Mañueco exige a Ábalos «un impulso decidido» a la A-11

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, recorre el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia a bordo de un tren de pruebas para supervisar el estado de la nueva infraestructura. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández, participa en el viaje. /ICAL
El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, recorre el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia a bordo de un tren de pruebas para supervisar el estado de la nueva infraestructura. El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández, participa en el viaje. / ICAL

El presidente de la Junta y el ministro de Fomento viajan por el nuevo tramo del Ave en Zamora, que entrará en servicio «en pocos meses»

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZZamora

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha reclamado al ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, «un impulso decidido» en la A-11 porque «aunque las obras van avanzando, es mucho lo que queda por hacer».

Así lo ha manifestado el presidente, que ha recordado que la autovía tiene que llegar hasta el municipio zamorano de Alcañices, en la frontera con Portugal.

Fernández Mañueco ha hecho esta reivindicación después de que el ministro destacara el avance en la A-11 y asegurara que «ninguna otra autovía de España ha recibido un impulso similar».

Esta autovía ha sido una de las principales demandas sobre infraestructuras para la comunidad que ha hecho Fernández Mañueco durante la visita del ministro a la provincia de Zamora, donde ambos políticos han recorrido en un tren de pruebas el nuevo tramo del Ave entre la capital y Pedralba de la Pradería, en la comarca de Sanabria.

Se trata de un trayecto de 110 kilómetros, en el que se han invertido 900 millones de euros. Actualmente está en fase de pruebas y entrará en servicio «en unos meses», según ha asegurado Ábalos, quien no ha querido ajustar más en cuanto a plazos se refiere.

Mañueco, quien ha tenido unas palabras de felicitación y agradecimiento al Gobierno por la finalización de este nuevo tramo de alta velocidad, ha aprovechado la oportunidad para mostrar su deseo de que esta infraestructura sea una realidad «cuanto antes» para el público en general y que la conexión de alta velocidad llegue, además de con Galicia, con Asturias, Cantabria y el País Vasco.

«Cuando reclamamos estas infraestructuras lo hacemos por la necesidad de vertebrar una tierra tan extensa y tan amplia, con una dispersión muy grande en nuestra población», ha afirmado el presidente de la Junta, quien ha asegurado que esas infraestructuras son fundamentales para «aprovechar el potencial que tiene esta tierra».

Mañueco se ha dirigido así al ministro de Fomento antes de que ambos hayan recorrido el nuevo tramo de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia entre la ciudad de Zamora y la localidad sanabresa de Pedralba de la Pradería.

Ambos montaron en el tren de pruebas en la base de montaje de La Hiniesta, próxima a la capital zamorana, y han recorrido los 110 kilómetros hasta Pedralba a bordo de un tren de pruebas.

Durante su intervención, el ministro de Fomento en funciones ha puesto en valor la nueva infraestructura, «fruto del esfuerzo de todos y todas», y ha reivindicado «la política silenciosa y del hacer».

Tras 15 meses como ministro de Fomento, cinco de ellos en funciones, Ábalos ha señalado que pese a toda la situación de dificultad e incertidumbre, «nada se detuvo y no hemos dejado de hacer lo que teníamos que hacer».

«Esta obra es el mejor ejemplo de ello», ha afirmado sobre unos trabajos que, según ha recordado, han sido actuación de diferentes gobiernos con distinto color político.

Para la puesta en servicio del tramo, cuyas obras finalizaron hace meses, se debe completar la fase de pruebas de seguridad en la que actualmente se encuentra la línea. «Es una fase crítica y vamos a respetar los tiempos que requieren porque la seguridad es la envolvente de las demás prioridades», ha manifestado el ministro.

Aunque ha adelantado que el avance de las pruebas está siendo satisfactorio, no ha querido dar fechas concretas sobre la puesta en servicio del tramo y tan solo señaló que esperan que sea «cuestión de pocos meses». La apertura de este tramo producirá ahorros de tiempo en el viaje entre Zamora y Madrid.

Además, Adif trabaja «intensamente» en el otro tramo pendiente que queda en la provincia de Zamora para la conexión de alta velocidad entre Madrid y Galicia. Se trata del situado entre Pedralba de la Pradería y Orense. En este caso, la previsión es que a principios del próximo año puedan comenzar las pruebas de seguridad.

Ábalos ha definido los 227 kilómetros de la Línea de Alta Velocidad entre Zamora y Orense, que todavía no están en servicio, como «un hito de la ingeniería», debido a las complejidades del terreno.