El Norte de Castilla

De Guindos sólo da las gracias a Soria

Luis de Guindos y José Manuel Soria, en el Congreso.
Luis de Guindos y José Manuel Soria, en el Congreso. / Ángel Díaz (Efe)
  • En su libro 'España amenazada', el ministro pasa revista a Rato, Montoro y a las presiones del rescate

José Manuel Soria es el único compañero de Gabinete al que el ministro de Economía, Luis de Guindos, le da las gracias de forma expresa por su aportación durante su paso por el Ejecutivo en su libro 'España amenazada', en el que hace un repaso de los momentos más duros vividos desde que el Partido Popular llegó al Gobierno en 2011.

Un agradecimiento que no puede pasar desapercibido cuando la nominación -frustrada- de Soria para el Banco Mundial se ha convertido en un potro de tortura para el PP, para el presidente del Gobierno en funciones pero, sobre todo, para Luis de Guindos, sobre el que se busca hacer recaer toda la responsabilidad.

Incluso desde Moncloa y Génova se ha dicho que no le explicó bien a Rajoy el proceso del nombramiento, lo que provocó que el presidente lo defendiera como un concurso abierto. De Guindos también critica en su libro a otros por no contarle bien las cosas a Rajoy. Corría el año 2012 y España negociaba más margen en el objetivo de déficit -como, por otra parte, ha venido haciendo desde entonces todos los años-. «Alguien desde Moncloa le recomendó (a Rajoy) que hiciese pública nuestra pretensión de conseguir un déficit del 5,8%», cuenta De Guindos. Cuando se le preguntó si la cifra estaba negociada con Bruselas, Rajoy contestó que no lo había consultado porque era «una decisión de España». La conclusión de De Guindos fue: «Estaba claro que al presidente no le habían orientado bien».

El tira y afloja del ministro de Economía con el Partido Popular registró uno de los momentos de mayor tensión cuando se enviaron a la Fiscalía Anticorrupción las 'tarjetas black' de Bankia y Caja Madrid. «Digamos que las balas me silbaban muy cerca», afirma en el libro. Su relación con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, también ha sido un punto menos que soportable. De Guindos recuerda que, al subir el IVA, Montoro anunció que en 2013 y 2014 se bajarían las cotizaciones sociales. Una promesa de la que «como es lógico, no volvimos a tener noticias», apostilla el responsable de Economía.

Asimismo, desvela en el libro que Rodrigo Rato le pidió a Rajoy presidir Caja Madrid y que intentó desdecirse de su dimisión al frente de Bankia. «Al día siguiente de presentar la dimisión al presidente Rajoy, Rato me llamó por la mañana para hacerme una nueva propuesta. Me explicó que había pensado en aplazar su renuncia (...) No daba crédito. Le pedí que convocase al Consejo de Administración para dimitir sin más regates».

El ministro asevera que la X Legislatura ha sido la de mayores dificultades para la economía española «sólo comparable con el periodo de posguerra» del siglo pasado. Y pone en valor que tanto Rajoy como él resistieran las presiones para pedir el rescate que les llegaban desde todos los lados, incluido el entonces presidente del Banco Santander, Emilio Botín: «Me llamó para decirme que había que pedir 160.000 millones de euros al FMI». Claro que, a renglón seguido, De Guindos cuenta que le convenció de las negativas consecuencias de un rescate y Botín le contestó «Ministro, tú sabes más y, en lo que hagas, yo te apoyaré». Por último, apunta que espera dar por concluida la crisis a finales de este año o principios del próximo, aunque el nivel de empleo previo a la crisis no se alcanzará hasta 2019.