Fundación Cauce: veintidós años ayudando a los que más lo necesitan

Un voluntario ayuda a una niña durante una visita al Museo de la Ciencia/FUNDACIÓN CAUCE
Un voluntario ayuda a una niña durante una visita al Museo de la Ciencia / FUNDACIÓN CAUCE

Decenas de voluntarios colaboran repartiendo alimentos a familias sin recursos, acompañando a enfermos y ancianos o dando apoyo escolar

DIEGO ARTIMEVALLADOLID

Empiezas como una ONG de Ayuda al Desarrollo y, dos décadas más tarde, te encuentras organizando actividades para los presos de un centro penitenciario de Palencia. Porque, al fin y al cabo, tu vocación es ayudar a aquellos que lo necesiten, y mientras surja la oportunidad de hacerlo tampoco importa demasiado dónde lo hagas o a quién beneficie.

Eso es lo que le ha ocurrido a la Fundación Cauce, que nació en 1996 para cooperar en el impulso de zonas infradesarrolladas y, a día de hoy, tiene un piso en León para alojar a personas sin hogar, ofrece cursos de formación para desempleados e inmigrantes, organiza actividades socioculturales para presos de la cárcel de Dueñas o asiste a niños de familias sin recursos que necesitan ayuda con los estudios. Estos son solo algunos de los muchos programas que gestionan o en los que colaboran los voluntarios de Fundación Cauce, una organización sin ánimo de lucro que lleva veintidós años ofreciendo su apoyo en diversas áreas. Más de setenta voluntarios colaboran con la sede original, en Valladolid, pero con el paso del tiempo la fundación ha extendido su radio de acción y, a día de hoy, cuenta con bases de operaciones en Salamanca, León, Burgos, Palencia y Oviedo.

Las actividades que desarrollan dependen en gran medida de las carencias que los voluntarios perciban en estos núcleos urbanos y de los servicios que más se demanden en cada uno de ellos. Así, en Oviedo se trabaja mucho con familias de inmigrantes, mientras que en Valladolid el programa de apoyo escolar es uno de los que más requeridos y, a finales del curso pasado, proporcionaba asistencia a 78 niños con escasos recursos y problemas en los estudios. Con el objetivo de asegurar que cada uno de ellos gozaba de la atención necesaria, los voluntarios organizaban a los pequeños en grupos de tres o cuatro estudiantes del mismo nivel, dedicando en algunos casos especiales la atención personalizada de un 'profesor' para un único alumno.

Convenios

Pero los recursos de la Fundación Cauce no son inagotables. A sus voluntarios se les exige un mínimo de dos horas de colaboración cada semana, aunque son muchos los que dedican buena parte de su tiempo libre a las diversas actividades en las que la organización está implicada. A pesar de todo, la Fundación Cauce no puede hacer frente a la totalidad de las demandas de asistencia. A los niños, por ejemplo, se les pide que dejen sitio a nuevos estudiantes cuando se observa que sus resultados progresan adecuadamente, y la Fundación Cauce cada vez gestiona menos casos de asistencia a ancianos

Muchos de los casos que llegan a manos de la Fundación Cauce lo hacen a través de las administraciones públicas. Esta organización mantiene convenios con el Ayuntamiento de Valladolid –para el desarrollo de actividades en Programas de Servicio Municipal de Acción Social–, la Diputación Provincial, centros residenciales o empresas y agencias de colocación, entre otros. Mediante estos convenios, los organismos públicos redirigen a los casos de los que tienen constancia a la fundación más adecuada.

Actividades

La Fundación Cauce se ha convertido en una de las principales organizaciones de Valladolid a la hora de proporcionar formación a adultos sin recursos, pero sus programas formativos son solo una pequeña parte de los proyectos en los que participan sus voluntarios. La Fundación colabora en cuatro áreas: Cooperación al Desarrollo, Integración Sociolaboral –son Agencia de Empleo–, Acción Social y Voluntariado –son Organización de Reparto del Banco de Alimentos– y Responsabilidad Social Empresarial, el último campo en el que se han implicado.

Dentro de cada una de estas áreas se engloba una gran cantidad de programas concretos. Todos los meses, por ejemplo, se reparte un lote de alimentos a unas cuarenta familias sin recursos en un centro cedido a tal efecto en La Victoria, y la Fundación Cauce tiene un acuerdo para encargarse del acompañamiento a enfermos del Hospital Río Hortega, del Clínico de Valladolid y del Hospital de Medina del Campo. También se ofrece teleasistencia y se dan cursos de formación profesional a desempleados o inmigrantes, clases de idiomas, cursos de informática... todo aquello que sea preciso, en definitiva, para asegurar el acceso de las personas con menos recursos a oportunidades que, sin la existencia de organizaciones como la Fundación Cauce, estarían fuera de su alcance.

Una de las actividades que más llaman la atención es la que desarrollan con los presos de la cárcel de Dueñas. Allí, los voluntarios comenzaron en el año 2016 el programa 'Vuelta al mundo desde Dueñas'. Esta penitenciaría es una de las que presentan un mayor porcentaje de reclusos extranjeros en toda España, y la Fundación Cauce ideó un programa que permitiese sacar ventaja de esta característica. Preguntaron a los reclusos su país de procedencia y sortearon el orden en el que, a lo largo de diferentes sesiones, los voluntarios de la fundación hablarían frente a los presos sobre las características de cada uno de esos países. Pero, tras la primera sesión, los propios reclusos les pidieron ser ellos mismos los que hablasen a sus compañeros sobre su país de origen. De esta forma, los voluntarios se encargan de aportar a los reclusos la información que estos les solicitan y son ellos los que llevan a cabo las presentaciones, que han sido un auténtico éxito en la penitenciaría.

En otros países

En los veintidós años que llevan actuando en Cooperación al Desarrollo, la Fundación Cauce ha colaborado en programas en países tan diversos como Costa de Marfil, Liberia, Perú, Argentina, Kenia, Burkina Faso o Guatemala. En estos casos, las organizaciones con las que trabajan en los países de destino les comunican las necesidades que allí perciben y ellos se encargan de adecuar los proyectos según las convocatorias existentes para las subvenciones.

Entre sus logros destacan programas de apadrinamiento de niñas o la creación, en el Congo, de una escuela, un pozo y un centro de salud, además de otras edificaciones para mejorar la vida de los lugareños. El éxito de uno de estos programas, llevado a cabo en el barrio de Salsipuedes, en la ciudad de Moca (Guatemala), ha inspirado una exposición con talleres y actividades de sensibilización que la Fundación Cauce inaugurará el próximo martes 18 de septiembre en el patio de las dependencias municipales de San Benito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos