La Audiencia de Barcelona aplaza el ingreso en prisión del pederasta de los Maristas

Joaquín Benítez acude a una de las sesiones del juicio celebrado en abril./Efe
Joaquín Benítez acude a una de las sesiones del juicio celebrado en abril. / Efe

Joaquín Benítez fue condenado a 21 años de prisión por abusar de cuatro alumnos

CRISTIAN REINOBarcelona

Joaquín Benítez, antiguo profesor de gimnasia condenado a 21 años de cárcel por abusar sexualmente de cuatro alumnos del colegio de los Maristas en Barcelona, continúa libre. La Audiencia de Barcelona celebró este lunes una vista para decidir si le envía a prisión de manera preventiva a la espera de que la sentencia condenatoria sea firme. Su abogado tiene previsto presentar un recurso de apelación ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), y si hiciera falta también ante el Tribunal Supremo.

La Fiscalía reclamó su ingreso en prisión inmediato, al igual que las acusaciones de las víctimas, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña, ante el riesgo de fuga y sobre todo al considerar que existe un alto riesgo de que reincida cuando esté en contacto con niños, ya que actúa por «impulsos». Pero la Audiencia de Barcelona aplazó la decisión por «motivos de agenda», según la versión del abogado de una de las víctimas. La sección 21 de la Audiencia podría tomar la decisión este martes.

El acusado, en cambio, haciendo uso de su derecho a una última palabra, ha lamentado las «prisas» que tienen las acusaciones para que entre en la cárcel. «No entiende la prisa que tienen ahora para que entre en prisión», según la versión que ofreció Ester García, abogada de Manuel Barbero, padre de una las víctimas sobre la última intervención del acusado. Benítez volvió a pedir perdón y reconoció solo la mitad de los hechos. Tras la vista, salió a la carrera del juzgado. Como siempre, tapando su cara con un pasamontañas. Este lunes ha podido pasar su último día en libertad.

El exprofesor de los Maristas de Les Corts de Barcelona fue condenado por haber abusado sexualmente de cuatro chicos de 13 a 15 años entre 2006 y 2009, pero solo admitió haber abusado de dos de ellos. Según la sentencia, el acusado aprovechó su condición de profesor de educación física para abusar de cuatro alumnos en varias ocasiones. Les hizo tocamientos, masturbaciones y felaciones. La sentencia detalló que disponía de un despacho propio, con una camilla, en la que llevaba a los alumnos para realizarles masajes que aliviaran posibles lesiones deportivas y es ahí donde abusaba de ellos.

Por su parte, Manuel Barbero aseguró que cada día que pasa Benítez en libertad es «un día más de angustia ante la atrocidad que ha hecho este hombre». «Esperemos que en estas 24 horas Joaquín Benítez no se fugue, si no, el descrédito de la justicia sería terrible», avisó.