Ingresa en prisión un conductor por atropellar a un peatón de Valladolid

Calle Cánovas del Castillo,con limitación a 30 kilómetros por hora, donde ocurrió el accidente. /J. M.
Calle Cánovas del Castillo,con limitación a 30 kilómetros por hora, donde ocurrió el accidente. / J. M.

La víctima, un padre de unos 40 años que iba con su hija por la acera de Cánovas del Castillo, permanece ingresado en la UVI

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El conductor de una furgoneta blanca, con matrícula polaca, fue ingresado al mediodía de este domingo en la cárcel de Villanubla, acusado de dos delitos, uno contra la seguridad vial y otro de imprudencia grave con lesiones como consecuencia del atropello cometido.

El suceso ocurrió pasadas las 20:30 horas del sábado en la calle Cánovas del Castillo, junto a la intersección de Bajada de la Libertad. En ese momento, un hombre de unos 40 años, que paseaba por la acera con su hija pequeña agarrada de la mano, fue golpeado al subirse la furgoneta en la acera. En ese punto de la calzada, la velocidad está limitada a 30 kilómetros por hora, al ser un ciclocarril.

El fuerte golpe que registró en la cabeza el viandante no fue obstáculo para que el conductor detuviera su marcha, emprendiendo la huida en dirección a la calle Fray Luis de León.

El atropello fue visto por otros peatones y por Elías Escudero, el dueño del bar 'The Bowie', situado a escasos metros en Cánovas del Castillo 4.

Elías Escudero, el dueño del bar 'The Bowie', señala el punto de la acera por donde se subió la furgoneta.
Elías Escudero, el dueño del bar 'The Bowie', señala el punto de la acera por donde se subió la furgoneta. / J. M.

«Estaba en la puerta del local, fumando un cigarro, y se oyó un fuerte sonido. Miré y vi como el conductor de la furgoneta blanca sin pararse siguió circulando. Mucha gente comenzó a gritarle, pero él ni paró. Salí corriendo tras él, y con el móvil intenté coger la matrícula. Otro hombre me dijo que el coche era de nacionalidad polaca y se lo dijimos a la Policía», explica Escudero.

Con estos datos, y alertada la Sala Conjunta de la Policía, agentes de la Municipal y Nacional establecieron controles en la ciudad para localizar al individuo.

En uno de ellos, el situado en el Paseo del Hospital Militar, el hombre se lo saltó, siendo finalmente interceptado por los funcionarios a la altura de Huerta del Rey, que procedieron a arrestarle y trasladarse a los calabozos. Previamente se le hizo la prueba de alcholemia y dio positiva.

Los testigos aseguran que el golpe que recibió en la cabeza provocó que se rompiese el retrovisor de la furgoneta. Una ambulancia le trasladó al hospital donde quedó en la UVI.

«La niña se quedó llorando hasta que otros familiares que iban con ellos se hicieron cargo de la pequeña de unos 7 años», recuerda el dueño de la cafetería, que no oculta el susto que produjo entre los presentes.

Además de este accidente, otro conductor, de nacionalidad búlgara, fue arrestado el sábado por provocar daños al colisionar con otro vehículo en la calle Santa Clara, en la Rondilla. Tras prestar declaración por un delito contra la seguridad vial, quedó en libertad.