de la meningitis son similares a los de infecciones víricas como la gripe. Este hecho, unido a qué en muchos casos, los pacientes experimentan síntomas leves que a menudo desaparecen sin tratamiento, hace que desde la SEN se estime que existen muchos casos que no se llegan a diagnosticar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en el caso de que se experimente fiebre, dolor de cabeza continúo e intenso y especialmente confusión, vómitos, convulsiones, manchas en la pielo rigidez en el cuello «podemos estar ante una forma grave de meningitis y es necesarioir a urgencias»..

La SEN estima que casi el 90% de los casos son infecciones (principalmente neumococos y meningococos) que pueden transmitirse al estornudar, al toser o con el intercambio de saliva.

Aunque la meningitis puede aparecer a cualquier edad, es en los niños menores de cinco años y jóvenes de entre 15 y 24 entre los que con mayor frecuencia se dan casos de meningitis bacteriana. La misma es la primera causa de muerte por infección en niños y adolescentes, indica la Sociedad Española de Neurología (SEN). «Reconocer sus síntomas y solicitar atención urgente es de vital importancia y la vacunación sigue siendo nuestra mejor defensa contra esta enfermedad».

En España, la meningitis más habitual es la vírica, seguida de la bacteriana. Pero mientras que, «por lo general, la primera suele ser benigna y sus consecuencias suelen ser leves, la de origen bacteriano es grave y puede ser mortal o dejar secuelas importantes si no se trata de forma inmediata», señala el doctor Santiago Trillo, coordinador del Grupo de Estudio e Neurología Crítica e Intensivista de la SE. Y es que un 30% de los pacientes que han padecido meningitis bacteriana sufren algún tipo de discapacidad importante.