2016, un año negro para los peatones en Valladolid

año negro para los peatones en Valladolid
Atropello en la calle Cánovas del Castillo, en abril del pasado año
  • Siete personas perdieron la vida en atropellos y choques, incluido un pasajero que se cayó al arrancar un autobús urbano

La muerte en el hospital del hombre de 68 años que fue arrollado quince días antes por un conductor ebrio en la calle Tudela –falleció el viernes– cerró un año negro en lo que a la siniestralidad vial se refiere en las calles de la ciudad. Siete personas perdieron la vida en cinco atropellos, una colisión y un siniestro registrado en el interior de un autobús urbano. A ellos habría que sumar la muerte de un ciclista de 35 años que fue arrollado por un camión el 25 de febrero en la ronda exterior (VA-30), a su paso por la capital, pero que está recogida en la estadística oficial de la Dirección General de Tráfico (DGT) al tratarse de una vía interurbana.

Siete víctimas, en cualquier caso, son muchas en una ciudad en la que en 2014 solo perdió la vida una persona y dos en 2015. Los agentes del equipo de Atestados de la Policía Municipal están pendientes, además, de la evolución de dos heridos más que permanecen ingresados desde hace semanas en los hospitales.

En el Clínico se encontraba ingresado el hombre de 68 años, C. N. F., que fue atropellado a las 8:30 horas del 16 de diciembre por un conductor ebrio –duplicó la tasa de legal de alcoholemia– cuando atravesaba la calle Tudela, eso sí, por un punto que carece de paso de cebra, a la altura del número 3. La víctima fue evacuada al hospital y allí perdió la vida el pasado viernes por la mañana, según confirmaron fuentes policiales.

Cinco viandantes y un motero

También en el hospital murieron un motorista de 67 años, que fue golpeado por un turismo que se altó un semáforo en el cruce del Camino Viejo de Simancas con la VA-30 (el siniestro tuvo lugar el 15 de septiembre y falleció el día 18) y una viandante de 91 años, que fue arrollada a la altura del número 186 del paseo de Zorrilla, en Parque Alameda, el 18 de noviembre (murió tres días después en el Río Hortega).

Otro tres peatones perdieron la vida fruto de otros tantos atropellos registrados en el cruce de los paseos del Hospital Militar y Zorrilla (el 30 de enero) y en las intersecciones de las calles Pato y Pelícano de Pajarillos (el 23 de marzo) y de Panaderos con Nicolás Salmerón (el 20 de septiembre). Todos ellos fueron arrollados por coches en distintas circunstancias, como la mujer de 81 años que falleció en Pajarillos al ser golpeada cuando la conductora de un turismo estaba dando marcha atrás. La víctima, E. S. C., murió cinco horas después en el Hospital Clínico.

La lista negra de la siniestralidad la cierra el atípico incidente registrado a las 13:20 horas del 17 de abril en el interior de un autobús urbano que acababa de recoger pasajeros en la parada situada en el número 132 del Paseo de Zorrilla, frente al centro comercial El Corte Inglés. Allí uno de los viajeros, de 87 años, sufrió una caída al iniciar la marcha el conductor y se golpeó en la cabeza. El hombre perdió la vida a causa de un traumatismo craneoencefálico.

Todos ellos conforman el listado de siete fallecidos registrados en otro tanto accidentes registrados durante el año pasado en la capital, lo que supone un incremento del 250% en relación a 2015 (dos) e iguala el volumen de víctimas de 2013 (siete). Dos años antes, en 2011, se alcanzó el mayor pico, con nueve fallecidos, registrado en los últimos veinte años.