Valdestillas reforma su consultorio médico «por primera vez en veinte años»

Interior del centro médico de Valdestillas tras la reforma y ampliación. /Ayuntamiento de Valdestillas
Interior del centro médico de Valdestillas tras la reforma y ampliación. / Ayuntamiento de Valdestillas

El Ayuntamiento invierte 28.000 euros en «ampliar y remodelar» el centro, que se había quedado «pequeño y obsoleto»

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Cada vez que los vecinos de Valdestillas acudían al centro médico del municipio daban por hecho que, sin necesidad de contarlo ellos mismos, todas aquellas personas que en ese momento aguardaban en la sala de espera se enterarían de su dolencia. Las puertas que separaban las diferentes habitaciones eran «tan antiguas y de papel» que daba igual si estaban abiertas o cerradas. Las conversaciones de uno y otro lado se escuchaban igual. «Estabas esperando y oías lo que hablaban médico y paciente, lo que le pasaba y cuánto tiempo tendría que tomar el medicamento», argumenta el alcalde de la localidad vallisoletana, Alberto Sanz (Ciudadanos).

Tenían «múltiples carencias», pero «al menos» el consultorio abría todos los días, de lunes a viernes. Además, la particular cruzada que emprendieron para mejorar el servicio dio sus frutos: Sacyl incorporó un enfermero más a la plantilla, de tal forma que pasaron a tener dos médicos de atención primaria y dos enfermeras.

Pero los problemas de espacio «seguían estando». «Nos pusieron un enfermero, pero no tenía una consulta de enfermería, solo había una sala», denuncia el regidor. «De hecho, se estaban utilizando los servicios de uso público como almacén, era un desastre», continúa. En definitiva, el centro médico se había quedado «pequeño y obsoleto». «Más de veinte años sin hacer ningún tipo de reforma», como confirmó el propio Sanz, tenían la culpa.

Cuando Alberto Sanz cogió el bastón de mando en junio de 2016 tenía claro que una de sus grandes «prioridades» era acometer estas obras de mejora. Pero «no ha podido ser» hasta finales de abril de este año cuando «hemos podido hacerlo». «Estaba bastante mal; siempre ha sido necesario reformarlo, pero hasta ahora no hemos podido hacer nada», afirma el alcalde, al mismo tiempo que rehuye de la posibilidad de que estas medidas tengan tintes electoralistas. «Al contrario, lo hemos hecho en cuanto las cuentas nos lo han permitido», insiste.

De hecho, el Ayuntamiento ha asumido la totalidad de los costes, que rondan los 28.000 euros. No obstante, el regidor confirma que buscarán cubrir parte de los gastos con las subvenciones a Ayuntamientos que concede la Diputación provincial para financiar, obras, servicios y equipamientos urgentes. «Yo creo que sí que nos la darán, y así podremos cubrir unos ocho o nueve mil euros», subraya.

«Completamente nuevo»

Ahora, el centro parece otro «completamente nuevo». «Se ha cambiado prácticamente todo», reitera Sanz. Desde puertas, paredes, techos o los sanitarios del baño. Nada ha quedado impune. «Se ha cambiado el suelo, se ha adecuado una sala anexa donde se ha hecho un almacén y una nueva consulta, los baños se han reformado íntegramente, se han pintado techos y paredes...», añade. Y, todo ello, «sin quejas y sin interferir ni en los usuarios ni en los servicios médicos». Solicitaron a la Junta de Castilla y León que pusieran «consultas portátiles», pero como no lo consideraron «oportuno», se vieron obligados a realizar las acometidas «por las tardes y durante los fines de semana», tal y como apunta el alcalde.

Además, contaron con la ayuda, que resultó ser «imprescindible», de los vecinos de la casa colindante. «Nos han dejado acceder por su patio para hacer la nueva consulta, por lo que no hemos tenido que meter las máquinas por el interior, algo que en cierta manera nos ha permitido acelerar los trabajos», apostilla.

Si bien los baños y el almacén están «disponibles» desde la semana pasada, no será hasta finales de ésta cuando los vecinos puedan disfrutar de la nueva sala para consultas. La gerencia de Sacyl, asimismo, se ha comprometido a dotar del mobiliario necesario, así como del equipo informático, al centro en la mayor brevedad posible. «Cuando les comentamos lo que íbamos a hacer, el gerente se comprometió a que ellos pondrían los equipos informáticos, como es lógico por los programas que tienen, además de sillas, camillas, mesas... todo ese tipo de material», concluye Sanz.

«A partir de ahora, por fin, podemos empezar a invertir»

Cuando Alberto Sanz llegó a la Alcaldía de Valdestillas en 2016, tras una moción de censura respaldada por su partido, Ciudadanos, y el Partido Popular, la situación desde el punto de vista económico era «complicadísima». La deuda del Consistorio era «tan alta» que, según dice, estos últimos cuatro años «no hemos hecho más que pagar». «Todos conocíamos la situación por la que pasaba el Ayuntamiento; le cogimos con casi dos millones de euros de deudas».

Por ello, las inversiones con «fondos propios», como la llevada a cabo en el centro médico, han tenido que «esperar» a que las cuentas estuvieran «saneadas». «Ahora es cuando, por fin, podemos empezar a invertir», asegura. «Gracias a Dios, podremos hacerlo otros cuatro años», concluye.