Cómo explicar a un niño que su abuelo tiene alzhéimer

Cómo explicar a un niño que su abuelo tiene alzhéimer

Los psicólogos recomiendan implicar a los menores porque «si se esconde la enfermedad, llegan a imaginarse situaciones más dolorosas»

EL NORTEValladolid

En numerosas ocasiones, cuando la enfermedad entra por la puerta, no somos consciente de que los niños necesitan saber y ser partícipes de lo que ocurre. Hoy, día mundial de la enfermedad de Alzheimer, es un momento perfecto para que los adultos tengan algunas pautas de cómo guiar a los chavales que conviven con personas que sufren demencia senil progresiva y crónica. Solo en Castilla y León son más de 100.000.

La principal duda que surge es la siguiente: ¿Mantenemos a los niños aislados o les damos información? Desde el Colegio de Psicología de Castilla y León (COPCYL) explican que «debemos implicar a los niños en lo que ocurre en la familia porque pueden ayudar y suelen estar deseosos de hacerlo. Si se esconde la enfermedad, llegan a imaginarse situaciones más dolorosas».

Eso sí, advierten, es importante ajustar la ayuda a su edad para evitar que adopten un rol de cuidador llevando a cabo tareas que no son propias de niños. Así que cada cosa a su tiempo.

Hasta los seis años...

... los profesionales recomiendan contestar a sus preguntas con sinceridad: «Al abuelo se le olvidan muchas cosas, se le puede olvidar cómo te llamas, cuántos años tienes, quién eres… Tiene una enfermedad que se lleva sus recuerdos poco a poco, pero esto no significa que no te quiera. Y lo más importante es que tú le quieres y se lo puedes demostrar con besos y abrazos».

De los seis a los doce años...

...se puede ampliar un poco la información sobre cómo funciona el cerebro: «La enfermedad de Alzheimer empeora con el tiempo. El abuelo no se pondrá mejor, pero, aunque no te conozca, siempre será tu abuelo». Además, aconsejan explicarles a los niños de esta edad lo que va sucediendo en cada momento de la enfermedad y cómo pueden ayudarle: «(En fase avanzada) Aunque no te hable, te siente. Puedes cogerle de la mano, llamarle por su nombre y estar con él sin decirle nada más».

«(En fase avanzada) Aunque no te hable, te siente. Puedes cogerle de la mano, llamarle por su nombre y estar con él sin decirle nada más»

A pesar de que el alzhéimer no tiene cura, existen actividades que retrasan la progresión de la enfermedad. Y es que para los niños ayudar a sus abuelos puede convertirse en un juego: «Existen ejercicios muy positivos como taparle los ojos y que reconozca objetos sencillos o compartir actividades cotidianas como regar las plantas, pasear, doblar y recoger ropa, pintar juntos, resolver puzles, escuchar música o bailar».

En la adolescencia...

... los padres pueden investigar y compartir sus descubrimientos con sus hijos. Además, es recomendable que participen en algunas tareas de supervisión del abuelo como ayudarle a vestirse, asearse u ordenar su habitación. «Con estas edades, los nietos pueden colaborar a estimular su memoria y a afianzar su identidad, pidiéndole que les cuente su historia, preguntándole por las épocas de su vida que mejor y más gratamente recuerda o ver álbumes de fotos con él, por ejemplo. Eso sí, con cuidado de que esta actividad no represente un 'examen' para la persona con alzhéimer», concluyen.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos