Detenido por hacer un 'striptease' y masturbarse ante cuatro niñas de 15 años en Valladolid

Un policía patrulla por la calle Cardenal Torquemada. /Jorge Sanz
Un policía patrulla por la calle Cardenal Torquemada. / Jorge Sanz

El sospechoso, de 45 años y sin antecedentes por hechos similares, fue arrestado el sábado en la calle Cardenal Torquemada

J. Sanz
J. SANZValladolid

El hombre, de 45 años, se plantó a las diez de la noche del pasadó sábado en un callejón situado al inicio de la calle Cardenal Torquemada, cerca del cruce con la Rondilla de Santa Teresa, ante un grupo de chicas de 15 años. Llevaba un equipo de música. Lo encendió. Después hizo un gesto amenazante hacia las menores con un objeto punzante y, sin más, comenzó a hacer un 'striptease' integral ante ellas mientras se tocaba los genitales, según relatarían las propias víctimas a los agentes de la Policía Local que acudieron al lugar de los hechos y que localizaron y detuvieron al sospechoso en las inmediaciones minutos después del incidente.

El agresor puso música e hizo un desnudo integral delante de las menores

Las menores explicaron la secuencia a los policías y concretaron que el exhibicionista llevaba un colgante con una suerte de acabado en punta, con el que las habría amenazado durante su desnudo integral. Después habría comenzado a masturbarse ante ellas. Las chicas alertaron de inmediato a los servicios de emergencia y el sospechoso fue arrestado a cien metros del lugar del incidente.

Hasta un año de prisión

El detenido, de 45 años, carece de antecedentes por hechos similares, aunque sí era conocido por los agentes por protagonizar otros altercados en el barrio. Está acusado de un delito de exhibicionismo ante menores, que está castigado con penas de entre seis meses y un año de prisión.

Los agentes investigan ahora su posible relación con el exhibicionista que a finales del año pasado hizo lo mismo ante cinco mujeres mayores de edad. Cuatro de los ataques tuvieron lugar en un parque de Parquesol próximo al hipermercado Carrefour y el quinto ocurrió precisamente en La Rondilla, en un callejón próximo al de la agresión del sábado.

Los progenitores de las cuatro niñas anunciaron su intención de denunciar lo ocurrido.