La Audiencia de Barcelona mantiene en libertad al pederasta de los Maristas

Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia condenado a 21 años de prisión por abusar sexualmente de cuatro de sus alumnos en el colegio de los Maristas de Barcelona./Archivo
Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia condenado a 21 años de prisión por abusar sexualmente de cuatro de sus alumnos en el colegio de los Maristas de Barcelona. / Archivo

Joaquín Benítez fue condenado a 21 años de prisión por abusar sexualmente de cuatro alumnos

CRISTIAN REINOMadrid

Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia condenado a 21 años de prisión por abusar sexualmente de cuatro de sus alumnos en el colegio de los Maristas de Barcelona, continuará en libertad. La sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha rechazado la solicitud de la Fiscalía y de las acusaciones particulares para que entrara de manera inmediata en prisión. Benítez mantendrá su situación de libertad provisional con medidas cautelares y orden de alejamiento hacia las víctimas hasta que la sentencia condenatoria sea firme, según argumenta el juzgado barcelonés tomando como base jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.

La sala considera que «no se aprecian razones objetivas que justifiquen, desde el punto de vista de la excepcionalidad de la prisión provisional y de las circunstancias del caso concreto, una modificación de la situación personal del procesado en tanto no gane firmeza la sentencia dictada, en la medida en que las medidas que están vigentes se han mostrado eficaces hasta la fecha, y no se aportan elementos actuales que modifiquen el pronóstico de riesgo». «Aun estando penado, no cabe amparar la medida de prisión que se solicita en el hecho de la condenas ni mucho menos convertirla en una 'ejecución provisional' de la misma, por ser ello contrario al derecho a la Libertad garantizado por la Constitución y no estar previsto en la regulación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal sobre ejecución de sentencias», según el auto dado a conocer esta mañana.

La Audiencia de Barcelona condenó el pasado 30 de abril a 21 años y 9 meses de prisión a Joaquín Benítez por haber abusado sexualmente de cuatro de sus alumnos entre los años 2006 y 2009. Benítez, que en el juicio solo admitió haber abusado de dos de las cuatro víctimas que le denunciaron, deberá pagar una indemnización total de 120.000 euros entre los cuatro chicos. La Fiscalía pedía 22 años de cárcel, mientras que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona reclamaron 35 y 26 años de prisión, respectivamente. Todos ellos reclamaron ayer, en una vista celebrada con posterioridad al juicio, prisión inmediata ante el riesgo de fuga y de reincidencia. Benítez, en su declaración ante el juez, señaló que no entiende la prisa para que entre en la cárcel.

La sentencia dio por probado que el acusado aprovechó su condición de profesor de educación física de un centro escolar religioso de Barcelona, donde trabajó entre los años 1999 y 2011, para abusar de cuatro alumnos en varias ocasiones. Les hizo tocamientos, masturbaciones y felaciones.