Los vecinos de La Rubia urgen medidas para salvar el pequeño comercio en el barrio

Comercio cerrado en el barrio de La Rubia. /
Comercio cerrado en el barrio de La Rubia.

La asociación Virgen del Rosario reclama al Ayuntamiento que ejecute el soterramiento de forma íntegra

TERESA DE LAPUERTA

«La vía divide a la ciudad de Valladolid y a los vecinos de La Rubia y La Farola nos mata; nos aísla del resto. El soterramiento debe hacerse íntegro, no se puede elegir y favorecer a los vecinos de Delicias y Pajarillos en detrimento de otros». El presidente de la asociación de vecinos de La Rubia Nuestra Señora Virgen del Rosario, Carlos Vallelado, exigirá a la nueva corporación que retome el proyecto original y no la opción mixta planteada en campaña electoral por el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia (un soterramiento corto de 3,5 kilómetros, que comprendería desde la estación Campo Grande hasta la parte norte de la ciudad y la permeabilización del paso de la vía en la zona de Covaresa y la Rubia con soluciones de pasos elevados).

La junta directiva de la asociación ha celebrado su tradicional encuentro-balance fin de curso para enumerar las reivindicaciones que planteará en las distintas instituciones y, fundamentalmente, al nuevo equipo de gobierno municipal, al que felicita por su decisión de paralizar el proyecto de ampliación del centro comercial Vallsur. «Estamos profundamente agradecidos por esa decisión, porque además de la disminución de plazas de aparcamiento y de lo aberrante de la propuesta urbanística, la ampliación sería la puntilla mortal para el comercio y la hostelería», apostilla el presidente.

La crisis que atraviesan los dos centenares de establecimientos comerciales de La Rubia es una de las mayores preocupaciones de la asociación vecinal, que reclamará al Ayuntamiento «medidas urgentes y concretas» para promocionar las tiendas de proximidad de las zonas periféricas, «porque Avadeco y Fecosva no llegan hasta aquí».

La agrupación propone actuaciones como la creación de una web pública en la que los comerciantes puedan promocionar sus productos y sus descuentos de forma gratuita, y también reclama que las cuotas (tanto para asociarse a las patronales, como para cofinanciar la iluminación navideña) sean realistas. «No puede pagar lo mismo un gran comercio del Distrito Cero que una carnicería de La Rubia y tampoco se puede dejar un barrio sin iluminación navideña. No pedimos los adornos de la calle Santiago, pero sí algo digno», explica Vallelado.

Los portavoces vecinales de La Rubia consideran que la gestión urbanística del anterior equipo de gobierno «fue de 10» «en el tema social, de 7» tanto para La Rubia como para el resto de la zona sur. Otra de las prioridades de la asociación es acabar de una vez con el foco de menudeo de droga en la plaza de la calle Corta. «Está perfectamente localizado, pero es muy difícil de erradicar y crea mucha inseguridad», sentencia Vallelado.

El Bronx del Cuatro de Marzo

La asociación Nuestra Señora Virgen del Duero reclamará también al nuevo Ayuntamiento que ponga fin a los problemas de aparcamiento en la segunda fase de la barriada Cuatro de Marzo (en la que viven un millar de familias), que se han incrementado notablemente desde la transformación de la primera en zona azul, «y que en ocasiones parece el Bronx». La solución pasa a su juicio por dar un uso a los cuarteles militares «y si no se edifica, por lo menos que se habiliten calles entre ellos, porque La Rubia está aislada por la vía del tren y por los cuarteles». En caso contrario, los vecinos exigirán la construcción de un aparcamiento para residentes, «porque el nuestro y Puente Duero son los únicos barrios que no lo tienen», recuerda.