Luis Argüello aboga por potenciar el Sábado Santo con más procesiones en Valladolid

El obispo auxiliar, Luis Argüello. /N. RODRÍGUEZ-EFE
El obispo auxiliar, Luis Argüello. / N. RODRÍGUEZ-EFE

El obispo auxiliar se reunirá con la Junta de Cofradías para proponer que se deje de cobrar en el Sermón de las Siete Palabras

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEValladolid

El obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, se ha mostrado «satisfecho» por cómo han discurrido los diez días de la Semana Santa en la provincia y ha anunciado su intención de reunirse con la Junta de Cofradías e iniciar las conversaciones para «dar una vuelta a algunas procesiones y a aspectos que debemos mejorar». Argüello planteará que la procesión del Sábado de Pasión con el Cristo de la Misión pueda ser fija en el programa oficial y vería «conveniente» cambiar el horario de algunas procesiones nocturnas de martes, miércoles y jueves. También propone «dar un giro importante» al Sermón de las Siete Palabras, fomentar una gran procesión el Sábado Santo y tomar «una decisión definitiva» con la procesión de La Amargura en la tarde del Jueves Santo, que podría desaparecer.

Argüello destacó la procesión extraordinaria del Sábado de Pasión «por lo que ha supuesto:la cesión de la talla del Ejército en el Palacio Real, que se vivió con una respuesta, cariño y cuidado muy importante. Fue masivamente seguida». Los Artilleros y el Cristo de la Misión podrían dejar su carácter de procesión extraordinaria y ser fija en el calendario. «Por parte de la propia cofradía, del Palacio Real, del Ejército, por el ambiente de estructura y acompañamiento hay un deseo de continuidad», dijo Argüello, quien también se mostró favorable a esta idea para potenciar la actividad cofrade y los actos del Sábado Santo.

El obispo auxiliar lleva tiempo planteando a las cofradías la necesidad de modificar «lo que hemos recibido, que es muy valioso. Debemos dar una vuelta a la configuración de las procesiones. Propuse a las cofradías recibir sus propuestas, mínimamente respondida. Iniciaremos un diálogo con la Junta de Cofradías y después, con cada una de ellas para realizar un borrador. Siempre hay deseos de nuevas procesiones, y siempre he dicho que no tiene sentido autorizar nuevas sin ver qué hacemos con las que tenemos, entendiendo que cada cofradía quiere tener su propia procesión. Será una tarea larga y dura, pero debemos acometer este análisis reflexivo».

A juicio de Argüello, el Sábado Santo debería tener más actividad aparte del Traslado del Yacente y el ofrecimiento de los Dolores a la Vera Cruz. «Es un día sobrio en lo litúrgico y la iglesia mira a María. En nuestra Semana Santa hay muchas vírgenes. Quiero tomar la iniciativa de propiciar este diálogo. Hay que hacer una propuesta sobria que conjugue tres aspectos este día: la sobriedad del momento, que lo que hagamos no contraprograme las Vigilias Pascuales, y buscar un carácter mariano». Podría ser una procesión de mañana o primera hora de la tarde. «Cabrían el Sepulcro, el Yacente del Santo Entierro. No crucificados, y sí una alusión a la Virgen, incluso realizando el acto de la Vera Cruz. Estoy abierto a dialogar esto».

«Quiero valorar con la cofradía el horario y recorrido de la procesión de la Promesa del Atado a la Columna el Martes Santo, ya que coincide con el Encuentro, que acapara mucho público y coinciden en el tiempo», dijo. «A la hora de mirar nuestra Semana Santa, habría que analizar qué procesiones puede haber en el anochecer y diferenciarlas de las nocturnas, que deben tener otro carácter, diferente, más íntimo. El horario podría ser más idóneo para los cofrades de acera horas antes de la medianoche», añadió.

Respecto al Domingo de Ramos, destacó la participación «muy destacada de niños» en la procesión de las palmas. «Nos consta que se ha fomentado la participación. La tarde del Domingo de Ramos, admitiría alguna procesión más, aparte del traslado del Cristo de los Trabajos».

El obispo auxiliar abogó por la necesidad de «revisar imperiosamente», la procesión de la Amargura. «El Jueves Santo es un día grande.Tuvo su origen en el barrio de Delicias y ahora hay tendencia a abandonar los barrios. Ya no se va a Girón. Tras dejar el Despojado de asistir con La Amargura, que era la titular de la procesión, hasta el propio título es incoherente con el nombre, así como los pasos que salen en procesión y el sentido del acto litúrgico. Tiene carácter eucarístico acudiendo a la catedral. Hay revisarlo, y más tras lo sucedido este año, con la salida de tres de ellas y dos no, y teniendo en cuenta que varias de ellas salen más tarde en la misma noche».

En el Sermón de las Siete Palabras, dijo, hay que «buscar mayor participación del resto de cofradías, y no solo por el aspecto que presentaba la Plaza Mayor este año. Es un mal que se viene repitiendo. No tiene sentido que haya tantos espacios vacíos. Debemos valorar el llamamiento a la participación. Si las cofradías no participan, deben poder hacerlo los fieles. Las cofradías deberían asumir el compromiso y ese acto debería ser gratuito. No veo correcto que se cobre. Es un acto eclesial, un sermón, casi siempre presidido por un religioso, de proclamación de la palabra y no tiene sentido cobrar. Habría que pensar en donativos voluntarios», resume.

«He estado en Medina del Campo en el pregón y el Viernes Santo, donde han celebrado los 600 años de la muerte de San Vicente Ferrer. Percibo que en Medina del Campo hay un empeño de todas las cofradías por resaltar el común, a diferencia de Valladolid, donde nuestro mayor desafío es que las veinte cofradías consideren la Semana Santa como algo conjunto, sin buscar las individualidades». En Medina de Rioseco es donde las cofradías mejor cuidan la liturgia del pregón, «porque así lo he vivido en Santa María de Mediavilla. Las dos medinas tienen un gran empeño en cuidar en conjunto su Semana Santa, algo que yo echo de menos en Valladolid», sentencia Argüello.