El Norte de Castilla

fotogalería

Silvia Barrera interviene ante Paloma Llaneza y Miguel Rego. / G. Villamil

«El 'cibercrimen' va a convertirse en el negocio más rentable y todos somos objetivos»

  • Paloma Llaneza, Miguel Rego y Silvia Barrera coinciden en advertir de la falta de concienciación sobre seguridad tecnológica en el día a día personal y profesional de la sociedad

El bloque sobre ciberseguridad y protección de datos ha comenzado de la mano de Paloma Llaneza, de Razona LegalTech, con un preocupante mapa del mundo en el que se mostraban los ciberataques. «En estos momentos se está librando una guerra soterrada y todos formamos parte de ella. Nos preguntamos que a quién le puede interesar nuestro whatsapp, facebook o página web si somos personas normales pero lo cierto es que todos tenemos un valor económico, por eso somos susceptibles a ataques. Cada uno de nosotros somos interesantes y objetivos de ciberataques», sentenció Paloma Llaneza. Y está claro que los delincuentes consiguen muchas veces su objetivo, ya que «el cibercrimen está a punto de ser el negocio más rentable, más que la prostitución y las drogas». Estos ciberataques pueden ser en forma de 'hacking', 'phising', 'malware' o 'ransomware', por ejemplo. En este último caso, los ciberdelincuentes hackean el teléfono o el ordenador desde su casa y piden dinero a cambio de su desbloqueo, una especie de 'rescate' que debe ser pagado en bicoins, la moneda que se maneja en la oscura 'deep web' o internet profunda. «Te piden entre 0,5 y 1 bitcoin, y cada bitcoin está a unos 300 o 400 euros. Se dan casos de 'ransomware' hasta de televisores porque está todo conectado. En esos casos es mejor tirar el televisor y comprarse otro», asegura.

Más información

  • Valladolid se convierte hoy en epicentro de la transformación digital

  • La transformación digital es veloz, pero debe tener presentes a las personas

  • Fotos 'Ciberseguridad y protección de datos. ¡Ojo avizor!', segundo bloque del Congreso e-volución

  • Fotos Inauguración y primeras ponencias del Congreso e-volución

  • FotosAsistentes al Congreso e-volución 2016

Las empresas también son objeto de estos ataques. Según los datos de Paloma Llaneza, las pérdidas de las compañías relacionadas con seguridad se cifran en 400.000 millones de libras al año. ¿Cómo evitarlo? Para esta experta, la clave está en 'el paradigma de la limpiadora de Al Qaeda', es decir, en la importancia de las personas que trabajan en la empresa y que no llaman la atención. «Hay una política que todos podemos implantar: 'bring your own behaviour', trae tu propio comportamiento. Todos tenemos comportamientos que no son seguros. La prevención es muy sencilla: no hacer click en cualquier correo, poner un antispam, evitar navegar por ciertas páginas, no introducir un usb de cualquier persona en el ordenador, etc. Es cuestión de sentido común. Estos comportamientos los aplicamos también a las empresas. Las personas somos el principal vector de ataque de las compañías», señala.

Para Miguel Rego, director general del INCIBE, el peligro radica en que vivimos en un mundo de creciente hiperconectividad donde no solo son inteligentes los teléfonos sino también los frigoríficos, los coches, etc. «En los últimos dos años se han producido unos 200 hechos relevantes relacionados con ciberseguridad, desde la fuga de información de la web de citas Ashley Madison hasta el reciente robo de cuentas de Yahoo, por ejemplo. En España se dan 175.000 conexiones comprometidas diariamente. 2.000 millones al año. Esto afecta a ciudadanos, pymes y grandes empresas. En 2015 se gestionaron 50.000 incidentes», asegura.

Para Miguel Rego, la clave está en la 'ciberhigiene'. «Todos nos lavamos las manos antes de comer y los dientes después. Por ejemplo, las contraseñas, las comparo con la ropa interior. No compartimos la ropa interior, la cambiamos regularmente... pues lo mismo con las contraseñas. En ciberseguridad debemos también incorporar hábitos, y como padres debemos transmitir estas prácticas de 'ciberhigiene' a los hijos, es una responsabilidad», resalta.

La ponencia de Silvia Barrera, inspectora jefa de la Sección Técnica de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía, comenzó con llamativas imágenes de ciberdelitos como enaltecimiento de la violencia de género y de la pederastia, casos de acoso, humillación... y un vídeo en el que el protagonista aseguraba que en 48 horas iba a matar a todos sus compañeros de trabajo. «Vi el vídeo, estaba en inglés, y cuando fui a verlo de nuevo había desaparecido, no había ni rastro. Conseguimos rastrear la IP del vídeo y averiguamos que era de Madrid. Mis compañeros y yo pasamos una noche horrible.. y al final resultó que era una campaña de marketing de una empresa de 'airsoft'», recuerda.

La agente reveló que la estadística de cibercriminalidad dice que se interpusieron 62.000 denuncias el año pasado pero solo 22.000 llegaron al juzgado. Aspectos como la intangibilidad de algunos delitos o la pasividad o vergüenza de las víctimas junto con la falta de confianza en que se solucione son algunos de los problemas que juegan en contra de la lucha de los cuerpos de seguridad. «Todos podemos ser policías y ladrones en el mundo de los ciberdelitos. Es importante la colaboración ciudadana, poner medios para no ser una víctima y, si llegamos a serlo, denunciarlo», incide.