El recinto de Pingüinos vuelve a la normalidad

Rodolfo (Valladolid) y Manuel (León), los últimos 'pingüinos' acampados en la antigua Hípica, en la que permanecieron desde el jueves, desmontaron ayer al mediodía su tienda antes de regresar a sus casas. /J.S. y R. JIMÉNEZ
Rodolfo (Valladolid) y Manuel (León), los últimos 'pingüinos' acampados en la antigua Hípica, en la que permanecieron desde el jueves, desmontaron ayer al mediodía su tienda antes de regresar a sus casas. / J.S. y R. JIMÉNEZ

Cruz Roja atendió a sesenta personas en la concentración, todas ellas leves, y solo se registró un siniestro con un motero herido

J. SANZ

Decenas de operarios municipales tomaron desde primera hora de la mañana de ayer las instalaciones del nido pingüinero, en la antigua Hípica Militar de la carretera de Rueda -para el próximo año ya se busca un nombre más acorde a su uso-, que apenas han sufrido daños significativos después de soportar el paso de miles de moteros durante cuatro días consecutivos de concentración. Tanto es así que al mediodía apenas quedaban restos de basura en el área de acampada, donde se concentran los pocos pinos de la parcela; mientras los empleados de las carpas particulares ultimaban en paralelo su desmontaje. A esa hora partieron de allí los dos últimos moteros que pasaron la noche en la parcela para cerrar definitivamente una cita que logró reunir a 28.141 inscritos y que concluyó «sin incidencias destacables», según coincidieron en señalar fuentes policiales y de Cruz Roja.

Desmontaje del puesto 'Caldo y Carajillo'
Desmontaje del puesto 'Caldo y Carajillo' / J.S. y R. JIMÉNEZ

Los sanitarios de la entidad sin ánimo de lucro atendieron durante la concentración a sesenta personas, en su mayoría por pequeños cortes, quemaduras, contusiones e indisposiciones propias de tres veladas consecutivas de fiesta bajo un frío más notable, con el mercurio prácticamente anclado bajo cero por las noches y sin apenas alejarse demasiado durante el día. Solo cinco de los lesionados tuvieron que ser trasladados en ambulancia a los hospitales, todos ellos de carácter leve.

Sin positivos en los controles

Tampoco la invasión de moteros en la ciudad, y especialmente en la carretera de Rueda, se tradujo en un incremento de la siniestralidad durante el más que largo fin de semana. Solo se registraron tres accidentes con motos implicadas con un único piloto herido, de carácter leve, en una colisión frontolateral contra un coche registrada a las puertas de la Hípica a las 18:30 horas del viernes. El lesionado, de 41 años, fue evacuado en ambulancia al Río Hortega, según confirmaron fuentes de la Policía Municipal antes de destacar que no solo se registro «ni un solo positivo de motoristas en los quince controles preventivos que se llevaron a cabo en paralelo a la celebración de la concentración». Tres conductores de turismos, eso sí, dieron positivo en alcoholemia, uno de ellos después de empotrarse con su coche contra otros dos estacionados en el paseo de Isabel la Católica -cuadruplicó el límite legal-.

Los operarios retiran la basura de la zona de acampada.
Los operarios retiran la basura de la zona de acampada. / J.S. y R. JIMÉNEZ

Los hosteleros y comerciantes que montaron sus carpas en el recinto pingüinero destacaron los llenazos de las noches del jueves y el viernes, aunque lamentaron la «caída de la afluencia en el recinto del sábado», que atribuyen a la lluvia. «Los dos primeros días fueron espectaculares y luego cayó un poco, pero el balance es positivo», destacó Teófilo García, responsable de la barra de la Finca Santa Rosalía. «Hemos echado de menos más visitas, sobre todo, el sábado, cuando suele venir muchísima gente de Madrid y de los alrededores a pasar el día», coincidió Ricardo Labrador, del puesto de ropa motera Custom Europa. El club Turismoto, organizador de Pingüinos, anunció ayer que trabaja ya en la organización de la concentración de 2019 y quiso agradecer públicamente el apoyo recibido.

 

Fotos

Vídeos