La mujer detenida como presunta autora del homicidio de su marido pasa mañana a disposición judicial

Un coche de la Policía Nacional frente al portal en el que ocurrieron los hechos. /MARIAM A. MONTESINOS
Un coche de la Policía Nacional frente al portal en el que ocurrieron los hechos. / MARIAM A. MONTESINOS

Todo apunta a que la muerte del hombre de 77 años, natural de un pueblo de la provincia y exguardia civil, se produjo por asfixia

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

Ningún vecino del barrio de Las Viñas de Zamora daba crédito hoy a lo sucedido y pocos eran capaces de identificar al matrimonio de septuagenarios que se vio implicado en el supuesto caso de violencia doméstica que tuvo lugar en la noche de este jueves. Nadie se esperaba lo sucedido en un popular barrio de la capital zamorana, en el que el trasiego de gente y de viajeros es muy habitual tanto por la proximidad de la gran avenida Cardenal Cisneros como por la presencia de la estación de autobuses.

Frente a esta estación se ubica el bloque de viviendas del número 12 de la calle Donantes de Sangre, en el que en la noche del jueves la Policía Nacional encontró el cuerpo sin vida de un hombre de 77 años al que presuntamente mató su mujer, de 74, en un caso de violencia doméstica.

Todo apunta, según fuentes de la investigación, a que la muerte se produjo por asfixia.

Muchos vecinos, incluso del mismo bloque de pisos, que tiene ocho alturas, no conocían esta mañana lo ocurrido en una de las viviendas de la cuarta planta. Algunos no habían escuchado nada, otros dicen que murmullos y los vecinos más cercanos y que más les conocían han evitado dar detalles de lo sucedido. Tan solo acertaron a decir que nadie se esperaba lo ocurrido y que era habitual ver pasear al matrimonio por la zona o volver a casa con las bolsas de la compra.

Ambos residían solos en la vivienda de la calle Donantes de Sangre, que ocupaban desde hacía años. Según fuentes vecinales, residían en la vivienda familiar desde que se construyó el bloque de pisos en el año 2002.

El matrimonio tiene una hija que vive fuera de la provincia de Zamora. Además, aunque vivían desde hace años en la capital, tanto el hombre como la mujer eran originarios de Villamor de Cadozos, un pequeño pueblo de la comarca de Sayago, que pertenece al municipio de Bermillo de Sayago. En el cuartel de Bermillo, el hombre fallecido, que responde a las iniciales M. B. B., había sido guardia civil durante algunos años. Además, había estado destinado también en la Comandancia de Zamora, donde vivió sus últimos años como guardia civil antes de su jubilación.

En el pueblo de Villamor de Cadozos ya no tienen familiares, aunque sí conservan una antigua casa familiar.

Vecinos de Villamor de Cadozos han confirmado que el matrimonio era originario de la localidad, aunque actualmente iban poco por el pueblo. No ocurría así hace años, cuando visitaban con asiduidad la localidad sayaguesa.

Una llamada al Servicio de Emergencias 1-1-2 de Castilla y León alertó a las 21:12 horas del jueves de que se había localizado a un varón de 77 años fallecido en la vivienda de la calle Donantes de Sangre.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron agentes de la Policía Nacional, la Policía Municipal y personal sanitario del servicio de urgencias de Atención Primaria de Zamora, que confirmaron la muerte del hombre.

La Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación, se personó en el domicilio y constató que había un fallecido, concretamente una persona de 77 años, con indicios de muerte violenta. Una vez personado el médico forense y la comisión judicial, se realizó la inspección técnico policial en el domicilio del matrimonio. El levantamiento del cadáver se produjo sobre las once de la noche.

En base a las pruebas e indicios recabados, se procedió a la detención de la esposa del varón fallecido como presunta autora de un homicidio. La mujer permanece en dependencias policiales desde su detención y en las primeras horas de hoy aún no había prestado declaración ante la Policía porque se encontraba «en shock», según la información facilitada por fuentes de la investigación.

El jefe accidental de la Comisaría de Policía de Zamora, Guillermo Vara, ha explicado que todo parece apuntar a que se trata de una muerte en el ámbito familiar de violencia doméstica de la mujer hacia su marido.

Además, ha informado de que no había denuncias previas por malos tratos por ninguna de las partes ni se había producido ninguna intervención policial de la Comisaría de Zamora en este domicilio de la capital zamorana.

Durante la jornada de hoy, la Policía ha procedido a tomar declaración a posibles testigos, vecinos y a las personas que realizaron llamadas al Servicio de Emergencias 1-1-2.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, que ha comparecido ante los medios, ha transmitido sus condolencias a los familiares y amigos de la victima y se ha mostrado cauto «por respeto a las personas y a la investigación que se está realizando», y porque además las diligencias policiales «tienen máxima reserva».

«Son hechos que es cierto que en Zamora no estamos acostumbrados a que ocurran y pedimos confianza plena en la Policía Nacional para que cojan las pruebas pertinentes, que junto con la autopsia sirvan para esclarecer los hechos lo más pronto posible», ha asegurado el subdelegado.

La autopsia al cuerpo del hombre fallecido se ha realizado a lo largo de la mañana en el Instituto de Medicina Legal de Zamora.

La mujer permanece en dependencias policiales y está previsto que mañana por la mañana pase a disposición judicial.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Zamora se ha hecho cargo del caso al ser el que se encontraba de guardia en el momento en el que ocurrieron los hechos.