La residencia de Montamarta apartará a dos empleadas hasta que se investiguen los presuntos malos tratos

Exterior de la residencia de mayores de Montamarta, en la provincia de Zamora./ A. Pérez
Exterior de la residencia de mayores de Montamarta, en la provincia de Zamora. / A. Pérez

La Fiscalía se mantiene a la espera de recibir el informe de la Guardia Civil sobre la denuncia presentada por un concejal y tres trabajadoras

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

La residencia de mayores de Montamarta y el Ayuntamiento de la localidad zamorana han decidido tomar medidas cautelares para apartar de sus puestos de auxiliares de enfermería a las dos trabajadoras denunciadas por presuntos malos tratos a personas mayores hasta que concluya la investigación y se esclarezcan los hechos.

Es la decisión adoptada por la dirección del centro y el Ayuntamiento, ya que la gestión es de titularidad municipal, ante la denuncia por presuntos malos tratos presentada por el concejal socialista y portavoz de la oposición, Rogelio Conde, quien fue alcalde de la localidad, y tres trabajadoras de la residencia.

El concejal presentó la denuncia el pasado 20 de marzo ante la Fiscalía Provincial de Zamora, que ha abierto diligencias previas y que se mantiene a la espera de recibir el informe que la fiscal jefe, María Ángeles Cordero, encargó a la Guardia Civil.

En la denuncia presentada por el concejal, el denunciante explica que recibió el testimonio de una empleada de la residencia y que formula la denuncia para poner en conocimiento de la Fiscalía «gravísimos hechos como vejaciones, maltratos e incluso agresiones físicas».

El concejal ha explicado que la denuncia va acompañada por unos audios que las trabajadoras que han denunciado encontraron en una taquilla y que le entregaron en un pendrive. Rogelio Conde califica las grabaciones como «terribles» y que «por sí mismas dicen lo que ha estado pasando».

En estos audios presentados junto a la denuncia en la Fiscalía y que han sido reproducidos por Antena 3 se pueden escuchar expresiones como «Cállate que te pego un bofetón. Tanta tontería, hombre. Te doy con la zapatilla un zapatillazo», «¿Sabes lo que te digo a la cara? Eres una marrana», «¿Qué cojones te pasa que estás todo el rato chillando? ¿Qué quieres? Cállate» y «Que te arreo otra vez en la mano, ¿eh?».

Unos días después de que el concejal presentara la denuncia, tres trabajadoras de la residencia decidieron sumarse al procedimiento y denunciar los mismos hechos.

«Prácticamente soy intermediario, porque en realidad he recogido el testimonio de tres trabajadoras que estaban viendo malos tratos desde hace mucho tiempo», ha asegurado Rogelio Conde, quien afirma que lo más tremendo es que «nadie ha hecho nada en todo este tiempo aún siendo conocedores del problema», puesto que las trabajadoras han manifestado que los hechos denunciados ocurrían desde hace tres años, prácticamente desde que se abrió la residencia.

La denuncia se ha presentado contra dos auxiliares de enfermería, contra la directora del centro, el teniente de alcalde y concejal de Servicios Sociales y la alcaldesa del municipio. 

La directora de la residencia, Verónica Rodríguez, ha explicado que la denuncia ha caído en el centro como «un jarro de agua fría» y que durante estos años todo ha ido bien «hasta que se ha presentado esta denuncia por supuestos tratos vejatorios».

La directora ha asegurado que tuvo conocimiento de estos hechos cuando la Guardia Civil visitó la residencia y le comunicaron la denuncia. «Creemos en la presunción de inocencia y todo está en fase de investigación de la Guardia Civil», ha apuntado.

Agentes de este cuerpo han tomado ya declaración a la directora y a trabajadores y además han recogido los testimonios de seis residentes al azar del centro de mayores.

La directora sostiene que con anterioridad a esta denuncia no habían recibido ninguna queja y que las hojas de reclamaciones están en blanco.

Actualmente la residencia de mayores de Montamarta cuenta con 27 residentes. Es una residencia pequeña, en la que hay más personas válidas que dependientes. «Más de la mitad son personas válidas, que cognitivamente están perfectamente y están disgustados por lo que están viendo en los medios de comunicación», asegura.

La alcaldesa de Montamarta, Cristina Folgado; el teniente de alcalde, Benjamín Hernández, y la directora de la residencia, Verónica Rodríguez, han hecho público un comunicado en el que explican que se sienten «profundamente consternados» por los hechos denunciados, de los que aseguran no haber tenido conocimiento con anterioridad a esta denuncia.

Además, defienden que, «de ser ciertos los hechos que están siendo objeto de investigación por la Fiscalía y de los que esta administración no tiene conocimiento oficial, se trata de comportamientos puntuales aislados, en estos momentos bajo investigación, muy alejados de la realidad diaria de esta institución que presta un servicio de excelencia».