La conclusión de las obras en superficie permitirá el paso de las procesiones por la Plaza Mayor de Valladolid

El túnel de salida hacia la calle Jesús ya está unido al aparcamiento de la Plaza Mayor./J. Sanz
El túnel de salida hacia la calle Jesús ya está unido al aparcamiento de la Plaza Mayor. / J. Sanz

Los operarios rematan las dos rampas e inician la urbanización de las calles Manzana y Jesús, que será transitable solo desde la iglesia

J. Sanz
J. SANZValladolid

Las obras para sacar los accesos del aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor a las calles Manzana y Jesús «van retrasadas», reconoce de entrada el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, antes de concretar que los operarios se han encontrado con una serie de problemas en la ejecución del túnel de salida hacia la calle Molinos (Correos) como «un terreno menos compacto que el recogido en el estudio geotécnico y canalizaciones que no figuraban en la documentación y que han tenido que ser desviadas». Los dos accesos, pese a todo, están prácticamente rematados después de que esta misma semana se abriera la conexión entre el subterráneo y el futuro túnel de salida, en el que ayer mismo se comenzó a hormigonar el firme una vez construidos los muros pantalla de los laterales. La rampa de entrada por Manzana ya está lista y el próximo lunes comenzará la urbanización de esta calle de cara a su reapertura a los peatones.

«Las gradas y las sillas estarán en su sitio sin perder asientos»

«Ya hemos comenzado con la venta anticipada de asientos y trabajamos con la garantía del alcalde de que se van a colocar las mismas gradas (dieciséis) –ya han comenzado a instalarse las primeras en los laterales– y sillas de todos los años en la Plaza Mayor», apunta el secretario de la Junta de Cofradías, José Miguel Román, antes de incidir en que «si nada se tuerce las procesiones, incluida la General, van a pasar, como siempre, ante la fachada del Ayuntamiento». Los donativos para reservar los asientos de las gradas (más de un millar) el Viernes Santo oscilan entre los 12 y los 18 euros. Las sillas costarán 15. Las entradas se venderán de manera presencial a partir del 28 de marzo en un local habilitado en el número 2 de la plaza del Ochavo.

La proximidad de la Semana Santa ha llevado al Ayuntamiento a modificar el calendario de obras en el túnel de la calle Jesús, donde «se va a colocar ya el forjado» para cubrir el primer tramo, entre la iglesia del mismo nombre y la Plaza Mayor, y urbanizarlo en superficie con el fin de que sea transitable desde el inicio de la Semana Santa. «La idea es que la iglesia recupere su entrada principal –y el acceso desde la calle Peso– para facilitar los actos de la Cofradía del Nazareno y que el único negocio afectado en este tramo (La Sepia) también pueda abrir en cuanto ser transitable la calle exclusivamente hacia la Plaza Mayor, ya que el tramo anterior, hacia la salida de la rampa por Molinos, continuará cortado por las obras», resume el titular de Urbanismo, quien anticipa que también se urbanizarán los accesos a las calles Manzana y Jesús en la propia Plaza Mayor con el fin de despejar el espacio que ocupan las gradas y las sillas que ya se están montando de cara a la Semana Santa y de dejar «abierto los bordes de toda la plaza para que las procesiones, incluida la General, puedan transitar con normalidad por el recorrido habitual de todos los años».

La rampa de entrada al aparcamiento está casi lista y han comenzado ya las labores de urbanización del entorno peatonal.
La rampa de entrada al aparcamiento está casi lista y han comenzado ya las labores de urbanización del entorno peatonal. / J. Sanz

«Los desfiles podrán transitar por el recorrido habitual», anticipa el concejal de Urbanismo

En el corazón de la plaza, donde aún están las antiguas rampas del estacionamiento –en la más cercana a la calle Lencería (Iborra) se está construyendo ya el futuro ascensor y se aprovechará la escalinata peatonal–, «sí habrá algunos puntos vallados, aunque el grueso de los trabajos se intentará que continúen bajo tierra para evitar molestias».

De manera que los actos centrales de la Semana Santa, en principio, «podrán desarrollarse con normalidad en la Plaza Mayor», garantiza el concejal de Urbanismo, al igual que el alcalde, Óscar Puente. Y si algo falla, puntualiza Manuel Saravia, «tenemos un plan B para acotar una parte de la plaza sin mayores problemas». Lo que no se atreve a augurar el concejal es la fecha de reapertura del aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor: «Se han añadido mejoras, como la renovación de la ventilación de la segunda planta; falta el acceso peatonal...». Estar estará, eso es seguro, este año.