La hermandad de Santa Eulalia asegura que la Dolorosa está en «perfecto estado»

La Soledad Dolorosa. /A. de Torre
La Soledad Dolorosa. / A. de Torre

Afirma que el manto no corría riesgos porque «llevaba un repelente de agua»

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

No ha sido una buena Semana Santa para los miembros de la Hermandad de Nuestra Señora la Soledad Dolorosa y Cofradía del Recogimiento, del barrio de Santa Eulalia. La tarde del Jueves Santo se esperó hasta última hora para decidir si se desfilaba. Comenzada finalmente la procesión, empezó a llover con fuerza. Los cofrades aceleraron el paso, pero nadie cubrió la imagen de la Virgen con plásticos. El hermano mayor, Javier Robledo, asegura que el paso llegó a la Catedral «sin daño alguno» y niega que el manto corriera riesgos porque «llevaba un repelente de agua». El viernes por la mañana, la hermandad hizo público un comunicado oficial en el que informaba de que «técnicos profesionales» habían estado evaluando el estado de la imagen y, «tras una comprobación exhaustiva, todo (manto, palio y resto de enseres) se encuentra en perfecto estado de conservación».

La hermandad admite que la decisión de desfilar fue «muy difícil de tomar» y se adoptó teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas, «que nos daban una tregua en esas horas». Por ello, «se retrasó la hora de salida». «En ningún momento –concluye el comunicado– se quiso dañar a nuestra Excelsa Madre ni ofender a todos nuestros hermanos cofrades ni a todas las personas que sienten esa gran devoción por nuestra Señora».

Las críticas arreciaron, especialmente en las redes sociales. Ya el Viernes Santo por la tarde, la junta directiva de la hermandad decidió no participar en la Procesión de los Pasos, lo que generó mucho malestar dentro la propia agrupación, pues había hermanos cofrades que querían salir porque no llovía. La imagen fue trasladada en furgoneta a la iglesia parroquial de Santa Eulalia, donde a las once de la noche se verificó el Canto de la Salve.