Valladolid Toma la Palabra presenta candidaturas «sin cuneros» en 35 municipios vallisoletanos

El alcalde de Castronuño, Enrique Soeane, y la alcaldesa de San Pelayo, Virginia Hernández, durante la presentación de las candidaturas de Toma la Palabra. /El Norte
El alcalde de Castronuño, Enrique Soeane, y la alcaldesa de San Pelayo, Virginia Hernández, durante la presentación de las candidaturas de Toma la Palabra. / El Norte

La formación centra su programa en «los servicios públicos y el medio ambiente y rural»

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Las sensaciones de la formación Valladolid Toma la Palabra en la provincia de cara a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo son «muy buenas y positivas». El motivo, según asegura la portavoz de la agrupación y alcaldesa de San Pelayo, Virginia Hernández, es que han confeccionado un programa «integrador» basado fundamentalmente en los «servicios públicos y el medio ambiente y rural». «Estamos haciendo un trabajo muy bueno y solvente desde hace cuatro años, muy centrado en las cosas particulares que necesita cada pueblo», afirma.

En la mañana de este martes han presentado las 35 candidaturas en distintos municipios con las que concurrirán en los comicios del 26-M. En la actualidad, la plataforma cuenta con representación en 23 municipios de la provincia, en seis de los cuales ostenta la Alcaldía. «Tenemos probabilidades de gobernar en varios más. Me atrevo a decir que, como poco, vamos a duplicar las Alcaldías», avanza Hernández.

De hecho, creen que su «mejor aval», añade el alcalde de Castronuño, Enrique Soeane, es el «trabajo realizado» en la última legislatura. «Defendemos otra forma de hacer política, más pegada al terreno de la propia gente del pueblo, que conoce las necesidades propias de cada lugar», argumenta. Con ello, dice, lo «único» que quieren es «poner en valor la vida de los pueblos y que quieran seguir habiéndola». «Es lo fundamental, porque con la que tenemos encima, que nos están cerrando los pueblos... hay que sacar la espada y batallar contra eso», sentencia el regidor.

«Miedo a la izquierda»

Ese «tirón», el 'boca a boca' entre vecinos de un pueblo y otro, ha permitido que se haya producido una «especie de contagio» y, por ende, Toma la Palabra haya podido llegar a municipios tan pequeños como Torrecilla de la Torre, con 33 habitantes censados en 2018, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). «Hemos conseguido presentar candidaturas en pueblos tan pequeñitos por el ejemplo», señala la portavoz. Además, continúa Hernández, creen que han conseguido «desmitificar la maldad que históricamente se le adjudicaba a la izquierda». «Cuando llegamos al gobierno, nos dimos cuenta de que en el medio rural castellano había mucho miedo a la izquierda y a candidaturas más progresistas», lamenta.

Esta vez, Toma la Palabra tendrá la posibilidad de gobernar en 35 localidades vallisoletanas, pero tal y como reconoce Hernández, «podrían haber sido muchos más». Municipios como Olmedo, Alaejos o Mota del Marqués, donde la formación mantiene asambleas locales, no han podido cerrar una lista por «diversas circunstancias, mayoritariamente laborales». «No se trataba de hacer una sucesión de candidaturas en pueblos donde había gente dispuesta a llevar nuestras siglas, pero queríamos que fuera gente del pueblo, sin cuneros, no colocar a gente de fuera y que la candidatura hubiera salido adelante», sostiene.