Los barrios de Valladolid vibran con sus fiestas

Los vecinos de La Victoria combatieron el calor con un divertido taller de manualidades y cocina. /Rodrigo Jiménez
Los vecinos de La Victoria combatieron el calor con un divertido taller de manualidades y cocina. / Rodrigo Jiménez

El último fin de semana de junio es, con permiso de septiembre, el rey de los festejos en la capital

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Tenían ganas de fiesta los barrios de la capital. Apenas habían pasado unos minutos de las once de la mañana de este sábado y los termómetros ya rozaban los 38 grados en el corazón de La Rondilla, frente al monolito de piedra ubicado a la entrada del IES Ribera de Castilla. Aún a la sombra, la sensación térmica tenía reservado un bofetón: bochorno absoluto y fuego en el asfalto. Pero no había calor que pudiera con el ahínco de los vecinos rondilleros, que no quisieron perderse el repaso por sus calles e historia que la asociación vecinal había organizado para celebrar sus días grandes:los festejos del barrio.

Las altas temperaturas y el «lío» que se hicieron los más pequeños, que según confirmó el presidente de la asociación vecinal, Miguel Ángel Niño, «se liaron entre plaza y parque Ribera de Castilla», parecía que iba a obligar a suspender el taller de pintacaras y tortuclips organizado por el grupo scout San Jorge 103, pero finalmente «encontraron hueco a la sombra» y pudieron llevarlo a cabo. Ya por la noche, la electrocharanga Lokomotores pusó la guinda al día grande de los festejos.

Las altas temperaturas no fue impedimento para que los vecinos se echaran a la calle

El último fin de semana de junio se ha convertido, con permiso de septiembre, con las fiestas en honor a la Virgen de San Lorenzo, en el rey de las fiestas en la capital vallisoletana. Junto a La Rondilla, Las Flores, Barrio España, La Victoria, Parquesol, Parque Alameda y Paula López han programado para estos días prácticamente a la vez comidas populares, conciertos, talleres, actividades infantiles, orquestas y, sobre todo, las calles convertidas en un hervidero de gente.

Recital poético

La Victoria es otro de los barrios que este fin de semana se ha echado a la calle para celebrar sus fiestas. Un año más, y ya van siete, el tradicional trenzado y sorteo de la ristra de ajos protagonizó una jornada marcada por la gran participación. Por la mañana, más de medio centenar de ciclistas recorrió las calles del barrio para despertar con el timbre de sus bicicletas a sus vecinos. Por la tarde, cuando comenzó a caer el sol y las elevadas temperaturas dieron un respiro, se programaron actividades para todos los públicos, tales como talleres de cocina y manualidades para niños, juegos de mesa o una gran verbena. Uno de los momentos más emotivos y especiales llegó con el recital poético a cargo del centro de personas mayores del barrio vallisoletano.