El alcalde de Zamora sobre el chalé de Iglesias: «En política se puede hacer de todo menos el ridículo»

El alcalde de Zamora sobre el chalé de Iglesias: «En política se puede hacer de todo menos el ridículo»

Francisco Guarido considera que no es lógico implicar a la militancia en asuntos «que deben ser personales»

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

«En política se puede hacer de todo menos el ridículo». Es la frase de Josep Tarradellas, expresidente de la Generalitat de Cataluña, que ha utilizado hoy el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, al ser preguntado por la consulta a la militancia de Podemos tras la compra de un chalé de 600.000 euros por los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias e Irene Montero.

Y es que Guarido, el único alcalde de Izquierda Unida en una capital de provincia, considera que no es lógico implicar a la militancia en asuntos que cree «que deben ser personales».

Ante la insistencia de los periodistas, el alcalde de la capital zamorana ha explicado que someter ese tipo de cuestiones a referéndum, como podrían ser también las reformas posteriores que van a hacer en la vivienda, es «derivar hacia abajo lo que en el fondo es una responsabilidad personal tuya» y eso en política cree que es «caer un poco en el ridículo».

La compra del chalé «no tiene más importancia, es una anécdota sobre todo lo demás», según el alcalde de Zamora, quien considera que el problema no es comprar un chalé porque «uno se compra las cosas que quiere con el dinero limpio que tiene y eso lo hacemos todos».

«Con el dinero de cada uno, uno hace lo que quiere. El problema es lo que algunos dirigentes han dicho en el pasado, han criticado en el pasado, quienes eran la casta, quienes eran sus objetivos políticos porque ellos eran los de abajo y otros eran los de arriba. Ese es el problema, las contradicciones y caer en el tiempo en contradicciones pues efectivamente te resta credibilidad y es lo que les está pasando», ha afirmado.

Guarido, que siempre ha defendido que IU se presentara en solitario a las elecciones, lo ha vuelto a hacer hoy. «Izquierda Unida debe, ahora más que nunca, tener un proyecto propio y unas siglas propias», ha defendido, convencido de que la formación «sigue siendo una marca de prestigio, que desde luego no lo ha perdido».

«Mientras otros van perdiendo poco a poco el prestigio, Izquierda Unida se refuerza en su proyecto y en sus siglas», ha subrayado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos