Tudela de Duero presume de la calidad de su huerta con la cata y venta de 3.000 kilos de tomate

Puestos de verdura y fruta en Tudela, donde la estrella eran los tomates/ S. F.
Puestos de verdura y fruta en Tudela, donde la estrella eran los tomates / S. F.

La séptima edición de la feria atrae a cientos de personas, «pese a que la producción este año no ha sido tan elevada»

SOFÍA FERNÁNDEZTudela de Duero

Aunque son infinitas sus posibilidades, una cosa está clara: el amante de este manjar lo prefiere solo con un poco de sal. Solo el olor que desprenden al ser cogidos de la mata ya es síntoma de autenticidad y calidad de un producto que da fama a la huerta tudelana. Aunque siempre reconocida por los espárragos, el tomate cultivado en esta localidad escala posiciones y reclama su puesto en el mercado.

La séptima edición de la Feria del Tomate ha arrancado este sábado con música, degustaciones, rifas y tapas en una cita que ha ido adquiriendo proyección año tras año. La asociación local Flor de Castilla –con una veintena de miembros y una década de historia– es la responsable del auge de esta feria, en el que se venderán durante todo el fin de semana más de tres mil kilos de tomate, así como productos artesanos, embutidos, cervezas, vinos, quesos o licores.

«Este año la producción ha sido baja porque el intenso calor de julio ha afectado mucho a las matas, se están secando las flores y en términos generales no es buen año de tomate, aunque llevamos toda la semana recogiéndolos para que este fin de semana haya ejemplares de calidad en la feria, si bien es cierto que ha habido años en los que hemos llegado a vender aquí unos 5.000 kilos», señalaba Eva Sastre, productora de la localidad y una de las organizadoras de este evento que comenzó en 2012 como una simple degustación en el pueblo.

Conscientes del arraigo de este manjar en las huertas de Tudela de Duero, ha comenzado una feria dedicada al tomate con una gran cata popular – de la que este domingo saldrá el ganador del mejor tomate 2019– en la que cientos de asistentes pudieron degustar variedades como corazón de buey, tres cantos, San Pedro, pera, tigre, rosado o pata negra, entre otras.

Tradición tudelana

«El fin de esta feria es recuperar la tradición y la importancia que tenía antaño la huerta de Tudela, además de concienciar de alguna manera a la gente sobre la importancia de los cultivos ecológicos», señalaba Sastre, que cuenta con 900 matas en su terreno y tiene claro que el secreto de los tomates de Tudela de Duero está en la localización, la humedad que le regala el río Duero y la composición de la tierra de este municipio. Con una gran aceptación y afluencia de público, la Feria del tomate vuelve a demostrar su arraigo entre tudelanos y visitantes para ofrecer lo mejor de este versátil manjar.

La feria continúa este domingo con el siguiente programa de actividades.

11:00 horas: Apertura del mercado y del bar degustación.

12:00: Animación musical con la asociación cultural Los Águilas.

13:00: Cata profesional para elegir al mejor tomate.

13:00: Actuación de Taravilla Folk.

14:00: Rifa de productos de la tierra.

14:30: Entrega de premios.