Ocho años de internamiento y cinco de libertad vigilada para el menor que asesinó a Leticia Rosino en Zamora

El menor, el pasado 29 de noviembre, entrando en la Audiencia de Zamora./María Montesinos
El menor, el pasado 29 de noviembre, entrando en la Audiencia de Zamora. / María Montesinos

El Juzgado de Menores impone la prohibición de acudir a Castrogonzalo y Tábara durante los cinco años de libertad vigilada

ALICIA PÉREZZAMORA

Ocho años de internamiento en régimen cerrado y cinco más de libertad vigilada es la medida que ha impuesto el Juzgado de Menores de Zamora al menor de 16 años que violó y asesinó a la joven Leticia Rosino el pasado 3 de mayo en Castrogonzalo, el municipio en el que ambos residían. Es la medida máxima que contempla la Ley de Responsabilidad Penal del Menor y que pedían tanto la Fiscalía como la acusación particular.

Más información

La sentencia del Juzgado de Menores número 1 de Zamora impone al autor material y directo de un delito de agresión sexual y de un delito de asesinato una medida de internamiento en centro en régimen cerrado durante ocho años, seguida por otra de libertad vigilada con asistencia educativa durante cinco años. Además, el fallo prohíbe al menor durante esos cinco años de libertad vigilada acudir a Tábara, donde vive la familia de la víctima, o a Castrogonzalo, donde residía con su novio y donde ocurrió el crimen.

Además, el juez condena al menor, como responsable civil directo, y a su padre, como responsable civil solidario, a indemnizar al novio, los padres y el hermano de Leticia Rosino con un total de 229.646,85 euros en concepto de responsabilidad civil derivada de los delitos por los daños y perjuicios causados. El fallo judicial impone también al menor el pago de las costas procesales.

En el juicio, que se celebró el pasado 29 de noviembre a puerta cerrada, el menor reconoció haber violado y matado a la joven de 32 años. Reconoció los hechos, se declaró autor de ellos e incluso hizo uso del derecho a la última palabra para pedir perdón y decir que se arrepentía.

El menor condenado, que permanece desde el pasado 6 de mayo internado en régimen cerrado en el Centro de Menores Zambrana de Valladolid como medida cautelar, cumplirá en estas instalaciones para menores de edad la medida de internamiento en régimen cerrado al menos hasta los 18 años.

Una vez cumplida la mayoría de edad, el juez de Menores tendrá que decidir, en base a los informes que elaboren los equipos de Zambrana, si pasará a la prisión de Topas o continuará en el centro para menores hasta los 21 años.

La familia de la joven pide penas más duras para menores

Santiago Andrés, tío carnal y portavoz de la familia de Leticia Rosino, ha asegurado hoy tras conocer la sentencia de los hechos que al final la rabia y la impotencia «es lo único que te queda» y exigido penas más duras para los menores.

El portavoz de la familia de la víctima ha declarado a Efe que los ocho años de internamiento en régimen cerrado y cinco de libertad vigilada impuestos al autor confeso de los hechos suponen «un acicate más» para continuar su lucha para que se incrementen las penas por los delitos graves cometidos por menores.

Esa lucha, según ha indicado, no es por su familia, puesto que Leticia Rosino «ya no va a volver», sino para evitar que haya más casos y, si los hay, para que cambien las penas y el tratamiento que se hace al acusado en los delitos graves cometidos por menores.

Ha lamentado además que mientras al joven condenado se le pongan psicólogos nadie se haya preocupado de la familia de la víctima.

Sobre la indemnización de 229.646 euros a la que ha sido condenado el acusado y subsidiariamente también a su padre, Santiago Andrés, ha indicado que «no tienen ni un duro» ninguno de los dos, por lo que «todo va a seguir igual» y no tienen esperanzas de cobrar el dinero.

Los familiares de la víctima pretenden que el joven de 16 años autor del asesinato y la violación pase a una prisión para adultos cuando cumpla los 18 y no a los 21, ya que la ley contempla ambas posibilidades.

La familia pretende constituir una fundación que lleve el nombre de Leticia Rosino y que promoverá el endurecimiento de las penas por los delitos más graves cometidos por menores.

Así lo determina el artículo 14.2 de la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores, que establece que cuando se trate de la medida de internamiento en régimen cerrado y el menor alcance la edad de 18 años sin haber finalizado su cumplimiento, el juez, «oído el Ministerio Fiscal, el letrado del menor, el equipo técnico y la entidad pública de protección o reforma de menores», podrá ordenar en auto motivado que su cumplimiento se lleve a cabo en un centro penitenciario «si la conducta de la persona internada no responde a los objetivos propuestos en la sentencia».

A los 21 años pasaría directamente a la cárcel y su control ya no dependería del Juzgado de Menores, sino del juez de Vigilancia Penitenciaria.

Contra la sentencia del Juzgado de Menores, cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Zamora en el plazo de cinco días desde su notificación, que ha tenido lugar hoy.