Decenas de fieles acompañan en Cuéllar al Cristo del Calvario

Cristo del Calvario, en Cuéllar./M. R.
Cristo del Calvario, en Cuéllar. / M. R.

La amenaza de lluviano impide el rezo de las estaciones entre las iglesias del Salvador y San Miguel

MÓNICA RICOCuéllar

Bajo la amenaza de lluvia, Cuéllar acogió ayer el tradicional vía crucis de Miércoles Santo, que un año más tuvo como figura central la imagen del Cristo del Calvario de la iglesia de Santa María de la Cuesta. La salida del mismo, que rota por años entre dos templos, en esta ocasión se realizó desde la iglesia del Salvador, en cuya puerta se instaló la primera de las estaciones.

Acompañada de decenas de fieles y miembros de las cofradías, con sus estandartes, la imagen recorrió las calles de la localidad hasta que la comitiva se vio sorprendida por la lluvia, ante lo que se optó por cubrir la talla, teniendo en cuenta también que el Cristo fue restaurado el año pasado. Poco a poco se fueron realizando las estaciones, hasta la iglesia de San Miguel, tratando de cobijar la imagen de la lluvia. Niños y vecinos fueron los encargados de realizar las lecturas de los textos en los que se relatan los últimos momentos de la vida de Jesús, desde que es condenado a muerte hasta que es sepultado. Cada una de las estaciones del trayecto estaba marcada con una cruz en la pared, a la que acompañaba una vela. Durante el camino también se rezaron oraciones y los vecinos acompañaron el camino entre cánticos. Tras la finalización, tuvo lugar el traslado procesional del Cristo del Calvario, por su cofradía, acompañado de la música de los tambores, desde la iglesia de San Miguel hasta la de Santo Tomé, aunque en esta ocasión la imagen continuó cubierta con un plástico para evitar que la lluvia cayera sobre ella.

El Cristo del Calvario permanecerá expuesta durante hoy y mañana en la sala de los santos de la iglesia de San Andrés, donde también se pueden ver el Cristo de San Gil y la Virgen de la Compasión.