Puente y Teresa López reprochan a Soraya Rodríguez que «haya vivido del PSOE durante 25 años»

Óscar Puente y Teresa López. /G. VILLAMIL
Óscar Puente y Teresa López. / G. VILLAMIL

El alcalde la califica de «cínica» y la secretaria provincial de los socialistas cree que tenía que «haberse ido antes y no ahora que no va en la listas»

El Norte
EL NORTEValladolid

El alcalde de Valladolid y portavoz federal del PSOE, Óscar Puente, ha considerado que la diputada y exportavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, abandona ahora el PSOE porque «no tiene ninguna posibilidad de vivir él, que es lo que ha hecho durante 25 años».

Después de que hoy miércoles se haya conocido que la diputada ha solicitado a la dirección provincial que tramite un baja en el partido, Puente afirmó, en declaraciones a los medios, que no dice que le haya «sorprendido», aunque calificó de «absolutamente inaceptable» las explicaciones que ha esgrimido, entre las que se encuentran la política de Pedro Sánchez con los independentistas.

Más información

«Decir que se va después de haber estado 25 años viviendo del partido por diferencias con el partido es de un cinismo insoportable», criticó el regidor, que precisamente sustituyó a Rodríguez en la portavocía municipal cuando esta optó de nuevo al Congreso en las elecciones de 2008.

Puente manifestó que cuando se tienen diferencias con la dirección, como él mismo recordó que las ha tenido de «todos los colores y sabores», lo que hizo fue «pelear democráticamente para cambiar las direcciones», pero añadió: «No me he ido a casa». «Las razones por las que se va es porque no tiene ninguna posibilidad de vivir del partido, que es lo que ha hecho durante 25 años», sentenció.

La secretaria general del PSOE de Valladolid, Teresa López, ha lamentado también la baja de la exsecretaria de Estado de Cooperación Internacional y exdiputada Soraya Rodríguez, pero ha apuntado que no entiende que se vaya del partido «después de 25 años viviendo de él».

Rodríguez ha comunicado este miércoles al PSOE de Valladolid su solicitud de baja del partido, al igual que había hecho hace unos días el exportavoz socialista en la Diputación provincial y exconcejal en el Ayuntamiento de la capital Juan José Zancada.

Teresa López ha lamentado en primer lugar la baja de Soraya Rodríguez y ha reconocido que nunca habría «imaginado» que se fuera a marchar del PSOE. «Siento que se vaya, porque en este partido caben todos. Solo que unos caben en unos sitios y otros, en otros. Unos en puestos de gobierno como ha estado ella durante años y, otros como militantes, pegando carteles, como hemos estado muchos», ha explicado.

Eso sí, ha aseverado que no entiende la decisión de Soraya Rodríguez «después de 25 años viviendo del partido», el tiempo que ha añadido que si la exdiputada se ha referido a «discrepancias» con el partido, considera que éstas se remontan al Comité Federal de octubre de 2016 y que se mantenían cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ganó las Primarias a la Secretaría General en 2017 y la moción de censura en 2018, por lo que ha apostillado que «habría sido más honesto irse en ese momento».

A ello ha añadido el hecho de que Rodríguez anunció su dimisión como diputada «el día que se disolvían las cámaras», por lo que ha especulado con que no se trata de un problema de discrepancia, sino de un «cabreo por no ir en las listas», algo que considera comprensible porque considera que «no compartía esta forma de gobernar».

Tras recalcar que en el PSOE caben «todos», ha defendido que no se ha producido «una sola situación de revancha» en el partido contra militantes que no estaban a favor de Pedro Sánchez.

Sobre la hipotesis de que Soraya Rodríguez pudiera recalar en otro partido tras darse de baja del PSOE, López ha recalcado que «está en su derecho de ir al partido que quiera», pero ha advertido de que si ella fuera dirigente de Ciudadanos se pensaría «muy mucho» la situación de «por qué incorporan a aquellos a los que no quieren en los otros partidos».