«Me siento afortunado de haber nacido y crecido en estas calles»

El escritor César Pérez Gellida, durante el pregón inaugural de las Ferias y Fiestas de Valladolid. / Henar Sastre

El escritor César Pérez Gellida da el pistoletazo de salida a las fiestas de Valladolid con un emotivo discurso en el que presume de ciudad

El Norte
EL NORTEValladolid

Cercano, emotivo y, como no podría ser de otra manera, en clave de humor. Así ha sido el discurso con el que el novelista César Pérez Gellida (Valladolid, 1974) ha teñido de nostalgia la Plaza Mayor y ha oficializado el inicio de las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. Desde el primer momento en el que este «calvo aporreador de teclados habitualmente confundido con el cantante de Celtas Cortos, Jesús Cifuentes», según se ha definido, ha salido al balcón del Ayuntamiento, sus halagos a la ciudad que le vio nacer y crecer no han cesado. «Poder dirigirme en una fecha tan especial a mis paisanos, familiares y amigos me provoca un sentimiento de orgullo difícil de explicar con palabras, ya que me considero afortunado por el mero hecho de haber nacido y crecido en estas calles y plazas», ha afirmado.

Pérez Gellida ha regresado este viernes a sus recuerdos, a su barrio y a su ciudad. Y, además, por todo lo alto. Decía el escritor colombiano Gabriel García Márquez en uno de sus poemas que «viajar es regresar». Esta misma premisa es la que ha guiado al novelista vallisoletano, «regresado a casa tras un exilio voluntario, sacando partido de la engañosa perspectiva que otorga la distancia». Valladolid está en su corazón. Tiene un vínculo tan fuerte con la capital castellana y leonesa que, según ha subrayado, «es muy difícil explicar con palabras». «Es un inmenso placer estar aquí, en este balcón, testigo directo del proceso evolutivo de esta ciudad que tanto me ha dado y a la que tanto debo», ha continuado.

Por ello, por esa latente devoción que tiene hacia la ciudad, ha querido hacer hincapié en la belleza tanto de sus «ocultos rincones» como de sus gentes. Así, ha rehuído de los tópicos y ha reafirmado que, aunque «es probable que no vayamos repartiendo saludos a diestro y siniestro, nadie puede negar que somos gente honrada, hospitalaria, paciente y trabajadora».

El humor y las anécdotas han sido la tónica dominante del discurso inaugural. No han faltado las bromas sobre su físico, personalidad ni tampoco sobre los «ilustres personajes» que representan a una ciudad «única y distinguida» como Valladolid. «¿Qué ciudad tiene un Poti, un Catarro, una Claveles, un Jesús Motilva (perseguidor profesional de autobuses), un motorista que va cantando 'La puerta de Alcalá' mientras conduce, o unas hermanas gemelas inseparables? Ninguna», ha cuestionado a una abarrotada Plaza Mayor.

«Lo que de verdad hace de Valladolid un enclave único son sus gentes. Somos la envidia de cualquier castellano parlante» César pérez Gellida, pregonero de las fiestas de Valladolid

Entre su lista de recuerdos también ha mencionado la Semana Santa Vallisoletana, la Semana Internacional del Cine, la Semana del Teatro de calle o su Concurso Nacional de pinchos y tapas. En este sentido, en clave de humor, también ha criticado el trazado viario de la capital, «que no es caótico, sino que está pensado así para que quienes nos visitan se pierdan por estas calles cargadas de historias» y el «trabajo y la paciencia» que supone aparcar en el barrio de La Rondilla, «Lo que de verdad hace de Valladolid un enclave único son sus gentes. Somos la envidia de cualquier castellano parlante», ha sentenciado. «Son estas, precisamente estas, las cosas que uno extraña cuando está lejos. Son estas las que distinguen un lugar y lo convierten en único, las que te hacen regresar más pronto que tarde», ha continuado.

La Plaza Mayor de Valladolid, abarrotada para escuchar el pregón de oficializa el inicio de las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.
La Plaza Mayor de Valladolid, abarrotada para escuchar el pregón de oficializa el inicio de las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. / P. A.

Pérez Gellida ha sido el mejor maestro de ceremonias que podía haber tenido Valladolid para este inicio de fiestas. Visiblemente orgulloso y emocionado, el escritor ha aprovechado la oportunidad para «pedir a las autoridades» presentes una cuestión que le atormenta: poder beber cerveza en el Pepe Rojo. «Por favor, permítannos beber cerveza en Pepe Rojo. Pero cerveza de la de verdad, de la que hace que ambas aficiones nos abracemos después de cada derbi», ha apuntado.

Futuros pregoneros

En este sentido, ha querido hacer una «recomendación» a la corporación municipal de cara a futuras aperturas oficiales de los festejos: ensalzar y reconocer los méritos deportivos de los equipos de la ciudad. «Hace muchos años que no ocupa este lugar un representante del deporte de nuestra ciudad», ha lamentado. Así, según Pérez Gellida, aunque «habría muchos candidatos», ha centrado su atención en tres hombres que «por su dilatada y exitosa trayectoria deportiva» merecerían dar el pregón del año que viene.

El jugador del Balonmano Recoletas Atlético Valladolid Fernando Hernández (Valladolid, 1973), la zurda más letal del balonmano español», ha sido la primera de las peticiones. Cariñosamente apodado por el pregonero como «el besugo», es el «jugador de balonmano más laureado que ha dado nuestra tierra».

«Hoy más que nunca tenemos que sentirnos orgullosos de nuestras raíces. Demos rienda suelta al vallisoletanismo» César Pérez Gellida, pregonero de las fiestas de Valladolid

La segunda de las candidaturas ha recaído sobre otro referente en el deporte vallisoletano: Manu Serrano. «Es incombustible. Con cuarenta y tres cumplidos, sigue empujando en la primera línea de El Salvador Club de Rugby. Para citar los títulos que atesora tendría que dar otro pregón pero no os quiero dar motivos para que retoméis la tradición de lanzar huevos», ha bromeado Pérez Gellida.

El podio de propuestas planteadas por el actual pregonero para sucederle en el cargo ha sido para uno de los «principales artífices del regreso del Real Valladolid a la categoría que esta ciudad merece». No podía ser otro que el orensano de nacimiento «pero hijo adoptivo de Pucela» Borja Fernández. «Es por todos sabido que Cristiano Ronaldo se ha marchado de la liga española por miedo a tener que enfrentarse a él».

Valladolid, la «capital del universo», se ha entregado a su pregonero. En la tarde de este viernes, las centenares de personas que se han acercado hasta la Plaza Mayor han dejado en evidencia el orgullo que siente por sus vecinos más ilustres. «Gracias por la paciencia, amigos. Hoy más que nunca tenemos que sentiros orgullosos de nuestras raíces y demostrar lo afortunados que somos de poder vivirlas junto a los nuestros. Disfrutad sin moderación alguna pero con respeto. Demos rienda suelta al vallisoletanismo», ha concluido ante un público entregado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos