Rebajan a 200.000 euros la fianza a la detenida por la estafa de los ataúdes

Rebajan a 200.000 euros la fianza a la detenida por la estafa de los ataúdes
Rodrigo Jimémez

Se trata de la segunda rebaja en la cuantía de la fianza aplicada a Laura Morchón, ya que inicialmente la demanda fue de 800.000 euros, la misma que pesa sobre su padre y su hermano, y posteriormente fue rebajada a 400.000 euros

El Norte
EL NORTEValladolid

La Audiencia Provincial de Valladolid ha reducido a 200.000 euros la fianza pedida a una de las detenidas por el caso de la supuesta estafa del cambio de ataúdes antes de la cremación en la funeraria El Salvador, en concreto a la hija del dueño, que permanece en prisión junto a su padre y un hermano.

Contenidos relacionados

Fuentes jurídicas han explicado a Efe que se trata de la segunda rebaja en la cuantía de la fianza aplicada a Laura Morchón, ya que inicialmente la demanda fue de 800.000 euros, la misma que pesa sobre su padre y su hermano, y posteriormente fue rebajada a 400.000 euros.

El tribunal entiende con esta medida que no existe riesgo de alteración de prueba ni de reiteración delictiva, mientras que sí observa riesgo de fuga por las altas penas a las que puede enfrentarse por la gravedad de los delitos que se le imputan.

Tras esta decisión de la Audiencia Provincial, tomada tras un recurso de la defensa de Laura Morchón, sus abogados han anunciado que mantendrán sus acciones para conseguir la puesta en libertad sin fianza.

Los letrados de la defensa consideran no existe ninguna referencia a la mujer que ahora se encuentra presa en más de un año de investigación judicial del caso, ni se le atribuyen hechos delictivos concretos en los que hubiera podido participar.

De hecho, los argumentos que inspiraron los recursos de la defensa se basaban en que Laura Morchón únicamente acudía al tanatorio a echar una mano.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid investiga si el dueño del Grupo El Salvador, varios familiares y trabajadores vendieron féretros que retiraron antes de incinerar y los volvieron a vender, una estafa continuada que supuestamente pudieron cometer durante veinte años con casi 6.000 ataúdes, según fuentes policiales.

Además del dueño y dos de sus hijos, la Policía detuvo a otras trece personas -puestas en libertad tras prestar declaración- en una primera fase de la operación policial denominada «Ignis», a las que se sumaron otra decena de arrestados el pasado 21 de febrero, en estos casos extrabajadores del Grupo empresarial, que también fueron puestos en libertad tras haber pasado a disposición judicial.