Dos heridos y un caballo muerto en un peligroso Toro de la Vega

Un joven corneado por el Toro de la Vega. / Gabriel Villamil

El astado fue inmovilizado y trasladado a los corrales donde permanecerá hasta el jueves

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZTordesillas

A pesar de que desde que se prohibió lancear al Toro de la Vega de Tordesillas este festejo es un encierro más de los muchos que se celebran a lo largo y ancho de toda la provincia de Valladolid durante la temporada estival, esta tradición se convirtió este martes en el punto de encuentro de miles de aficionados a las sueltas de carácter popular que, desde primera hora de la mañana, se apostaron en las inmediaciones de todo el recorrido urbano y parte del campero para disfrutar «de uno de los mejores festejos taurinos que existen», como aseguraron muchos de los asistentes que, un año más, pudieron disfrutar de este encierro que tuvo una duración aproximada de una hora y finalizó con dos heridos, uno de ellos por asta de toro, y un caballo muerto.

No hubo «peleas» ni «trifulcas» entre los defensores de los animales -su presencia fue mínima- y los vecinos de la localidad, que de manera incesante reivindicaron que «el Toro de la Vega vuelva a ser como antes».

El morlaco, un astado corniveleto, de la ganadería de Campos Peña, de 670 kilos y de nombre 'Montañesa', fue inmovilizado en el campo de tiro tras ser reconducido hasta esa zona del recorrido por los bueyes y los caballistas. El animal fue trasladado hasta los corrales de los encierros, donde permanece recuperándose, y si su estado se lo permite será desencajonado de nuevo el jueves por la tarde, desde el puente medieval hasta el coso del municipio.

Información relacionada

«Ha sido un Toro de la Vega que se ha ganado el respeto de todo el mundo», aseguró el alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, quien quiso dejar claro que se trata de «un festejo peligroso, ya que al final no controlas al toro porque está en el campo, libre para que suba y baje a la ciudad, y el peligro es constante para las personas. Nosotros no podemos incumplir la normativa del festejo».

Salida rápida

A las once de la mañana, tras el toque del reloj suelto y las bombas de mortero, 'Montañesa' fue desencajonado desde la calle San Antolín levantando una gran expectación a su paso por todo el empedrado de la Villa del Tratado. El animal, de gran envergadura, realizó el primer tramo del recorrido urbano de una manera rápida y limpia (no se produjeron incidentes en esta zona), tal es así que en pocos segundo el toro ya se encontraba atravesando el puente medieval.

Una de las zonas más conflictivas de esta edición fue la rotonda que conecta el itinerario urbano con el campero, ya que en este punto fue en el lugar en el que se produjeron los dos incidentes. Tras las idas y venidas, los embistes y las arrancadas, el animal alcanzó a P. G. L., de 69 años de edad y propietario del Mesón Pedro de Matapozuelos, cuando estaba subido a una de las talanqueras.

El herido se encontraba dentro del recorrido y el animal le sacó del mismo y lo lanzó contra el suelo, según detallaron algunos testigos oculares que destacaron la «bravura» de la res. P. G. L. fue atendido por el equipo médico de San Pablo, dirigido por el doctor Sastre, y evacuado al Hospital Comarcal de Medina del Campo con una fractura de fémur. Su estado no reviste gravedad, según confirmaron fuentes sanitarias del centro hospitalario.

El segundo de los heridos fue P. G. B, de 27 años, natural del municipio y jugador del equipo juvenil del Atlético de Tordesillas. El joven, según varios vecinos y asistentes al festejo, fue alcanzado por el morlaco cuando «pretendía subir a la talanquera de madera. El incidente se produjo dos o tres metros más allá del anterior incidente. Fue realmente brutal, ya que el animal le arrastró varios metros hasta la otra punta de la rotonda», explicó uno de los testigos, Javier Muñiz, quien apuntó que «algunos corredores y gente próxima intentó ayudar al chico, pero fue imposible ya que el toro embestía con fuerza».

El morlaco le atravesó la rodilla y fue evacuado al Hospital Clínico Universitario de Valladolid donde fue sometido a una intervención quirúrgica. El parte de incidentes se completa con otras dos evacuaciones por cortes y lipotimias al centro de salud del municipio.

Ya en la zona campera, el animal tuvo un comportamiento reservón, hasta el punto de que los asistentes pudieron observar al morlaco con gran detenimiento puesto que su paso fue lento. Se hizo el amo del territorio y muy pocos mozos se atrevieron a cortar al animal como lo hizo el palentino César Fernández más conocido como 'Cesitar', que consiguió una ovación por parte de los asistentes al ver el quiebro que hizo con su chaqueta.

Una vez atravesada la zona del campo de tiro, el toro mató a un caballo en el área conocida como la Josa, propiedad del exrejoneador y ganadero Eladio Vegas.

Tras varias idas y venidas por esta primera parte del recorrido campero, la organización del festejo decidió soltar a los bueyes que, en colaboración con los caballistas, pudieron reconducir al morlaco hasta la zona del campo de tiro donde fue inmovilizado tras una hora de encierro.

Toro de la Vega 2018. / RODRIGO JIMÉNEZ

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos