Primera condena a un animalista por injurias y amenazas en Facebook

Primera condena a un animalista por injurias y amenazas en Facebook
/ El mensaje que dio origen a la denuncia y a la condena
  • «No te rompo la cara porque no te tengo a mano», le espetó en la red social al profesor Miguel Ángel Quintana por defender el Toro de la Vega

El juzgado de Instrucción número 4 de Valladolid ha condenado por primera vez a un ciudadano de convicciones animalistas por una falta de amenazas e injurias proferidas contra el profesor de la Universidad Miguel de Cervantes y militante de UPyD Miguel Ángel Quintana por su defensa pública del Toro de la Vega. Las amenazas e injurias se cometieron en la red social Facebook, a través de un mensaje privado remitido al denunciante el 3 de julio de 2014 por Sixto de Toro Angulo, en el que literalmente le indicaba: «Con que eres ese Quintana de UPyD que defiende la salvajada del Toro de la Vega… Pues me cago en tu puta madre, así de claro… y no te rompo la cara porque no te tengo a mano, hijo de puta».

La jueza María Ángeles Palmero González entiende que los hechos denunciados quedaron acreditados no sólo por las manifestaciones del denunciante, sino también porque el denunciado reflejó su identidad en el mensaje que envió, «y porque consta en el atestado que se ha comprobado la identidad del denunciado, así como que posee una cuenta con un perfil en Facebook». Sixto de Toro no compareció en el juicio.

De igual modo, entiende que «las expresiones que dirige al denunciante –‘hijo de puta, me cago en tu puta madre’– son hirientes y subsumibles en la falta de injurias, y ‘no te rompo la cara porque no te tengo a mano’, de evidente contenido amenazante». A juicio de la letrada, «no se trata de unas expresiones espontáneas que se profieren verbalmente y por un acaloramiento, sino que al ser escritas son fruto de mayor deliberación, con un ánimo definido de agravar o de amenazar».

La sentencia, que lleva fecha del pasado 11 de mayo, entiende que los hechos probados son legalmente constitutivos de una falta de amenazas y de injurias del artículo 620.2 del Código Penal, de las que el condenado es responsable como autor, por lo que le impone la pena de 15 días de multa por una cuota diaria de 6 euros (en total 90 euros) con la responsabilidad penal subsidiaria del artículo 53 del Código Penal para el caso de impago, y con imposición de las costas judiciales causadas.

El abogado del denunciante, Santiago Pellón Maroto, ya anunció durante el juicio que el ahora condenado, Sixto de Toro Angulo, mantuvo y agravó sus amenazas e injurias en Facebook una vez que tuvo conocimiento de la existencia del juicio de faltas, por lo que presentará una nueva denuncia en representación de su defendido. En esta ocasión, de producirse otra condena, la cuantía de la multa sería mayor, probablemente no inferior a los 300 euros.

En el texto de la nueva denuncia se reproducen de nuevo los mensajes amenazantes. En una comunicación del 17 de abril de 2015, en la misma red social en la que se iniciaron los hechos, Sixto de Toro confirma públicamente la veracidad de sus primeras amenazas y las renueva: «Sencillamente le dije ‘me cago en tu puta madre… y no te rompo la cara porque no te tengo a mano’. Si él quiere considerarlo amenaza, muy bien. La suerte es que no puedo ir a Valladolid a tener la vista con él, porque entonces se iba a comer una de lleno, aunque luego me detengan».

En un mensaje anterior de ese mismo día, da cuenta en público de que le ha llegado la notificación por el juicio de faltas «por una querella que un malnacido de UPyD llamado Miguel Ángel Quintana Paz me ha puesto en el Juzgado de Instrucción 4 de Valladolid. ¿Mi falta? Insultarle en este medio por defender la salvajada cruel del Toro de la Vega de Tordesillas».

Y en otro mensaje personal, privado, reta a su denunciante. «¿Con que… denunciándome, eh? ¿Te piensas que me vas a meter en el talego por expresar mi opinión, eh, pedazo de cretino? Jejejeje. Me río en tu cara, de ti y de tus denuncias. Ahí mostrando el ADN franquista… cuando nos dicen algo que no nos gusta, a los tribunales. Una vez más demuestras que eres un sinvergüenza más».

Este tipo de denuncias y amenazas no son una excepción. El Congreso Internacional sobre el Toro de Vega, que se celebró en Tordesillas el pasado mes de septiembre, concluyó con una declaración de denuncia pública de estos hechos. Pero esta sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción 4 de Valladolid es la primera condena judicial por este tipo de actuaciones.