Los plazos impedirán a VTLP y Podemos acudir juntos a las elecciones municipales de Valladolid

Imagen del consejo ciudadano de Podemos, celebrado el pasado día 9 de febrero. /Foto Podemos Valladolid
Imagen del consejo ciudadano de Podemos, celebrado el pasado día 9 de febrero. / Foto Podemos Valladolid

Toma la Palabra celebrará su asamblea el sábado y Podemos la aplaza al 23 por falta de quórum

A. G. ENCINASValladolid

Después de pactar un calendario, un principio de acuerdo para celebrar primarias, un reglamento y hasta el código ético que deberían suscribir sus cargos electos, dado el caso, Valladolid Toma la Palabra y Podemos se han encontrado con que sus plazos resultan incompatibles para que la confluencia electoral de ambos se convierta en realidad. Ambos partidos habían convocado sus respectivas asambleas para este sábado, día 16 de febrero, pero Podemos ha tenido que variar la fecha porque no habría contado con el suficiente quórum.

Aunque habrían necesitado «dos semanas» para poder celebrar en condiciones su convocatoria, trataron de que el plazo se alargara lo menos posible, hasta el día 23 de febrero, de modo que VTLP pudiera adaptarse a este cambio imprevisto de calendario. La respuesta de Valladolid Toma la Palabra, sin embargo, fue negativa. «Nos dieron un ultimátum», señalan fuentes de Podemos. Y ante la imposibilidad de acortar plazos de uno y de alargarlos del otro, parece que la decisión de acudir unidos a las elecciones municipales será negativa.

«Desde VTLP no hemos roto nada, nos atenemos al calendario que hemos acordado con Podemos. El lunes empieza nuestro proceso de primarias, que desearíamos que fueran conjuntas», explicaba Santiago Campos, de Toma la Palabra. Lamenta que todo el trabajo previo se haya quedado finalmente en un intento frustrado salvo cambio imprevisto en las próximas fechas. «En las reuniones que hemos tenido con Podemos no ha habido líneas rojas, sí temas que preocupaban a nuestras bases y asambleas. Hemos trabajado desde la cordialidad, bastante notable, y hemos acordado un documento de lo que podría ser el principio de acuerdo entre ambas formaciones; también el código ético que deberían suscribir nuestros cargos electos; el reglamento de posibles primarias; el calendario de esas primarias...», añadía.

Trabajo previo que ahora queda frenado en seco por la incompatibilidad de los plazos. En ambos partidos se dejaba notar una sensación de tristeza por no haber podido completar este proceso, al menos, con el refrendo o la negativa de las respectivas asambleas, conscientes de que es muy complicado defender ahora la posibilidad de una candidatura conjunta cuando, de entrada, hay dos fechas divergentes que impiden formalizar de entrada unas primarias comunes.

«Se nos ha complicado todo bastante», admitían desde Podemos. «Hemos cambiado la asamblea porque terminamos las primarias hace dos semanas. No iba a haber quórum y lo hemos pospuesto. Para cuando nos hemos reunido con Toma la Palabra nos habían dicho que ya tenían el proceso de primarias y que deberíamos ir un poco a rebufo», lamentaban en la formación morada.