Piensan Toño y Félix que no hay mejor forma para dar las gracias que arrancarse con una canción. Por eso, cogen el micrófono y, como si se tratara de una de sus típicas rabeladas, entonan unos versillos:«Gracias vallisoletanos, amigos y compañeros por este homenaje que no nos merecemos». «O bueno, quizá un poquillo, sí», apuntan. Valladolid rindió homenaje a Candeal con un concierto que reunió a los músicos más representativos del folclore de Castilla y León, en una velada que sirvió para reivindicar la riqueza musical de la comunidad. «Para que no se pierdan las cosas hay que guardarlas», aseguró el etnógrafo Joaquín Díaz, quien subrayó el importante papel de Candeal para difundir este patrimonio y, además, con el buen humor como instrumento, «porque hasta en los momentos más duros nos sacaban una sonrisa». Concha Chamorro, una de las periodistas encargadas de presentar el concierto, lanzó un mensaje «a los padres, a los tíos y abuelos» para que sepan transmitir el valor del folclore a las nuevas generaciones. «Está bien que sepan bailar rap, reguetón y salsa. Eso está fenómeno. Pero que también sepan bailar las jotas», clamó ante una Plaza Mayor con ganas de aplaudir, bailar y cantar.

Las primeras canciones llegaron de la mano de Nuevo Mester de Juglaría. «Candeal es un grupo modélico que ha sabido transmitir la tradición con honestidad y sencillez», apuntaron los integrantes del grupo segoviano, que regalaron 'Canto de segadores', 'Ronda de Ávila' (toda la plaza entonó «que te vaya bien, que me voy a ir, a ver los toritos a Valladolid») y 'Viejo canto de Carnaval'. Toño devolvió los halagos al Nuevo Mester, de quien dijo que son «el grupo legendario de nuestra región». «Olo hacemos nosotros, o nadie más va a defender esta música nuestra», insistió Jaime Lafuente, quien junto a Jesús Ronda y Toño Campomames sumaron voces, guitarra y percusión al homenaje. Lo hicieron con dos piezas del repertorio de Candeal ('Ronda del majito' y 'Romance de Mariana')y con una muestra de esos temas picarescos que tanto dominan Félix y Toño:'Ay Adelaida, el cura de Salmoral'.

Grandes aplausos se llevó el saxofonista José Luis Gutiérrez, quien se acerco desde el jazz a las tonadas tradicionales con un popurrí que hizo cantar a los cientos de espectadores que acudieron al recital. Se encadenaron así piezas como 'La tarara', 'Tres hojitas, madre' o 'Los novillos', momento en el buena parte del público se lanzó a bailar una jota.

Los periodistas Carlos Flores y Juan Carlos Pérez de la Fuente recordaron los primeros pasos de Candeal dentro del grupo Trigo Verde y glosaron éxitos de una carrera que va camino del medio siglo, con 19 discos grabados y un amplio repertorio que «a finales de los 70 y principios de los 80 ayudó a alimentar una pequeña conciencia regional».

Los participantes en el concierto se despidieron cantando 'Levántate, morenita'

Vanesa Muela se sumó a la fiesta con 'Palomita que vienes herida' o 'Barrios de Valladolid', con la compañía de Toño y Félix a las voces, este último muy emocionado después de agradecer al público el apoyo recibido a lo largo de su carrera, y especialmente desde que hace cuatro años sufrió un ictus. «Ahora ya me viene el habla. Así que os digo, de verdad, que os quiero mucho». «Aquel golpe de salud ha hecho que en cuatro años no nos subamos a un escenario. No sé si algún día volveremos, pero cuando lo hagamos, nos gustaría que os acordarais de nosotros», añadió Toño. El periodista Carlos Blanco destacó su enorme capacidad de improvisación, como demostraron en su actuación junto a María Salgado, quien interpretó la 'Jota de los peines' o las 'Galas de Villaseco delSal'. Todos los participantes en el homenaje juntos despidieron la noche con 'Levántate, morenita', canción que, sugirió Toño, «podría ser el himno de nuestra región». Candeal volvió este año así, otra vez, a cerrar los conciertos de ferias desde la Plaza Mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos