Teniente coronel Andrés González Alvarado, destinado en EUTM: «Buscamos suplir las carencias del presupuesto de Defensa de Malí»

De izquierda a derecha, Andrés G. Alvarado, Jesús Serrano, Javier Alonso-Miñón, Miguel San Segundo y Carlos Enríquez./
De izquierda a derecha, Andrés G. Alvarado, Jesús Serrano, Javier Alonso-Miñón, Miguel San Segundo y Carlos Enríquez.

Será también uno de los militares españoles que se quedarán varios días más en el país africano hasta completar el segundo relevo

Jorge Moreno
JORGE MORENOBamako (Malí)

El vallisoletano Andrés González Alvarado, (Becilla de Valderaduey, 1970), teniente coronel del Ejército de Tierra, es uno de los asesores que la UE ha designado para Malí, y será también uno de los militares españoles que se quedarán varios días más en el país africano hasta completar el segundo relevo. A partir de este martes, el Ministerio de Defensa tiene programada una salida para el contingente de alrededor de 200 militares, en su mayoría adscritos a la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat), con sede en Pontevedra, y del Regimiento Farnesio de Valladolid. Precisamente, será el aeropuerto de Vigo la primera de las escalas, para luego dejar al resto de militares en el de Barajas.

¿Cuál es su función ? «Nuestro asesoramiento consiste en entender a los que apoyamos, aceptar sus limitaciones y necesidades económicas como fuerzas armadas, y comprender su cultura militar», explica este oficial de Infantería, diplomado en Estado Mayor.

El grupo de asesores añade a esta labor la investigación sobre cómo lograr medios materiales dentro de las estructuras europeas, para que el ejército de Malí se modernice o complete sus funciones y operatividad. Aspectos que abarcan, entre otras cosas, las telecomunicaciones, la creación de las mismas y la formación del personal que las asuma. Hoy, sin la tecnología, un Estado Mayor moderno no puede supervisar con eficacia una operación militar. Y en Malí se carece de ella, por momento.

Este campo es fundamental para combatir, «por lo que buscamos algún tipo de recurso en la comunidad internacional para poder traerlos hasta Malí. Tenemos que sondear y buscar soluciones factibles, porque el presupuesto de este país es totalmente insuficiente para equipar a su Ejército. No se cobra ni se paga nada, sino que todo se hace mediante cooperación internacional», señala el teniente coronel vasllisoletano, que agrega que las soluciones tienen que «ser ante todo realistas», Para este antiguo vecino de Delicias, formado en el colegio del Lourdes, la colaboración en la formación castrense es prioritaria.

Como asesor de alto nivel para el Ministerio de Defensa maliense, González Alvarado ha profundizado también en la coordinación con los ejércitos que forman el G5 Sahel, y que comprenden además de Malí, Mauritania, Burkina Faso, Chad y Níger. La UE entiende que su papel debe ser cada vez mayor para combatir el yihadismo en esta parte de África.

Por esta razón la Unión Europea ha apoyado económicamente la instalación del nuevo cuartel general multinacional del G5, en Bamako, con un centenar hombres y mujeres, que se suman a los 5.000 de fuerza operativa.

Todos los hermanos de Alvarado sigue residiendo en Valladolid, «menos yo porque la movilidad militar me ha llevado a otros sitios de España, desde la Legión (1999) hasta Bruselas (2006)».

A ellos suma sus misiones en Kosovo (2000), Irak (2003), y Afganistán (2011).

Temas

Mali, Bamako